IUNMa: la Universidad de Madres de Plaza de Mayo y qué hay detrás de su posible intervención

Día a día, podemos observar las maniobras del gobierno, que parte de la población siguen apoyando y avalando. ¿Cuestión de ideología? ¿Ceguera temporal?  Asistimos una vez más al intento de destrozar, de arremeter no sólo contra la historia, sino además contra las posibilidades de todos los estudiantes, docentes, no docentes y personas externas que habitan -o podrían habitar en un futuro- la universidad pública y gratuita.

En el día de ayer, se convocaban distintas actividades en defensa de la Universidad Pública. Esto involucra a todas las facultades, alumnos y alumnas, personal docente y no docente, haciéndose extensivo a toda la comunidad, porque la Universidad, como la escuela y tantos otros espacios, nos pertenecen a todos.  En las diferentes etapas formativas de cada uno de nosotros, el lugar en el cual pasamos en promedio de 5 a 6 horas diarias nos prepara, nos instituye y nos atraviesa en todos nuestros frentes.

La educación, en cualquiera de sus instancias e incluso con las falencias presentes que cualquiera de nosotrxs podría pensar, no es algo menor. No sólo porque nos da herramientas para la vida, sino además porque forma lazos, conforma nuestros vínculos, arma redes inacabables y, sobre todo, nos permite pensar y repensar(nos) como personas, como sociedad. Habitamos desde la infancia una institución determinada y desde ahí, el camino se extiende a lo largo de lo que cada familia y cada persona puedan acceder a. Pero no sólo nosotros habitamos las escuelas, las universidades, los centros de formación, sino que esos lugares nos habitan a nosotros de forma recíproca y permanente: corriendo las fronteras, haciéndonos permeables, relacionándonos, acompañándonos o, en el peor de los casos, excluyéndonos, quitándonos no sólo lugares de pertenencia, sino futuro, pasiones, vocaciones y relaciones.

Esta primera referencia es para que recordemos que, incluso en tiempos en los que la educación pública es vapuleada y minimizada, la educación siempre nos hace un poquito más libres. Esto no significa fuera de todo sistema, o con todo dado y servido para el éxito seguro. Tal cosa no existe. Pero sí nos permite ser mejores personas.

Y claro, el hilo siempre se corta por lo más fino. La “cruzada por la educación” recae sobre la educación pública, porque en las instituciones privadas pareciera que todo marcha muy bien, ¿no? Es esta educación la que está demás, la que genera un gasto. Pero sobre todas las cosas es esta educación a la que el común de los habitantes tenemos acceso.  Entonces, ¿cuál es la estrategia? Poner en tela de juicio la educación toda. Ya que estamos y tenemos los medios para ello, también hacer campaña, plantar la idea de “emprender otro tipo de sueños” porque, estudiar… ¿Para qué? ¿Qué frutos puede darnos?

El gobierno de Cambiemos pretende tapar el sol con un dedo. Otra vez, se mete con la educación y con la historia. Una vez más, el pan nuestro de cada día. Se decide que se va a intervenir la Universidad de Madres de Plaza de Mayo (IUNMa) y ciertos medios lo acompañan.

¿Por qué la intervención?

El gobierno no dio a conocer esto antes, porque en las semanas anteriores se supo lo del 2X1 a los genocidas. Entonces, retrasaron este anuncio. El gobierno alega irregularidades en la casa de estudios y una supuesta reforma integral en la Universidad de Madres de Plaza de Mayo. El primer paso es el cambio de autoridades.

Se quiere hacer creer que la universidad no tiene alumnos. Que el lugar sólo funcionaba como ámbito para hacer crecer cuadros del Kirchnerismo y salvar a Hebe de Bonafini en la causa Sueños Compartidos. Es decir, una vez más se quiere ejecutar la intervención -como ocurrió con el INCAA- y de ahí comandar diferentes ámbitos troncales en la sociedad, como la cultura y la educación.

Hace dos años que la Universidad de Madres de Plaza de Mayo es un Instituto Nacional de Derechos Humanos, y depende del Ministerio de Justicia. ¿Por qué quieren la intervención? Porque hace más de 15 meses que no se pagan los salarios a los docentes; porque no se garantiza un espacio físico donde cursar (se cursa en aulas prestadas por diferentes organizaciones sociales y sindicatos); porque se redujo en un 75% el presupuesto en un año y no se ejecuta ni siquiera así; porque han impedido de diferentes maneras que se realice la formalización de claustros y se pueda elegir a las autoridades democráticamente.

Además, porque al ir contra IUNMa, van contra lo que no pudieron destruir hasta el momento. La perspectiva de Derechos Humanos con la que allí se enseña y se aprende. En la Universidad de Madres, se reciben abogadxs, trabajadorxs sociales, historiadorxs, y comunicadorxs con orientación en Derechos Humanos, de forma gratuita. Es el único espacio en Latinoamérica que permite esto.

“Nos siguen pegando abajo” cantaba Charly hace tiempo. Esos tiempos han vuelto, y debemos defender y defendernos. Porque el avasallamiento es incesante, pero nosotrxs, nosotrxs somos incansables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s