Parirás con amor

Del 14 al 20 de mayo se celebra la Semana Mundial del Parto Respetado. En Argentina, desde el año 2004 existe una ley que promueve los derechos de la madre y el niño por nacer. Sin embargo, muchos de ellos no se respetan. Escritura Feminista dialogó con Julieta Saulo, fundadora de Las Casildas, agrupación que creó el primer Observatorio de Violencia Obstétrica (OVO) del país.

La práctica del Parto Respetado en Argentina se rige por la ley 25.929 de “Derechos de Padres e Hijos durante el proceso de Nacimiento”. La norma establece que la violencia obstétrica se manifiesta mediante el trato humillante, el abuso de medicalización y la patologización innecesaria que sufren las mujeres en proceso de parto en instituciones de salud públicas y privadas.

pregnant-2057370_1920Según la legislación, las madres tienen derecho a ser informadas sobre las distintas intervenciones médicas que puedan tener lugar durante el parto y el postparto, y participar activamente en la toma de decisiones; así como también a un parto respetuoso de los tiempos biológicos y psicológicos, evitando prácticas invasivas y suministro injustificado de medicación.

Además, la normativa garantiza que la mujer pueda elegir una persona de confianza que la acompañe durante todo el proceso y tener a su bebé a su lado durante su permanencia en el establecimiento sanitario, siempre que el recién nacido no necesite cuidados especiales. Sin embargo, entre la letra de la ley y la práctica existe una distancia más que importante.

Resultados del primer OVO del país

Julieta Saulo, fundadora de Las Casildas, asegura que a pesar de la existencia de la ley, no existe un cambio de comportamiento en los profesionales de la salud ante las mujeres en situación de parto. A falta de cifras oficiales, se dispuso a crear en el año 2015 un Observatorio que permitiera dar cuenta del panorama de la atención perinatal en el país.

Desde septiembre de 2015 hasta agosto de 2016 se realizó una encuesta de atención parto/cesárea. De los 4939 nacimientos reportados, el 50.4% sucedieron en una institución privada, el 27.9% en una institución pública, 17% en institución de obra social y 3% en el domicilio de la persona gestante.

Print

Los resultados revelan un alto índice de maltrato verbal, con frases como “le estás haciendo mal a tu bebé” y “bien que te gustó”, y cuentan que a 3 de cada 10 mujeres no se les garantizó su derecho a estar acompañadas durante el parto. El informe muestra también cifras alarmantes de intervenciones innecesarias sobre la persona gestante que, en la mayoría de los casos, no contaron con autorización previa:

  • A 7 de cada 10 mujeres les rompieron artificialmente la bolsa;
  • A 6.4 de cada 10 mujeres les suministraron oxitocina para conducir y/o acelerar el trabajo de parto;
  • A 6 de cada 10 mujeres se les practicó una episiotomía (incisión en el periné para partir la comisura posterior de la vulva hacia el ano, con el fin de “evitar” un desgarro de los tejidos durante el parto). Esta práctica es considerada mutilación genital por la OMS.
  • 7 de cada 10 nacimientos fueron por cesáreas y, entre ellas, 4 de cada 10 fueron programadas.

Las prácticas deshumanizadas continúan durante el postparto: 7 de cada 10 mujeres no saben qué prácticas realizaron sobre sus hijos o hijas, y 4 de cada 10 recién nacidos debieron ser ingresados en salas de neonatología. Asimismo, 4 de cada 10 mujeres no recibieron información para amamantar.

La ley 26.485 de Protección Integral de las Mujeres tipifica distintos tipos de violencia: física, psicológica, sexual, económica y patrimonial, y simbólica. A partir de la información obtenida por el OVO, se puede afirmar que la violencia obstétrica abarca, por lo menos, violencia física, psicológica y simbólica.

Mientras los profesionales de la salud y las instituciones que los emplean violan dos leyes nacionales, vulnerando los derechos de las mujeres, el Estado calla y mira para otro lado.

Denuncias

Se puede realizar un reclamo administrativo gratuito en la Comisión Nacional Coordinadora de Acciones para la Elaboración de Sanciones de la Violencia de Género (CONSAVIG). El correo electrónico es consavig@jus.gov.ar. También se puede contactar al INADI o la Defensoría del Pueblo.

Para asesoramiento, está disponible el siguiente número: 0800-122-5878.

 

 


Fuentes consultadas

Un comentario en “Parirás con amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s