15 años tras las huellas de Marita

Esta semana, se cumplieron 15 años de la desaparición de Marita Verón, la joven tucumana secuestrada por una red de trata para prostituirla. Aunque los culpables están presos y condenados, la búsqueda continúa. Susana Trimarco, madre coraje que mediante su fundación rescató a más de 9.600 víctimas, asegura que nunca dejará de buscarla.

María de los Ángeles Verón tenía 23 años en el 2002 y era mamá de Micaela, de 3 años. Había decido ponerse un DIU. Su vecina y enfermera de la Maternidad de San Miguel de Tucumán, Patricia Soria, la había contactado con Miguel Ardiles para que le facilitara la atención con el médico Tomás Rojas. La citaron el 3 de abril con documento en mano. Nunca más regresó a su casa.

Sus padres, Susana Trimarco y Daniel Verón comenzaron a buscarla. Descubrieron que Ardiles no era jefe de personal de la Maternidad sino empleado de limpieza. Intentaron hacer la denuncia pero la policía no se las quiso tomar. Tampoco salieron a buscarla porque “no tenían nafta en la camioneta”.

Amigos y familiares pegaron afiches, recorrieron las calles sin éxito. Una testigo aseguró que había sido secuestrada en un auto rojo.

MaritaTRATA

Un día, en la zona roja de la ciudad de Tucumán, una mujer que había sido violada y vendida para explotación sexual aseguró haberla visto en La Rioja. Gracias a esa pista, Trimarco comenzó a frecuentar whiskerías y prostíbulos en busca de algún indicio.

A partir de esos recorridos, pudo entender que el negocio de la trata incluía a quienes debían combatirla: funcionarios públicos –policías, jueces, fiscales, políticos– de distinta jerarquía. La investigación era una y otra vez desviada.

En junio de 2002 llegaron hasta El Desafío, un prostíbulo en La Rioja del que rescataron a Anahí Manassero, quién además de reconstruir el destino de Marita hasta el 2003, confirmó la complicidad estatal que garantizaba la impunidad del delito. Anahí aseguró que, horas antes del allanamiento que la dejó en libertad, un policía había sacado a Marita y otras chicas para esconderlas en su casa.

El juicio

Nueve años después de su secuestro, comenzó el juicio. En el mismo, participaron más de 150 testigos y fueron acusadas 13 personas. A pesar de los testimonios de varias víctimas, el 11 de diciembre de 2012 los jueces de la Sala II de la Cámara Penal de Tucumán, Alberto César Piedrabuena, Emilio Andrés Herrera Molina y Eduardo Romero Lascano, absolvieron a todos los imputados.

Marita3

Recién en diciembre de 2013, la Corte Suprema de Justicia de Tucumán revocó el fallo absolutorio y condenó a todos los imputados. La sentencia final fue el 8 de abril de 2014 y estableció penas de entre 15 y 22 años de prisión. Hoy, todos los condenados están presos.

La búsqueda sigue

El 3 de abril de este año, al cumplirse 15 años de la desaparición de la joven, Susana Trimarco renovó una vez más el compromiso con su hija. Publicó en Twitter: “Hoy, a 15 años de la desaparición de mi hija Marita Verón sigo exigiendo Justicia. No voy a parar hasta encontrarla. #15AñosSinMarita”.

Marita2

La mujer que se enfrentó a la mafia tucumana, que arriesgó incontables veces su vida tras la huella de su hija, que liberó a miles de víctimas de la trata de personas para la explotación sexual, sigue en pie. Dispuesta a seguir luchando. Más presente que nunca, Marita nos falta a todas.

 


Fuentes Consultadas

Imágenes extraídas de:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s