En Guatemala murieron 36 niñas calcinadas en un hogar de tránsito

En el marco del Día Internacional de la Mujer, un día de lucha para defender los derechos, las libertades y las vidas de todas, murieron calcinadas dentro del Hogar Seguro Virgen de la Asunción 36 niñas. Todas menores de edad. El hogar se encontraba en la mira por reiteradas denuncias de violaciones y abusos sexuales a los menores que allí vivían.

Hoy en Guatemala falta justicia. El martes murieron 36 niñas, que se habían amotinado dentro del Hogar Seguro Virgen de la Asunción (un hogar gubernamental), para reclamar por sus vidas. Las niñas denunciaban que las violaban allí dentro, trabajadores y autoridades del albergue. Y que tanto a ellas como a otros y otras menores los explotaban sexualmente, los hacían salir del hogar, los golpeaban, y no les daban la alimentación correspondiente.

El lugar en el que se produjeron los hechos está ubicado en la montaña, a 6 kilómetros de una de las zonas residenciales más exclusivas de Guatemala. En el municipio de San José Pinula. De este albergue habían escapado más de 100 menores durante el último año. Es decir, que el lugar que debía contenerlos y bregar por el bienestar de los internos, ¿no podía, ni pudo controlar lo que allí ocurría?

Hay una clara irresponsabilidad gubernamental, y un accionar de trabajadores de esa institución que no sólo no hicieron lo que debían, sino que además permitieron que se violen los derechos humanos, las voluntades, y que se arruinen las vidas de esos niños y esas niñas. No tuvieron reparos, ni ninguna autoridad que los separe de sus cargos. Tuvieron vía libre. Y hoy hay 33 niñas que murieron, 60 menores fugados del lugar, y otras decenas de heridos.

Las primeras pericias realizadas dieron como resultado que el fuego comenzó cuando las niñas prendieron fuegos los colchones y comenzó a expandirse encerrándolas. Pero el hecho se está investigando. Porque existen declaraciones de vecinos del lugar, y de otros niños, que no coinciden con las versiones gubernamentales, ni con las de las autoridades del lugar.

Daniel, de 16 años, al salir del lugar contó a los periodistas y los allí presentes que las niñas estaban encerradas bajo llaves, después de que 40 chicos quisieran escapar del lugar. El chico relató que a las niñas no las ayudaron a salir. Que las autoridades tardaron en reaccionar. “Se quedaron parados. Las conocíamos. Nosotros queríamos ayudar pero no nos dejaron”.

A estas declaraciones se sumaron otras, como la de una vecina que dijo “esta fue una rebelión de niñas. Cualquiera que viva aquí cerca sabe que esto es un infierno”.

hogar-seguro-virgen-de-la-asunciocc81n3

Entre tanto, el gobierno dijo que no hay acusaciones directas. Que consideraban que la causa del amotinamiento de las niñas no era válida (según las voces oficiales, las niñas se habrían amotinado porque no les gustaba la comida) y que no hubo negligencia. Agregando: “Pedimos al Ministerio Público que investigue pero no responsabilizamos directamente a nadie”.

Es decir, el rol que toma el Estado y el gobierno de Morales ante hechos de tal magnitud, es no hacer acusaciones directas ni formales. Excepto: acusar a la niñas fallecidas de haberse amotinado, y de tener elementos punzocortantes entre el pelo. Como así también, tomar como motivo fundamental de lo ocurrido, que los jueces mezclaban niños que habían sido abandonados por sus padres junto a niños que han cometido delitos.

En medio del horror, la policía, los bomberos, y la cruz roja trabajaban para sacar los cuerpos y los heridos. Con los familiares y vecinos allí presentes. Horas y horas enteras sin darles respuesta, sin saber del paradero de sus hijos o hijas. Sin saber si estaban vivos o muertos.

El hogar permanecerá cerrado, y será investigado. Y los niños y niñas serán trasladados a otras instituciones.

Esta tragedia nos lleva a cuestionarnos absolutamente todos los roles. Los roles como adultos, como ciudadanos, como votantes. Los roles de las instituciones a nivel mundial. Las libertades derechos y obligaciones que son permanentemente violados, sin ningún tipo de freno ni sanción. Pero sobre todo, nos hace cuestionar el rol que cumple el Estado en calidad de tal. ¿Existe el Estado? O es tan sólo una figura que tiene el poder, para usarlo en propio beneficio? .

Desde ayer, Guatemala llora a sus niñas. Y nosotrxs también. Cómo seguir ante este horror. Como desentrañar el sistema corrupto. Cómo seguir la vida ante tamaña injusticia. No miremos hacia otro lado. Hoy es Guatemala, mañana podemos ser nosotrxs.

 

Fuentes consultadas:

Posted by Nómada on Thursday, March 9, 2017

Sube a 20 la cifra de niñas muertas en albergue de Guatemala

http://www.prensalibre.com/

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s