La gran verdad de “Big Little Lies”

La miniserie de HBO ganó cinco Emmys en la última entrega de premios que tuvo lugar el domingo pasado. Nicole Kidman recibió la estatuilla a mejor actriz con un discurso que ilumina un aspecto de la sociedad oscuro y oculto: la violencia doméstica.

“Es una enfermedad complicada e insidiosa. Está mucho más presente de lo que nos permitimos creer. Está llena de vergüenza y secretismo, y al reconocerme con este premio, el foco se hace todavía más grande. Así que gracias, gracias, gracias”.

Big Little Lies es una serie basada en el libro de Liane Moriarty, que sigue la historia de tres mujeres, Jane, Celeste y Madeleine, quienes viven en Monterrey, una de las zonas más lujosas de California.

Pero no se queda ahí. Hay una muerte futura, y la historia se desarrolla entrelazando pasado y futuro de los habitantes de Monterrey y sus comentarios o, como se diría informalmente, “chusmerío” sobre los personajes principales. Además, se encuentra la presencia de los detectives que buscan resolver el caso.

También, hay un misterio alrededor de Jane (Shailene Woodley) y su hijo Ziggy de seis años, los nuevos en la ciudad, en el colegio, quienes están escapando de un pasado que los persigue. Jane se convierte en muy buena amiga de la carismática Madeleine (Reese Witherspoon) y de la hermosa Celeste (Nicole Kidman).

La miniserie tiene un reparto espectacular: dentro de los personajes secundarios (pero que tienen casi la misma importancia que los principales) están Alexander Skarsgård, quien también ganó un Emmy por su papel como Perry Wright, el esposo de Celeste; Laura Dern, otra ganadora del Emmy por su personaje como Renata Klein, una mujer fuerte y muy criticada debido a su posición como CEO de una empresa; Zoe Kravitz, Adam Scott, James Tupper, y Jeffrey Nordling.

Es destacable el trabajo que realizan lxs pequeñxs que actúan como hijxs, en especial Iain Armitage, como Ziggy Chapman, y Darby Camp, como Chloe Mackenzie, la hija menor de Madeline, encargada de musicalizar muchos momentos.

La miniserie de siete episodios tiene una estética muy cuidada, con escenarios espectaculares y una banda sonora que acompaña de la mejor manera cada momento, en especial cada inicio de episodio con Cold Little Heart de Michael Kiwanuka y las olas revueltas del pacífico al chocar con las rocas, una metáfora del ambiente que se vive en ese lugar.

Big Little Lies está dirigida por Jean-Marc Vallée y entre lxs productorxs ejecutivxs también se encuentran Nicole Kidman y Reese Witherspoon.

(!) Reflexión con spoiler


El final es una descripción gráfica de lo que significa “sororidad“: la unión de las mujeres que en un principio tienen sus diferencias, ya sea por una cuestión de egos, envidia o miedo. En ese momento cúlmine, dejan todo de lado, se olvidan de todo y sólo les queda luchar juntas por una causa en común.

Cumplen esa causa; de pronto, el océano revuelto se calma y esa última escena te saca una sonrisa que alivia la angustia acumulada durante los siete episodios en los cuales empatizás profundamente con los personajes.

Logran esa tranquilidad y esa paz que tanto buscaban, pero escondidas en una gran mentira de la cual nos hacen cómplices.

Y, al final, somos felices de ser cómplices.

2 comentarios en “La gran verdad de “Big Little Lies”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s