Johana Ramallo: continúa la búsqueda

No hay comentarios

Johana no aparece. La última vez que fue vista fue el 26 de julio a la noche.

Día a día se eleva el número de mujeres, adolescentes y niñas desaparecidas en nuestro país. En total desamparo, hay que salir al mundo. Un mundo que no nos protege como mujeres. Pero estamos unidas y en lucha.

Johana falta desde el día 26 de julio. Cerca de las 20:00 hs. fue vista por última vez en 1 y 63. En ese momento, era una chica con un jean negro nevado, zapatillas blancas y una campera Reebok. 1 y 63 es una zona concurrida, donde hay mucho tránsito, y es cercana a las facultades de Medicina, Veterinaria y Periodismo, entre otras.

Sus familiares declararon que a Johana la subieron a un auto a la fuerza. Es una joven en situación de vulnerabilidad, que vive con su familia en el barrio de Villa Elvira. Su búsqueda fue impulsada por los familiares y las organizaciones sociales que tenían contacto con Johana. La familia tiene la sospecha de que ha sido capturada por una red de trata.

Esta mañana se convocó a una marcha frente a la fiscalía de 7, entre 56 y 57, bajo el lema “Buscamos a Johana Ramallo y queremos que aparezca y vuelva a casa”. La joven tiene 23 años, es delgada, de tez blanca y pelo negro sin flequillo (una diferencia con la foto que circula en las redes). A Johana no se la tragó la tierra, tiene que aparecer.

El pasado lunes 31 de julio los familiares de la joven fueron recibidos por Betina Lacki, titular de la UFI N° 2 a cargo del caso, quien se puso a disposición de los familiares.

Los números para comunicarse en caso de tener información son:

Las líneas 145 o 911

Los teléfonos 221-156188006 / 221-153040179

 Queremos vivir, necesitamos protección

Todos los días es un riesgo salir a la calle. Hacemos nuestras cosas, tenemos obligaciones y también una vida propia. El índice de desapariciones forzadas y muertes en el país se eleva semana a semana. Mientras que cada una de nosotras tiene que salir a la vida y quedar a la suerte de lo que pueda ocurrir. Vivir en permanente estado de alerta, siempre acompañadas, siempre con un teléfono a mano, en todo momento. No hay descanso. Es angustiante vivir así, y es doloroso e injusto que todo el día tengamos que pensar que estamos desprotegidas, que sólo queda unirnos entre todas para poder afrontar la realidad.

 

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s