#Opinión: NO VAS A PODER CREER LO QUE PASÓ CON ESTOS YOUTUBERS (O tal vez si)

Durante la última semana, las redes se hicieron eco de un video donde cuatro youtubers se aprovechan de una chica en estado de ebriedad. Culpas que van de un lado a otro, un justiciero que solo busca fama y justificaciones sin sentido rodean este caso.

 

El mundo de YouTube es un mundo muy complejo. En sus comienzos, quienes lo usaban eran personas que querían compartir cosas de su vida cotidiana con alguien a quien no tenían cerca, pero hoy en día el contenido es sumamente variado. Tutoriales de cualquier cosa imaginable, música, bromas pesadas, los llamados “experimentos sociales” y, claro está, los famosos youtubers: estos personajes que de manera constante están creando contenido (el cual puede o no ser de calidad) y sumando seguidores que los apoyan tanto con sus videos como en sus vidas personales.

 

Esta semana, el youtuberDudevlogs subió un vídeo donde se podía ver a cuatro chicos abusando de una chica que estaba borracha. Esto sucedió en el marco de una fiesta en un hotel luego del Club Media Fest 2015 (una gran convención de youtubers). Quienes se ven involucrados son Gonza FonsecaLucas Castel, y Yao Cabrera y Fabri Lemus (también conocidos como DosBros), personajes conocidos en el mundo de YouTube y entre los adolescentes de nuestro país. En el video, se puede ver cómo se aprovechan de ella: toman alcohol de su cuerpo, le desabrochan el corpiño, la manosean sin su consentimiento e incluso hacen movimientos obscenos encima suyo.

Luego de que este video se viralizara en las redes, sus protagonistas no tardaron en hablar. En sus cuentas de Twitter, todos expresaron lo mal que la estaban pasando a raíz de las acusaciones, sobre cómo creían que esto era todo una jugada de Dudevlogs para hacerse un lugar en el mundo de YouTube y para ensuciar sus imágenes. Incluso recibieron el apoyo del youtuber mexicano Werevertumorro, quien dudaba de la veracidad de los hechos y del abuso que se denunciaba en el video, defendiéndolos en Twitter (aunque, luego, borró dichos comentarios).

lucas-castel-tw.jpggonza fonseca twyao cabrera tw

Los youtubers involucrados subieron vídeos contando sus verdades, admitiendo que habían estado tomando, que no tenían consciencia de lo que hacían, que todo era solo un juego, que nunca lo habían tomado como un abuso.

 

En un primer video, Gonza Fonseca pide disculpas por sus actos, diciendo que en sus comienzos no era más que un “pajero” que solía emborracharse por diversión. Además, incluyó un fragmento de una seguidilla de vídeos que había subido Sol, la victima de todo este asunto, y aclara que ella no era una fan y que tan solo era alguien más que había sido parte de esa fiesta.

Sol, en sus vídeos (que luego eliminó de su canal) se trataba a ella misma de “pendeja pelotuda“, se culpaba por haber estado borracha y decía que no había sido una violación, que no había pasado a mayores, pero que de todas formas nadie debería tratar así a una mujer. También mencionaba que ella nunca le pidió a Dudevlogs que subiera el video a modo de justicia y que, de hecho, ni siquiera quería que se supiera lo que había pasado por temor a las acusaciones que recibiría en las redes. Tras la viralización de estos videos, la trataron de puta, de fácil; la acusaron, como hacen con todas y cada una de las víctimas de abuso: que qué hacía ahí, que por qué estaba así vestida, que por qué había tomado tanto.

 

Lucas Castel también subió un video donde explica por qué se va al ver lo que estaba pasando, con el argumento de que “yo estaba en la fiesta, yo me estaba riendo, vi que la estaban todos pasando bien, pero en el momento que vi que estaban filmando, no quería ser parte de eso. Dijo que, si hubiera visto que Sol estaba incómoda, los hubiera frenado.

Los otros dos youtubers involucrados, Yao Cabrera y Fabri Lemus, fueron invitados a distintos programas televisivos donde contaron su versión de los hechos y donde jamás se los juzgó por lo que hicieron ni se trató el tema como debería.

Después de todo esto, Fonseca subió un segundo video donde dice que trató de “no hacerla quedar mal”, “no hacerla quedar como puta”, y que por eso no contó que con posterioridad a lo que se ve en el video del abuso, él mantuvo relaciones sexuales con ella, consensuadas por ambos. También se contradijo, ya que por momentos defendía a Sol y hablaba sobre la libertad que tiene de hacer lo que quiera con su cuerpo y de estar con quien quiera, y a su vez, marcaba cómo ella podría haberse ido con total tranquilidad y sin embargo no lo hizo, en un tono que casi podría describirse como acusador. En el video incluyó una conversación telefónica que sostuvo con ella, donde ambos discuten lo que pasó y él le dice que le ponga énfasis a la aclaración de que no fue un abuso.

Tras todas estas declaraciones, Sol decidió subir un último vídeo donde cuenta su versión de los hechos y decide dar por finalizado el tema.

En este caso, podemos observar cómo a estos youtubers jamás se los trató de manera distinta: se los invitó a la televisión a exponer su versión de los hechos sin siquiera poner en duda su palabra, sin realmente prestarle atención a lo que había pasado. Se minimizaron los hechos. La forma en la que muchos personajes del ambiente de YouTube decidieron callar o dar declaraciones en las que sostenían que no se podía hablar del tema a la ligera, sin conocer todas las pruebas y todas las versiones de lo que había pasado esa noche, habla por sí sola. Personajes que constantemente levantan la bandera del feminismo para generar empatía y conseguir más seguidores no fueron capaces de apoyar a la víctima. “Yo conozco a los involucrados y no son malas personas“, dicen, como si no conociéramos ya suficientes casos donde la persona menos pensada es quien está haciendo este tipo de cosas con la complicidad de su círculo que no hace nada, que se queda callado, que termina siendo cómplice sin siquiera haber estado presente. Son tan cómplices como el justiciero que grabó el vídeo y recién dos años más tarde decidió hacerlo público, sólo para conseguir fama y no para hacerle un bien a quien había sido víctima.

 

Se destaca también cómo la propia víctima en todo momento se arrepiente de que esto saliera a la luz, cómo hubiera preferido que no se supiera: no haber hablado para evitar tener que soportar a una sociedad que la juzgó desde el minuto cero. Una sociedad que la culpa por ser víctima, por haber tomado de más, por no haber podido frenar la situación. Se la escucha queriendo desligarse de la palabra abuso, diciendo que no pasó, que nunca fue así porque no llegó a mayores. No. No se necesita que llegue a mayores, no tenés que estar desnuda, no tiene que haber penetración siquiera: que te toquen sin tu consentimiento y se aprovechen de que estés borracha para hacerlo, es abuso. Que quieran hacerte decir que no lo fue también es parte del abuso. Es parte de sus ganas de sacarse el asunto de encima, de desligarse de las culpas, de no reconocer lo que hicieron.

 

Sigamos denunciando estas situaciones, dejando en descubierto a esta gente que levanta banderas sólo por fama y no para luchar por ellas. Sigamos intentando frenar a quienes se creen dueños de nuestros cuerpos, de nuestra sexualidad, de nuestras vidas.  A estos personajes que creen que porque los sigue mucha gente pueden salvarse de todo y seguir como si nada pasara, mientras hay una chica a la que la gente no para de insultar y de juzgar. No dejemos que nos sigan vendiendo un falsa moral y unas disculpas para ganar visitas.

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s