Preguntas de un pezón desconcertado

Tras un grito, la cárcel de tela que me apretaba me soltó.

Sentí la caricia del viento y me puse tieso, mirando a la multitud.

¿Por qué habrá tantas mujeres y tantos como yo? Saludo, en mudo gesto, y trato de entender dónde estoy.

Aquí no hay gotas tibias ni espuma de jabón.

Esto no es la habitación de Laura ni el living de Ro…

¿Qué es eso blanco que está detrás nuestro?

Parece un pene erecto, enorme y feo.

A mi alrededor, un mar de colores donde me zambullo.

Reboto, voy y vengo, me tiño de purpura y pienso, ¿qué es todo esto?

Creo que, con los roces, lo voy entendiendo. ¿Por qué hay gente que mira? ¿Y otra que insulta? ¿Por qué tanto revuelo?

La primera vez que salgo por estos lares, y me mandan a guardar.

Pezón tapado, comidita de las babas que me consumen a diario.

Pezón hecho pudor, moralizado.

Pezón usado, sexualizado.

¿Por qué, de repente, luces azules invaden el lugar?

Veo otros penes duros, amenazantes, a lo lejos.


Imagen destacada

“Pezones nublados”

Pintora: “Marthazul”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s