Todxs por HIGUI

Mujer, lesbiana y pobre. Higui está detenida desde el 16 de octubre de 2016 cuando, al intentar defenderse de una violación masiva, mató a uno de sus atacantes. Un proceso lleno de irregularidades la conduce a juicio oral. Ante el abandono, surge “Justicia por Eva”, un reclamo que se viraliza.

Eva Analía Dejesús tiene 42 años y vivía en Bella Vista, San Miguel. Jugaba al fútbol como arquera, y de su parecido con su colega colombiano René Higuita viene su apodo. Trabajaba como jardinera y era cartonera. Nunca tuvo conflictos con la ley. Sin embargo, cometió un pecado: ser lesbiana. Lo que no es más que una orientación sexual entre otras posibles, se convirtió para ella en un peligro.

El 16 de octubre del año pasado, diez hombres intentaron violarla para “hacerla sentir mujer”. Intentó defenderse, y mató con un arma blanca a uno de sus agresores. Desde entonces, está detenida. Eva llevaba siempre un cuchillo en el pecho, porque ya había sido amenazada por esa “patota”. Violarla para corregirla. Ese era el argumento.

La investigación que se inició con su detención está llena de irregularidades: le tomaron declaración testimonial sin la presencia de una defensora oficial, no se peritaron la ropa desgarrada durante el ataque ni las marcas en su cuerpo producto de la golpiza. Eva está procesada por homicidio simple por el Juzgado de Garantías N° 6 de San Martín, y continúa presa en el Destacamento Femenino de San Martín.

Higui0

Su abogada, Raquel Hermida Leyenda, aseguró que va a solicitar que Higui aguarde el juicio en prisión domiciliaria con una pulsera electrónica así como también que se realicen las pericias psicológicas y psiquiátricas para demostrar el estrés postraumático que sufre. Además, busca probar que la mujer actuó en legítima defensa.

Por su parte, María Rachid, secretaria general de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT) y Directora del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo porteña denunció: “Su historia está atravesada por una doble violencia: por un lado, por ser mujer y, por el otro, por su orientación sexual. La violación es históricamente una forma que busca ‘discliplinar’ la sexualidad de las mujeres lesbianas”.

Lo cierto es que mientras se esperan buenas noticias, sus familiares y amigos así como también organizaciones con perspectiva de género luchan por hacer visible su caso, y eligen como herramienta primordial las redes sociales, conscientes de su impacto. Luchan, además, para que Higui no se convierta en víctima de un sistema judicial que la condena por mujer, pobre y lesbiana.

 


Fuentes consultadas

Imágenes extraídas de:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s