Enredadxs: sobre rulos y estándares de belleza

“La mujer es un animal de cabellos largos e inteligencia corta”.
-Arthur Schopenhauer.

Nací con la cabeza llena, además de sueños y de ideas, de una cualidad heredada de mi familia materna: rulos.

Esta característica nata provocó que, en mi paso por la primaria, los comentarios fueran muchos: “Parece muy seco, ¿probaste con un baño de crema?”, “¿Por qué no te hacés un brushing o te pasás la planchita?”, “Quizá te quedaría mejor si te sacaras volumen”.

Como le sucede a muchas otras ruludas, ninguna de esas opiniones había sido solicitada.

A los siete años, fui a una peluquería. Me senté y, con mis pies movedizos que aún no llegaban a tocar el suelo, le dije que quería el cabello bien corto. “¿Le preguntaste a tus padres?”, me cuestionó el peluquero. “El pelo es mío”, fue mi respuesta.

Estaba contentx, tenía el largo deseado. Pero estaban los rulos, esos benditos rulos, que parecían no agradarle a la gente y, en consecuencia, incomodarme a mí.
“Estás hecha un varoncito”, me decían las amigas de mi abuela. “Ese corte no va con los rulos, pareciera que tenés un afro”.

Lo dejé crecer. Traté de pretender que mi cabello no existía. Usé rodete durante años, pero eso no bastó. “¿Nunca usás el pelo suelto? Te quedaría más lindo”, “¿Por qué tan tirante? Se te va a arruinar”.

Cuando por fin lo soltaba, comenzaban los cuestionamientos acerca de si estaba sucio o era simplemente así, que por qué no lo desenredaba, si usaba crema para peinar o lo acondicionaba como debía. Cuando de rulos se trata, todxs son especialistas en nutrición capilar.

A pedido del público, a los quince años lo alisé. Me lloraban los ojos y no estaba muy segurx de qué producto estaba en mi cabello, pero quedó bien lacio y todo el mundo lo elogió. “Qué lindo que hayas decidido ser más arreglada”, “Ahora tenés el pelo más sano, más brilloso”. Pero no estaba sano, ni hidratado, ni más limpio: solo estaba lacio. Domado. Liso.

Hubo quienes no podían creer que me hubiera desecho de mis rulos. Imaginaban esos rizos de publicidad, bien armados, retocados, imposibles. No querían los rulos salvajes, los descontrolados, los que hacen caso omiso a cuanta crema para peinar se les imponga. No comprendían la independencia de aquellos cabellos que iban para donde les complacía y no adonde les decían. No encontraban la belleza de lo indomable, lo grande y lo voluminoso.

Cuando, al final, me harté de una rutina que demandaba levantarme una hora antes en la mañana para amoldar mi pelo a lo que les resultara estéticamente agradable a otrxs, fui a la peluquería y lo corté de nuevo.

A cada tijeretazo, se cortaban también de mí esas voces que retumbaban en mi cabeza. “Te quedaría más lindo lacio”, ¡zaz! Un mechón menos. “Quizá deberías desenredar más esos rulos”. Ya se fue la mitad. “¡Ay, con lo lindo que te quedaba el alisado!”. Y se fue todo.

Todo el pelo, todos los comentarios sobre algo que en definitiva es solo mío. Todas las horas tironeando de un cepillo, tratando de coartar esa enrulada forma con dos placas calientes.

Me corté todo el pelo y así entendí que el cabello es una buena metáfora de las mujeres en la sociedad: se lo busca bello, suave, domado, normado y dócil. Hoy se encuentran con que es salvaje, impredecible y se aleja de todo estándar esperado de belleza.

Un comentario en “Enredadxs: sobre rulos y estándares de belleza

  1. A medida que iba leyendo tu entrada, sentí que el caso era mío, y que en vez de querer cortarme o “domar el cabello” quería arrancarme la cabeza porque lo único que retumbaba en mi cabeza eran las voces de todas esas personas IDIOTAS que creían saber que era lo que me quedaba bien, lastima que en ese tiempo en tu vida solo había gente idiota.

    Solo ahora debes de tener presente algo, que nunca pero NUNCA vas a estar bien, con ellos lo conforme no existe.
    Deberías de ver el cabello de Doralys Britto de youtube, en uno de los vídeos ya no tan reciente tiene su cambio de look, de un cabello falso a su cabello natural♡

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s