Ni sumisxs ni colonizadxs: ¿Qué es el feminismo decolonial?

Para empezar, hay que dejar algo en claro: no existe un feminismo. Así como tampoco hay un modo universal de vivir lo femenino. Sí existen diferentes feminismos, con formas de lucha y problemáticas que varían acorde a las particularidades de cada región, país o comunidad. Y, además, existimos las mujeres. En plural. En diversidad. Esto es, en parte, lo que viene a debatir el feminismo decolonial.

En el período de la Segunda Ola del feminismo, ubicado entre las décadas de los 60 y los 80, las activistas y académicas del primer mundo introdujeron los conceptos de género y de diferencia de género en sus análisis. Fueron revolucionarios para el feminismo occidental, pero aún así, quedaron cortos.

Todavía se pensaba la diferencia apenas como una dicotomía obvia y binaria entre hombre y mujer, y se reproducía, aún dentro del feminismo, la idea de una imagen estandarizada y universal de ambos géneros.

En el camino, las identidades disidentes, negras, lesbianas, pobres, tercermundistas quedaban fuera de foco. El feminismo clásico tenía como único sujeto a las mujeres blancas, urbanas, heterosexuales y occidentales.

CHILE-COLU__c853964_131013_469
Mujeres mapuches movilizadas para reclamar sus tierras. Fuente: The Sun Daily

Recién en los años 90, durante la Tercera Ola, el campo de visión del pensamiento feminista se amplió y abrazó lo diverso: las expresiones de género no binarias, los colectivos de negras, trans, lesbianas, queers, campesinas, indígenas entraron en el mapa, con sus años de lucha e historia a cuestas.

La diferencia se enriqueció, se hizo más presente e ineludible y demostró que no sólo el machismo nos oprime, y que no todas las mujeres sufrimos las mismas violencias.

“Estas teorías feministas quiebran con la idea de que el patriarcado es la única opresión que sufren ‘todas las mujeres’, por lo que realizan planteamientos sugerentes, intrinsecando género, sexo, raza, nacionalidad, subalternidad y clase social”, analizaba la abogada costarricense Ana Marcela Montanaro en su estudio Hacia el feminismo decolonial en América Latina.

Los colectivos organizados en los países periféricos generaron sus propias corrientes, basadas en sus problemáticas particulares, distintas de las europeas o las norteamericanas: la desigualdad social enfatizada por el neoliberalismo acérrimo, el colonialismo, la dependencia económica, social, política y cultural con respecto a los países centrales.

En algunos lugares, las llamaron “feminismo comunitario”; en otros, “feminismo poscolonial” o “feminismo popular”. Pero, más allá de los títulos, las vinculó el hecho de ser aquello que el feminismo clásico nunca nombró.

feminismos-desde-el-sur-1
Fuente: Ca La Dona

Julieta Paredes Carvajal, una de las fundadoras de la organización Mujeres Creando de Bolivia, feminista comunitaria, artista y aymará, escribió para el portal Resumen Latinoamericano:

“No partimos del feminismo occidental de 1789, de la Revolución Francesa. No nacemos ahí, partimos de nuestros territorios. Entonces, nosotras empezamos una búsqueda del concepto, de la palabra ‘feminismo’ desde nosotras. (…) El marxismo tiene buenos análisis de clases, pero no contempla en sus análisis lo que sucede en nuestro sitio. Aquí, el capitalismo tiene otras características”.

El feminismo tiene la capacidad (y la tarea) de abarcar lo que es prácticamente inabarcable: todas las identidades, disidentes o no, con sus reclamos sectoriales y demandas dirigidas a las  sociedades y las estructuras estatales de las que forman parte, que buscan regular y minimizar esas expresiones a un número pequeño, controlable y previsible de categorías.

El horizonte del feminismo es algo como lo que soñó el Subcomandante Marcos, un mundo donde quepan todos los mundos.

Con esa idea como guía, el feminismo decolonial nos saca de la comodidad de los análisis fáciles. Nos obliga a buscar siempre el trasfondo, el marco en donde se origina y se retroalimenta el machismo que nos golpea y nos mata todos los días.

feminismo-Ibero-1-726x400
Fuente: Diario Digital Femenino

 

 

Imagen de portada: El Heraldo 

 

2 comentarios en “Ni sumisxs ni colonizadxs: ¿Qué es el feminismo decolonial?

  1. La nota denota una postura. Eso no quita que esté muy bien redactada y orientada. Sólo que en pos de esa ambición el recorte fue algo brusco y se hace la excepción de ciertas cuestiones, como por ejemplo un movimiento tan grande y profundo como fue el movimiento feminista del partido black panther.

    Me gusta

    1. ¡Hola! Antes que nada, muchas gracias por leer la nota. En sí, buscaba ser una pequeña introducción a las experiencias latinoamericanas y tercermundistas del feminismo decolonial, razón por la cual quedaron sin mencionar las corrientes feministas alternativas que se gestaron en las grandes urbes de las potencias mundiales. Muchas gracias por la aclaración, sin duda da lugar a un próximo artículo que pueda ampliar lo explicado en éste.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s