El mundo sigue girando: La situación laboral de las mujeres*

Según el informe de la OIT “Las mujeres en el trabajo. Tendencias 2016”, la desigualdad entre géneros persiste en los mercados laborales mundiales, en lo que respecta a las oportunidades, al trato y a los resultados. Las posibilidades de que las mujeres participen en el mercado laboral son casi 27% menores que las de los hombres. ¿A qué se debe la brecha? ¿Cómo es posible reducirla?

Aproximaciones

A escala mundial, las mujeres ganan el 77% de lo que ganan los hombres debido a la infravaloración del trabajo femenino. Además de los salarios más bajos, sus períodos de cotización son más cortos; realizan pausas en sus carreras profesionales; trabajan con mayor frecuencia a tiempo parcial, y reciben en mayor proporción distintas prestaciones de sobreviviente y pensiones no contributivas a la vejez.

Uno de los primeros factores que puede asociarse a la desigualdad mencionada es el de la formación. A pesar de los avances recientes, en muchos países existen actualmente más hombres que mujeres universitarios. Las mujeres se encuentran con serias dificultades para el acceso, la participación y el progreso en este campo.  La situación se debe, en gran medida, a las funciones atribuidas de forma tradicional a cada sexo.

kaboompics_Woman working on Macbook Air laptop.jpg

El informe de la OIT sostiene que “Una mayor igualdad de género en el nivel de formación no evita que las mujeres se concentren en ocupaciones de remuneración media y baja, lo cual refleja los estereotipos y las creencias tradicionales sobre las aspiraciones y las capacidades de mujeres y hombres”.

Sectores

Otro factor que incide en la situación actual, es la marcada segregación sectorial y ocupacional existente. En los países de ingresos bajos, el principal sector que ocupa a las mujeres es la agricultura. También la salud y la educación son asociadas a tareas femeninas, consideradas una extensión del papel maternal. De la totalidad de hombres en el mercado laboral, sólo un 42,6% trabaja en el sector servicios mientras que las mujeres llegan al 61,5%.

trabajo3

Las distintas ocupaciones se perciben como “femeninas” o “masculinas” en función de las competencias laborales exigidas en los puestos de trabajo que ofrecen, así como en función de la cultura de trabajo predominante. Los empleos que comprenden tareas de prestación de cuidados se clasifican como trabajos “femeninos”. En cambio, los empleos que exigen capacidades específicas, correr riesgos o tomar decisiones se consideran más “masculinos”.

Asimismo, el informe pone énfasis en que el reparto desigual de las labores de cuidado y las tareas domésticas no remuneradas entre las mujeres y los hombres es un determinante importante de las desigualdades de género en el trabajo. En países tanto de altos como de bajos ingresos, las mujeres siguen trabajando menos horas en un empleo remunerado, mientras que asumen la gran mayoría de las labores de cuidado y las tareas domésticas no remuneradas.

Otro factor que afecta las posibilidades laborales femeninas es la maternidad. Cerca del 60% de las mujeres trabajadoras de todo el mundo -casi 750 millones de mujeres- no se benefician del derecho legal a la licencia por maternidad. Esto hace que en muchos casos, deban elegir entre trabajar o ser madres. Existen también brechas de género en lo que hace a la protección social. Con las mujeres, el cumplimiento de la legislación es menor.

arteida-mjeshtri-151140.jpg

Recomendaciones

La OIT advierte que, si no se toman medidas, la igualdad en la remuneración no se podrá alcanzar  sino hasta el año 2086. Por eso, considera que es indispensable crear más puestos de trabajo (y de calidad) para las mujeres, establecer un sistema de protección social universal y contar con medidas para reconocer, reducir y redistribuir el trabajo doméstico y de cuidado no remunerado.

La propuesta que cierra el informe consiste en:

  • Alentar a niños y niñas a que rompan con estereotipos de género por medios de la educación y la sensibilización;
  • Ofrecer formación a hombres y mujeres para acceder a campos laborales sin estereotipos de género;
  • Promover el emprendimiento de las mujeres;
  • Apoyar la participación y el liderazgo de las mujeres en la toma de decisiones (sistema de cuotas en espacios sindicales y en los parlamentos).

 *Nota elaborada a partir del informe presentado por la OIT, “Las mujeres en el trabajo. Tendencias 2016”.

Un comentario en “El mundo sigue girando: La situación laboral de las mujeres*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s