10 de octubre: Día Mundial de la Salud Mental

Se celebra todos los años desde 1992 y fue una iniciativa de la Federación Mundial de Salud Mental. Este año, el tema principal es “Salud Mental en el Trabajo”.

¿Qué entendemos por salud mental?  Nuestro bienestar emocional, psicológico y social. La OMS (Organización Mundial de la Salud) la describe como:

Un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera, y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.

Incluso en la definición de “salud” de la OMS se le da una connotación positiva a la salud mental: “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

Día Mundial de la Salud Mental 2017:

Salud Mental en el Trabajo

Este año, el foco se puso en el trabajo. Cómo nuestras vivencias en el ámbito laboral son uno de los factores que determinan nuestro bienestar.

Cómo en empresas donde los empleadores ponen en práctica iniciativas para promover la salud mental, y les prestan atención a aquellos empleados que sufren de trastornos mentales, se da como consecuencia un aumento de la productividad, al contrario de lo que pasa en empresas donde el entorno laboral es adverso y puede llegar a ocasionar problemas físicos y psíquicos a los empleados.

Este año, el Día Mundial de la Salud, que se celebra cada 7 de abril, puso el foco en la depresión y en lo importante que es hablar del tema para comprender qué es, cómo puede prevenirse y tratarse, para así también reducir la estigmatización y aumentar el número de personas que se animan a pedir ayuda.

MH_pager_spa-001.jpg

La importancia de dejar de lado los estereotipos

Uno de los objetivos de este día, además de hacer hincapié en la importancia de la salud mental, es visibilizar las problemáticas que sufren quienes padecen de enfermedades mentales, educar al respecto, y tratar de romper con el estigma social que sufren.

infusiones

Usualmente, quienes sufren de algún tipo de padecimiento mental son tratados desde desde el asombro y el desconocimiento. Se suele minimizar su condición, juzgarlos e incluso acusarlos de no estar haciendo lo suficiente por “estar bien” o por “curarse”.  Se los trata de una manera en la que jamás se trataría a alguien que sufre algún padecimiento físico visible.

Traducido del inglés //Robot Hugs.

Los prejuicios por parte de la sociedad y la estigmatización que suelen sufrir quienes padecen de trastornos mentales hacen que les sea aún más difícil animarse a reconocerse como personas afectadas o siquiera hablar del tema.

El temor (y el hartazgo) de escuchar a gente que da consejos sobre cómo lidiar con sus trastornos, que les dice que busquen soluciones naturales, que hagan deportes, que busquen un pasatiempo, que deslegitimizan los tratamientos psiquiátricos, y que tienen una visión muy estereotipada de lo que son los trastornos mentales son tan solo algunas de las cosas con las que se enfrentan a diario.

En el imaginario colectivo, cuando se habla de alguien que padece un trastorno mental, la gente imagina escenas hollywoodenses: gente internada con chalecos de fuerza en habitaciones acondicionadas, personas peligrosas que cometen crímenes debido a su “locura”, y otras tantas ideas que suelen ser erróneas.

Los estereotipos no se parecen a la realidad. Sufrir un trastorno mental no te convierte en un potencial asesino en serie ni en un peligro para la sociedad; tampoco te hace una persona indefensa a la cual se debe cuidar constantemente. Quienes padecen de estos trastornos son personas normales, personas que tienen una vida, que en su mayoría trabajan, tienen hobbies, parejas, hijos.

Si bien muchos de estos trastornos pueden venir acompañados de síntomas o manifestaciones físicas, no es una universalidad.

mental disorders are not adjetives
“Los trastornos mentales NO SON ADJETIVOS”

 

Existe una banalización de los trastornos mentales, que suelen ser usados como adjetivos para describir situaciones que lejos están de parecerse a lo que sufren quienes conviven los trastornos  a diario.

“Mi mamá me grito ayer, ¡es tan bipolar!”, “¡Casi me das un ataque de pánico!”, “Me quedé despierto hasta la 1 a. m., ¡mi insomnio es terrible!”, “Oh sí, ayer estaba muy deprimido“, y “Mi TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo) está apareciendo de nuevo” son algunos de los ejemplos que se leen en esta imagen.

