#Análisis 13 razones por qué

El desembarco de Netflix a nuestro país permitió que pudiéramos deleitarnos con miles de series y películas de diversas temáticas. Desde dibujos animados hasta historias basadas en hechos reales, esta videoteca virtual ofrece y, en muchos casos, pone de moda alguno de ellos como es el caso de House of Cards, Orange is the New Black, entre otros.

Una de las series que tuvo repercusión desde su estreno es 13 Reasons Why (13 razones por qué), la historia de una adolescente de 18 años que decidió suicidarse y dejó grabados los motivos que la llevaron a ese punto. Hasta el momento hay una sola temporada de 13 capítulos y se espera con ansias la segunda.  Ojo quienes no la hayan visto porque va a haber varios detalles spoilers en esta nota.

La historia

Hannah Baker (Katherine Langford) es una adolescente de 18 años que se quitó la vida ahogada por distintas situaciones de bullying y violencia escolar que le tocó afrontar en la secundaria. Unos días antes de esa noche fatal, grabó 13 cassettes destinados a distintas personas que ella consideraba habían hecho algo que la había afectado y la había llevado a tomar esa decisión.

Según sus indicaciones, la caja con los cassettes debía ser pasada en mano a quien correspondía hasta llegar a la última persona. Clay Jensen (Dylan Minnette) es el que tiene la caja a lo largo de los capítulos y va a ser el que se encargue de “hacer justicia” por Hannah, su amiga pero por sobre todas las cosas su amor.

La serie muestra, tal vez exagerando ciertos aspectos para adaptarlo al género ficcional, los distintos vínculos establecidos entre adolescentes donde aparece un grupo dominante de chicos y chicas que ejercen su poder por sobre el resto. El grupo a quien hace referencia Hannah está conformado, en su mayoría, por los jugadores de básquet y beisbol y las porristas del colegio.

Lo interesante para destacar es el vago concepto de amistad y compañerismo que tienen entre ellos y cómo abunda lo banal y lo superficial en las relaciones; es más importante el qué dirán que lo que pueda llegar a sentir una persona. Encuentros sexuales inventados, listas de quien tiene la mejor cola o el mejor busto, el descubrimiento de la sexualidad plasmado en una foto que luego será publicada, sumado a un vacío personal y el descubrimiento de su personalidad transitado en plena soledad, es lo que sufre la protagonista en el último año de secundaria.

La muerte de Hannah expone la desprotección de los directivos escolares que intentan todo el tiempo tapar la falta de sostén hacia los alumnos y salir aireados judicialmente para no manchar el prestigio institucional. Por otro lado, todos los implicados en las grabaciones desmienten los dichos de la adolescente y planean distintas estrategias para evitar que lo que dice sea revelado.

El bullying y la mujer

Otro punto clave que dispara la serie es el acoso escolar agravado por la condición de mujer de la protagonista. Todas las situaciones que Hannah tuvo que afrontar se vieron potenciadas por el poder físico y psicológico ejercido por sus compañeros hombres. Desde tomar su cuerpo como un objeto,  pasando por la falta de respeto a su sexualidad y a la categorización de “chica fácil” hasta llegar a una violación demuestran cómo un grupo toma posesión de otro y le destruye el autoestima, la propia valoración y la condición de persona.

La organización Save the children explica que “Hay niños que, por distintas razones, sufren maltrato físico o psicológico por parte de otros niños a través de actitudes como la represión, la discriminación, la homofobia, la violencia sexual o el castigo corporal.” El bullying  “tiene efectos negativos en la salud física, el bienestar emocional y el rendimiento académico de los niños, especialmente si dicha violencia se repite en el tiempo o es severa, además de influir en el clima escolar del centro educativo”.

Es interesante poder poner la mirada no sólo en el eje del acoso escolar que atraviesa toda la serie sino, también, en la desvalorización de la mujer tomando su condición de género fácil para ponerlo en el ridículo, abusarlo y llevarlo a la muerte. A medida que transcurren los capítulos se visualiza aún más el abuso de género y se muestra en qué situación se encuentra la adolescente dentro de la escuela: alguien invisible incapaz de expresar sus sentimientos categorizada por una sucesión de mentiras que nadie se ocupa de desmentir.

Un comentario en “#Análisis 13 razones por qué

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s