Somos cíclicas, sépanlo de una vez

En su definición conceptual, la menstruación es “un proceso fisiológico por el que las mujeres y las hembras de ciertas especies animales expulsan periódicamente por la vagina un óvulo maduro no fecundado con sangre y otras materias procedentes del útero”.

Sin embargo, este proceso que las personas con útero vivimos todos los meses implica distintas vivencias, entramados, sentimientos, conocimientos y desconocimientos. La palabra nos suena fea, a dolor, padecimiento, asco, sangre, alivio. Pero, ¿cuánto sabemos  sobre la menstruación en serio? ¿La vivimos realmente así?

La sociedad hegemónica machista se encargó de bastardear y esconder a la menstruación en burlas, en vez de disponerse a aprender sobre ella para entender a quienes la viven. Fue así que se dispuso que la enseñanza del período tuviera un sentido biológico-científico donde la información consistiera en entender el proceso de desprendimiento del óvulo y ya.

Incluso la cultura mediática trata la menstruación como algo secreto que debe hablarse con códigos que “sólo entienden las mujeres”. Las campañas publicitarias de toallas femeninas y tampones nombran al período como “esos días” como si no existieran otros días en el mes, enfatizando y agregándole una impronta negativa.

Muestran estrategias para no mancharse y, así, evitar ser burladas por el resto del mundo que ¿acaso no sabe de menstruación? Muestran la sangre de color azul para minimizar el contenido explícito.

La española Erika Irusta se dedica hace años a estudiar el ciclo menstrual y lo que sucede en quienes lo viven, después de darse cuenta de que no tenía noción de muchas cosas alrededor de lo que experimenta cada mes.

Fue así que creó la comunidad Soy1soy4 (www.soy1soy4.com) para compartir con el resto de las personas menstruantes del mundo sus investigaciones y descubrimientos, y poder brindarles un espacio donde verter muchas dudas y sentimientos.

Al leer sólo un poco de este sitio, es fácil darse cuenta el gran desconocimiento que una persona con útero tiene sobre su propio cuerpo, consecuencia directa de la construcción social de que de la menstruación se habla poco y nada.

Tal como lo expresa el nombre de la página, Erika explica que dentro de una sola mujer viven cuatro (o más) porque justamente como se define, vivimos un ciclo que nos afecta en cada etapa en la que podemos estar enojadas, sensibles, alegres, fastidiosas, verborrágicas, etc. Nos dominan las hormonas, pensamos y actuamos contextualizadas por ellas y nos cuesta entenderlo.

¿Cómo se lo hacemos entender a la otra parte del mundo que, por si fuera poco, cree que estamos locas?

No somos culpables de la falta de entendimiento del hombre para con el cuerpo de la mujer, ni estamos locas. Estamos construidas así por una sociedad que prefiere tapar antes que mostrar y que luego se queja de la falta de educación sexual. Es por ello que debemos deconstruir para construir un nuevo concepto del ciclo menstrual y del ser mujer para lograr la ansiada libertad del cuerpo femenino.

En Latinoamérica, la escritora chilena Pabla Pérez San Martín (1987) se dedicó a recopilar relatos, escritos, recetas, tradiciones y saberes ancestrales de sanación con el uso de hierbas medicinales para la salud sexual de las mujeres, proyecto a través del cual ha publicado los libros Manual introductorio a la Ginecología Natural (2009) y Del cuerpo a las raíces (2011).

La transmisión de todos esos conocimientos en sus libros ha tenido notable aceptación y difusión porque muestra una faceta natural, alejada del sistema, y sana, que permite entender el cuerpo femenino, la fertilidad, el ciclo menstrual, las enfermedades y hasta cómo influye la alimentación en todo ello, en profundidad y sin aditivos.

Es posible transitar los ciclos menstruales de manera consciente, sabiendo qué nos atraviesa y de qué forma podemos dejar atrás los conceptos construidos sobre ello. Debemos entender y promover que no es un mero proceso biológico sino que, además, es cultural y psicológico, y debe ser respetado y difundido para vivir en plenitud nuestra femineidad.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s