Suicidio adolescente, una realidad que preocupa

Desde 2003, se instauró el 10 de septiembre como el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, promovido por la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio y la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el objetivo de generar conciencia sobre esta problemática en los adolescentes.

En Argentina, según datos de UNICEF (2015), la tasa de suicidio es de 7,2 por cada 100 000 habitantes. En el lapso de un año, 438 personas se quitaron la vida, de las cuales el 75% fueron varones de entre 15 y 24 años. La pobreza, la violencia en el hogar, el bullying y el trabajo infantil son algunos de los  factores que componen un contexto violento y pueden contribuir a una decisión fatal en los jóvenes.

Los especialistas dicen que, al ser la adolescencia una etapa en la que los chicos y las chicas presentan cambios físicos y psicológicos, es importante poder trabajar interdisciplinariamente en todos los aspectos de la vida de los adolescentes y sus vínculos para poder abordar y prevenir el suicidio.

El pasado mes de agosto, en la Ciudad de La Plata, ocurrió una seguidilla de tres suicidios de chicas de 15 años que abrió una vez más el debate acerca del control por parte de las familias, las redes sociales, el uso de Internet y la contención de las escuelas.

El 3 de agosto, una adolescente de 15 años se disparó en la boca adentro del aula en el Colegio Nacional de la Universidad Nacional de La Plata. Después de atravesar días duros en el Hospital San Martín, falleció por las complicaciones que presentaba su cuadro de salud. Según las investigaciones hechas por la justicia, la joven participaba en una red social poco conocida en la que había dejado un mensaje donde avisaba lo que iba a hacer.

Una semana después, en un barrio de las afueras de La Plata, una chica de 17 años terminó con su vida debido al trauma, provocado por los abusos de su padrastro, que no podía llevar adelante (se encontraba bajo tratamiento psicológico y el acusado se encuentra preso en la cárcel de Lisandro Olmos).

Una de sus mejores amigas, que acudió al velatorio de la joven, no pudo resistir la situación que le tocaba vivir y decidió tomar el mismo camino. A pesar de que la familia la encontró con vida y logró llevarla al hospital, el cuadro en el que se encontraba era demasiado grave.

La serie estadounidense 13 Reasons Why (“13 razones por qué”) visibiliza una problemática a nivel mundial: muestra el paso de una chica por la escuela secundaria y todo lo que padece en relación a sus vínculos con sus compañeros, lo cual profundiza la vulnerabilidad psicológica que sufría, y la lleva al suicidio. Podés leer más sobre esta serie acá.

Estos tres casos sucedidos en dos semanas demuestran una situación alarmante en un sector de la sociedad. Existe un gran abismo entre la detección de conductas suicidas y el éxito en la prevención de una posible muerte. Es por ello que es importante que tanto las familias como el entorno de amistades y las instituciones educativas posean recursos, manuales de procedimiento y más para tratar de evitar estas situaciones y lograr una mayor contención en este grupo social tan vulnerable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s