Alika Kinan: “Lo fuerte de esto no es lo que viví, sino lo que hice después”

En una charla-debate frente a más de doscientas personas, Alika Kinan, cordobesa sobreviviente a las redes de trata (primer caso en ganar el juicio contra sus proxenetas y el Estado), contó su historia “para ilustrar muchas otras vidas”. En la actualidad, se encuentra comprometida con las causas feministas y, en particular, es activista por el movimiento abolicionista.

Situados todos los convocados en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, vemos sentada en el centro del panel, acompañada por Marina Hidalgo Robles (trabajadora social) y Manuela Castañeira (pre-candidata a diputada nacional por el Nuevo MAS), a una mujer con el cabello rubio que introduce la jornada afirmando: “La idea de esto no es que salgan con miedo, sino todo lo contrario, que luchemos por empoderarnos”Alika Kinan, quien ronda los 40 años, fue rescatada en el año 2012 de un prostíbulo conocido como El Sheik. Inició una causa penal contra sus captores y contra el Municipio de Ushuaia por amparar a los tratantes, y, además, abandonar a las víctimas. Lo ganó, y hoy en día cuenta todo lo que atravesó hasta llegar a su postura por la abolición de la prostitución y las redes de trata.

Alika-en-la-UBA
Fotografía: Nuevo MAS https://www.mas.org.ar/?p=12600

No dejará de aclarar, a lo largo de la exposición, que ella siempre se remite a narrar su historia porque tuvo “la suerte de ser rescatada”, entendiendo que, por un lado, su postura frente a este tema está fundamentada en su experiencia personal, y lo que conoce por la sororidad con sus compañeras. Por otra parte, su voz tomará un tono solemne cuando deba afirmar que hay muchas otras mujeres que aún siguen considerando la trata como un trabajo, concepto que Alika reconoce haber tenido naturalizado en su momento. “Cuando una habla de prostitución, la mayoría se imagina un secuestro, se le viene a la cabeza la imagen de la camioneta blanca llevándose a una mujer. Sin embargo, no es realmente lo que ocurre en la mayoría de los casos, nosotras damos nuestro consentimiento. El secuestro no es en sí el delito, es un agravante.”

Luego de reiterar varias veces que la trata tiene tres etapas: captación, traslado, acogimiento”, explica cómo atravesó ella cada una de esas instancias. En 1996, llegó a Tierra del Fuego por recomendación de una amiga con la que iba a “trabajar en un boliche”. Alika aclara que realmente no indagó demasiado al respecto, dado que su situación familiar, emocional y económica era muy inestable en aquel entonces: sus padres estaban separados, así que junto a su mamá y hermana menor vivían en una habitación extremadamente chica. “Muchas veces íbamos a comer a la casa de nuestras compañeritas, porque en nuestra casa no iba a haber más que algún mate cocido”. Cuando se le presentó la posibilidad de este empleo con el que, en teoría, podía hacerse de buen dinero en poco tiempo, no dudó en aceptarlo. Pagó su pasaje y con los $5 que le quedaron en el bolsillo, recuerda haber comprado una gaseosa y un sándwich.

“La mujer que entrega su cuerpo viene cargando con una vida muy mancillada: ya pasaste por mucho abuso previo, hay una serie de violencias que ocurrieron antes de tomar la decisión”.

Alika relata que no se reconocía como “una puta, sino como una mina con mala suerte”. Estando ya instaladas en el prostíbulo, a ella y a su compañera les descontaban dinero de sus ganancias para pagar su cuarto. Además, se veían obligadas a realizarse controles de salud, uno mensual y otro (de VIH) cada tres meses. La finalidad de los cuales, lejos de ser la preocupación por el bienestar de las trabajadoras sexuales, radicaba en brindar seguridad a los clientes para que no se contagiasen ningún tipo de ETS. “Te pasa que los chabones se sacan el forro en pleno acto y se te ríen en la cara, porque saben que vos no tenés nada. Tenés que cuidarte porque si estás enferma no servís, quedas fuera del sistema”.

e5425db4-8338-4c55-bd17-4ef4263eecc5

En octubre de 2012, cuando fueron a rescatarla, recuerda el accionar de las fuerzas de seguridad con indignación. Los oficiales de gendarmería charlaban entre ellos mencionándolas como “víctimas”. Las mujeres sentían que debían escaparse del lugar y del momento, porque en su mente entendían que ellas estaban haciendo algo mal. Unos días antes de la irrupción en el prostíbulo, el proxeneta, Pedro Montoya, les había enseñado a todas una suerte de discurso que tenían que decir, en caso de que alguien les preguntara algo sobre la actividad de la red. Alika cayó en la cuenta de esta estrategia manipuladora de Montoya porque luego del allanamiento, ya en la fiscalía, cuando emitió su declaración, los miembros del tribunal le preguntaron si podía decir algo que no hubieran dicho las otras mujeres, quienes habían relatado exactamente lo mismo.

“Cuando salí de ahí, me dije: ¿y ahora qué hago? No tenía nada”. La falta de políticas públicas para frenar las redes de trata y, sobre todo, para dar asistencia psicológica y económica a las mujeres víctimas de una violencia estructural, según Alika, es una deuda pendiente del Estado. La ley de trata (Nº 26.364) fue sancionada en 2008 y, sin embargo, establecía una diferencia legal entre prostitución con o sin consentimiento. Si bien la exponente reconoce que en la reforma, que tuvo lugar en el año 2012, se eliminó esta diferenciación, afirma que aún quedan muchos códigos contravencionales por poner en tela de juicio, y recalca, además, la necesidad de acción estatal para transformar la violencia sistemática que ejerce una sociedad basada en la desigualdad de géneros (y de clases).

“Es feo hablar de las causas que te llevan a ceder tu voluntad sexual”

Un comentario en “Alika Kinan: “Lo fuerte de esto no es lo que viví, sino lo que hice después”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s