¿Se puede prevenir?

El femicidio de Micaela causó gran conmoción en la población argentina y abrió cientos de debates; entre ellos, sobre el funcionamiento de nuestro sistema de justicia. En Estados Unidos existen dos leyes vitales que pueden ser fácilmente adaptadas a nuestro país.

En julio de 1994, Megan Kanka, de siete años, fue violada y luego asesinada por su vecino, en el pueblo de Hamilton, Nueva Jersey, Estados Unidos. Su asesino ya tenía dos cargos por violación agravada y, sin embargo, pasó solo nueve meses en prisión y seis años en un centro de rehabilitación, para luego ser liberado. En enero de 1996, Amber Hagerman, de nueve años, fue secuestrada mientras andaba en bicicleta alrededor de la casa de sus abuelos en Arlington, Texas, Estados Unidos. Su cuerpo fue encontrado al lado de un arroyo y la autopsia indicó que murió por heridas punzantes en el cuello. El asesino nunca fue encontrado. Estos dos casos fueron los que propiciaron la creación de la Ley Megan y la Alerta Amber.

La Ley Megan, vigente en Estados Unidos desde 1994, implica que toda la información que las autoridades tengan acerca de delincuentes sexuales liberados por la justicia tiene que ser pública. Esto consiste en datos de apariencia, lugar de vivienda y trabajo. A su vez, en febrero de 2016, Barack Obama autorizo la Ley Megan Internacional, lo que significa que si una persona estadounidense que cometió delitos sexuales o tiene cargos en su contra con dicha carátula viaja al exterior, las autoridades deberán informarle al país al que irá acerca de su pasado con la justicia.

Por otro lado, la Alerta Amber es un sistema de comunicación conectado a todos los celulares estadounidenses. Esta se activa cuando se denuncia la desaparición de un menor de dieciocho años y se tiene la información suficiente para lograr una descripción del niño y un sospechoso. Consiste de un mensaje enviado a todos los teléfonos celulares de las zonas involucradas con la descripción del niño, el sospechoso y, a veces, un vehículo. De esta forma, los ciudadanos están en alerta para que, si ven elementos similares a los descritos, puedan informar a las autoridades. Aunque la Alerta Amber fue creada en Estados Unidos, ya se utiliza también en otros trece países del mundo.

Si bien son leyes creadas específicamente para la protección de menores de edad, no está de más considerar su adaptación a las necesidades del país para poder aplicarla con eficacia, dado que en la Argentina desaparecen 140 mujeres por año (Información de la Procuraduría de Trata y Explotación de personas). Nuestro sistema de justicia tiene muchas fallas, pero ninguna que no pueda ser corregida.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s