Red Nacional de Docentes Trans

Hace unos meses, Quimey Ramos, docente de inglés en una escuela primaria de Ensenada, La Plata, fue noticia a nivel nacional por haber hecho su transición de cambio de género durante el ciclo escolar.

En las diversas notas que brindó a varios medios locales y nacionales, Quimey contó que su adecuación fue muy bien recibida entre sus alumnos y colegas. Sin embargo, el Estado dio su nota de color a través de la Dirección de Reconocimientos Médicos Docentes, al negarle una licencia médica para su operación de nariz y nuez de adán.

Tras una reunión donde fue acompañada y asistida por la secretaria general del sindicato docente de Ensenada, la directora del Observatorio de Violencia de Género y dos abogadas, Quimey logró hacer cumplir su derecho.

A partir de esto, la docente decidió crear la Red Nacional de Docentes Trans para generar un espacio institucional que pueda brindar herramientas a todos los docentes transgénero del país, para hacer valer sus derechos como trabajadoras y trabajadores de la educación.

Otro de los objetivos que propone Quimey a través de esta red es la revisión de la Ley de Educación Sexual Integral N.° 26.150 (ESI), que habla de la comunidad LGTBI como una comunidad diversa y no integrada a la sociedad (tomada como espacio conformado por heterosexuales) y no propone un abordaje crítico de estas cuestiones.

La ESI, que establece que todo el alumnado tiene derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada desde el nivel inicial hasta el nivel terciario, fue sancionada hace 11 años.

Sin embargo, dada la falta de voluntad política, no se implementa de la misma manera en todo el país. Desde la Red Nacional de Docentes Trans pretenden hacer que se cumpla y que los contenidos sean los adecuados.

Alrededor de 20 docentes de todo el país se contactaron ya con Quimey para empezar a darle forma a su proyecto. Luego de la recuperación de las operaciones comenzará a trabajar en un protocolo de actuación en casos de violencia institucional como la que sufrió al momento de solicitar la licencia médica.

El caso de Quimey Ramos representa y muestra el escaso avance que ha tenido el Estado en materia de género, donde se percibe la falta de conocimiento de la ley de identidad de género que brinda amparo legal a quienes se autoperciben con un género distinto al que les fue asignado en el nacimiento, gracias a la legitimación de sus derechos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s