Muchas personas, desde esta misma banalización y desconocimiento, incluso se “autodiagnostican” con trastornos que no padecen y que ni siquiera comprenden. Esto se debe, repetimos, a la estereotipación que constantemente vemos.

Personajes de series, de películas, de libros, que sufren trastornos mentales y solo muestran una parte de lo que estos representan en la vida de una persona hacen que la gente crea que los padece por notar cierta actitud que se condice con lo que vio representado en ese personaje.

dont
Yo NO TENGO un trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Simplemente, a veces me cuesta concentrarme“.
Yo NO soy bipolar. Simplemente me siento deprimido a veces“.
Yo NO tengo un TOC. Solamente me gusta que mis cosas estén ordenadas de cierta forma”.
Yo NO tengo insomnio. Simplemente me cuesta dormirme”.

 

Experiencias en primera persona

En estos días, la dibujante y twittera Gabuleta compartió en sus redes su experiencia personal sobre los trastornos mentales, tale como el TOC, la ansiedad y la depresión. En una publicación titulada “Pequeña explicación sobre pasarla como el culo“, que subió a Medium en enero de 2016, cuenta lo que es para ella vivir con estos padecimientos.

19366489_1371432182911273_458265820828108058_n

“El TOC no es como en Monk, la depresión no es mirar televisión todo el día (bueno, por lo menos no es sólo eso) y la ansiedad no es un problema burgués”.

Habla de cómo la gente suele decir que “no se le nota” que convive con estos trastornos, lo cual, como podemos imaginar, es algo que indigna. Habla también de este estereotipo que venden las series, que no suele parecerse a la realidad.

“No, en serio no lucimos como freaks. No te molestamos, no te pasamos por encima para hacer estos rituales ni estamos perdidos pensando en cosas feas. Yo hablo con vos y soy una persona normal. Si hay algo en mí que te parece que es raro, no está conectado a esto, es mi forma de ser“.

Otra cosa en la que se enfoca es en lo peligroso que es minimizar este tipo de trastornos para quienes los padecen.

“Decir ‘mi TOC es revisar que esté la luz apagada’ es peligroso. Es peligroso porque desparrama el mensaje de que el TOC es una boludez, un aspecto gracioso de una persona, algo digno de poner como descripción en una red social.

Entonces cuando alguien expresa que tiene TOC en serio, la gente piensa ‘pero eso no te hace sufrir’. Y es peligroso. Porque que se minimice constantemente algo increíblemente difícil que vivís te hace sentir un pelotudo”.

Menciona también que hay que desmitificar la idea de que el uso de medicación no sirve o que es solo una forma de “sacarle plata a la gente”, porque en muchos casos puede ser de gran ayuda.

Todas las personas son diferentes, sufren distintas cosas y los métodos que los ayudan a sobrellevar sus padecimientos pueden ser totalmente distintos. No hay un método universal. También, se debe desmitificar la idea de que alguien esta “más loco” por estar internado o por haberlo estado.

Nos pisa un auto y nos internan y nos arreglan los huesos, pero si algo (o a lo mejor nada) te pisó la mente o el alma y no podés más, está pésimo que vayas a que te arreglen un poquito. (…) ¿Tan mal te parece? Imaginate que te pise un auto y la gente se burle porque estás en terapia intensiva. Hermoso.

En uno de los últimos puntos de su publicación, recalca la importancia de no caer en la idea de que una persona ES su trastorno. Que estos son parte de su vida, pero no definen quién es.

Nada de esto me define. Sí, cambió mi vida para siempre. Pero no es lo que soy. Tengo trastorno obsesivo compulsivo, tengo ataques de pánico, tengo terror a no poder irme de lugares. Pero también dibujo, escribo, me río, hago estupideces, tengo mal carácter, me quedo horas mirando series, guardo secretos, soy fría, me encariño demasiado, amo el humor negro.

Soy una persona, no un diagnóstico. Todo esto es una parte súper chica de lo que soy.

 


Fuentes consultadas
OMS

 

 

Imagenes
Robot Hugs
Filigrana de ideas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s