Voces sin eco: faltamos en la radio

El programa de radio “Nos quemaron por Brujas” realizó un monitoreo para analizar la presencia femenina en los principales programas radiales de Argentina. Los resultados hablan por sí solos: las mujeres estamos invisibilizadas y calladas del otro lado del éter.

La ausencia de voces femeninas en la radio es violencia, porque se produce en un contexto de relaciones asimétricas de poder en las que el hombre siempre resulta beneficiado. Patriarcado le decimos quienes somos acusadas de feminazis por exigir el lugar que nos corresponde en el mundo: al lado del hombre. Ni atrás ni adelante. Y para caminar a la par, nuestras voces deben ser oídas y tenidas en cuenta.

“Nos quemaron por Brujas” realizó un informe que presentó en redes sociales bajo el hashtag #FaltamosEnLaRadio para viralizar la problemática. El monitoreo que se realizó en 16 programas de 15 radios AM y FM, y abarcó todo el mes de junio. ¿Cuántas mujeres conductoras encontraron? ¿Cuántas realizan columnas políticas? ¿Y deportivas? Estos son algunos de los interrogantes que se plantearon.

Los programas analizados fueron los más escuchados de la primera mañana según IBOPE: Cada mañana (Radio Mitre), Mañana Sylvestre (Radio 10), Novaresio 910 y Majul 910 (La Red), Te quiero y La mañana con Víctor Hugo (AM 750), Caballero de día (Del Plata), La mirada despierta (Continental), Digo lo que pienso (Rivadavia), El club del Moro (La 100), Despierta corazón (Pop Radio), El despertador (Radio Disney), Aspen express (Aspen), No somos nadie (Metro 95), No se desesperen (Mega 98) y Mi gente bella (Vale).

¿Quién cuenta las noticias?

El 69% de los programas de radio más escuchados, tanto en AM como en FM, son conducidos por varones. Asimismo, el mayor porcentaje de presencia femenina en las radios se corresponde con el rol de locución –82% del puesto es ocupado por mujeres– que reduce sus tareas a anunciar la hora, el clima, y la pauta publicitaria.

El informe muestra que las mujeres, cuando aparecen en la radio, lo hacen para reproducir contenido, no para analizar el contexto en el que vivimos. Sólo el 14% de las columnas políticas son hechas por mujeres y el 100% de las columnas de humor son realizadas por hombres. Parece ser que nosotras no entendemos de política ni tenemos sentido del humor.

El único aspecto en el que casi se alcanza la paridad es en el periodismo de espectáculos: 57% de varones y 43% de mujeres. Pero no hay que perder de vista el hecho de que este número no deja de reproducir el estereotipo en los roles de género y el lugar asignado a las mujeres para dar las noticias “chimenteras”. Aún dentro de él, los hombres llevan la delantera.

I.png

No nos callamos más

“Los medios de comunicación tienen un importante rol en la configuración de la sociedad. Si las mujeres en este sector pudieran asumir el desafío de educar a los medios, serían capaces de combatir las informaciones sesgadas en relación a los temas de género. La igual representación en los medios es una importante forma en la que las mujeres puedan garantizar una mayor igualdad de género”. (Unesco.org)

La aseveración puede resultar parcialmente cierta, porque la existencia de más voces femeninas en el éter no necesariamente garantiza más contenido con perspectiva de género, pero no es menos cierto que la ausencia de nuestras voces implica muchas veces que no se reproduzcan nuestros discursos.

No olvidemos que en un contexto laboral delicado en general –y para el periodismo en particular–, las mujeres resultamos doblemente vulnerables: como trabajadoras asalariadas en un momento de despidos masivos, y como mujeres en espacios que nos excluyen por tal motivo.

Así como resulta necesaria la paridad de género en el Congreso, es importante que exista en los medios de comunicación porque, además de generar opinión, producen y reproducen sentido.

Sin embargo, no es suficiente la paridad en términos de números. Resulta fundamental que el contenido no sea machista ni reproductor de los roles de género. Y para ello, debemos apostar siempre a la educación. En este caso, de las grandes masas que escuchan a quienes lideran las mañanas de radio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s