El horror de desaparecer

“Desaparecer no es lo mismo que morirse, lo sabemos, lo aprendimos. Hay algo enormemente perverso en desaparecer a alguien, terriblemente paralizante, porque la gente no se desaparece, la desaparecen, la arrancan de un espacio que nos es propio para llevarla adónde no sabemos dónde, a no sabemos qué, dejándonos con los ojos secos de tanto mirar el vacío donde estaba y ya no está”.

Párrafo extraído del muro de Cecilia Solá.

Micaela no aparece, su familia la busca con desesperación. El último día que la vieron fue el sábado 30 de marzo, antes de ir a bailar a un boliche de Gualeguay. Hoy, convocan a una movilización en Plaza de Mayo para las 17 hs para exigir el esclarecimiento del hecho.

Un zapato perdido por un lado, videos de un auto que se ve merodeando en los alrededores del boliche, gente que sostiene haber visto a “alguien” que tiraba algo “muy grande” al río. Tantas son las pistas que parecen dejar más lejana a “la negra”, como le decían sus compañeros de militancia; una musculosa blanca y un short de estampado felino que solo nos deben interesar para poder identificarla. Tantas pistas y tan pocas respuestas.

Micaela García es “estudiante de Educación Física de la UADER, ex gimnasta de la Selección Nacional de Gimnasia Aeróbica, representante de nuestro país en campeonatos panamericanos y mundiales. Feminista, luchadora incansable contra la desigualdad social, al servicio del barrio y de los chicos. Y lo más importante, hija, hermana, amiga”. Así la describen sus seres más cercanos.

La mujer del principal sospechoso confirmo que él tenía dos rasguños el domingo por la mañana en la cara y en el cuello, que justificó diciendo que se había peleado con un hombre en la calle; el auto fue encontrado en un lavadero ubicado en la ruta 12. Se trata de un Renault 18 Break color verde, en el cual se encontraron huellas, rastros de tierra, fluidos y cabellos que están siendo analizados, así como la aspiradora con la que se limpió el vehículo. El auto fue lavado por fuera con agua pero aun así se pudieron encontrar rastros.

A partir de esto, se logró identificar a Sebastian Wagner, una persona con antecedentes penales de dos condenas por violaciones y una tercera de la cual se libró al señalar a su hermano gemelo como autor material. Fue liberado en agosto  del año pasado por “buena conducta”. Sí, estamos hablando de un violador serial que fue liberado y que hoy es buscado, nuevamente, porque todas las pistas indican que él “pudo haber sido” el responsable de la desaparición de Micaela.

Hasta el momento, son dos los detenidos: uno de ellos es el propietario del lavadero donde trabajaba Sebastián Wagner, Néstor Pavón, quien le habría facilitado el dinero para su huida a Buenos Aires, lugar donde por estas horas se busca al sospechoso, y Fabián Ehcosor, padrastro de Wagner. Wagner se encuentra todavía prófugo.

Mica no aparece, las noticias cada vez dan menos esperanzas de volver a verla, pero todas aquellas que creemos en la misma lucha que ella se encargaba de reflejar mantenemos prendida la llama de la esperanza. Micaela tiene que aparecer, por todos los niños que ella ayudaba y que la están esperando para esa próxima merienda; tiene que volver a ver a su familia; tiene que convertirse en la profesora de Educación Física que quería ser; tiene que seguir acompañándonos en la lucha por los derechos de todas las mujeres. ¡TE QUEREMOS VIVA, MICA!

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s