Conciencia ecológica

El capitalismo, sistema de producción que nos domina desde hace tiempo, es no sustentable y entrópico. En particular, se trata de un tipo de entropía acelerada que se refleja en la explotación y degradación de recursos naturales, entre otras cosas.

Como cualquier sistema entrópico, genera, a medida que crece, destrucción; y es por eso que las consecuencias del cambio climático son tan visibles.

Según los dichos de José Cárcamo, profesor de economía en la Universidad de Buenos Aires (UBA), los países hiperconsumidores (en referencia a las potencias mundiales) son los que más recursos consumen en relación a su territorio, y desde hace algunos años convierten el espacio atmosférico en un elemento escaso y limitado.

La tecnología fue brindando la posibilidad de ejercer el control sobre distintas fuentes de energía y distintos recursos a una velocidad muy acelerada, lo cual desembocó en a creación de más desechos que los que la tierra puede procesar en tan poco tiempo.

Las producciones de gases dañinos que generan estos países son aún mayores que el espacio atmosférico que les corresponde; en consecuencia, se van apropiando de porciones cada vez más grandes de este recurso, del que todxs somos dueñxs.

Una posible solución sería la reducción y posterior eliminación de sus emisiones, para descolonizar el aire y repartir las superficies de la forma más justa posible, además de trabajar bajo una economía que tenga en cuenta al medioambiente.

En nuestro país, un paso a favor de la buscada economía ecológica será la creación de la primera escuela sustentable en Mar Chiquita (Buenos Aires), que se llevará a cabo durante 2018.

Según Sunchaleshoy, a partir de marzo comenzará el voluntariado para construir el colegio ambientalista, liderado por el arquitecto norteamericano Michael Reynolds (ya conocido en Estados Unidos por la invención de las “Earthships” [“Naves Tierras”], casas hechas con elementos reciclados).

El proyecto de la escuela fue impulsado por Tagma, una ONG uruguaya que ya tiene experiencia en la construcción de este tipo de establecimientos, y está a favor de la educación alternativa para lxs jóvenes, en especial porque aprenden en edificios que aprovechan los recursos naturales.

Escuela-Sustentable-Jaureguiberry-640x281.jpg SUNCHALESHOY
Escuela sustentable en Uruguay.

Se informa que la escuela contará con 2000 cubiertas usadas, 4000 botellas y 8000 latas recicladas. Tendrá paneles solares que alimentarán con energía solar el lugar, y se abastecerá de agua de lluvia, que se reutilizará tres veces antes de ser liberada.

 

Carlos Ronda, intendente municipal, sostuvo:

“Cuando apareció la posibilidad de hacer la primera escuela sustentable de Argentina, me dije: tiene que estar en Mar Chiquita. Trabajamos junto con la ONG argentina Amartya para hacer el proyecto PlanMar, y nuestro objetivo es alcanzar educación en sustentabilidad en las todas las escuelas públicas del Municipio”.

La finalidad principal de Tagma es que se genere un triple impacto: en lxs niñxs que estudiarán en dichas escuelas, en la comunidad y en la sociedad, para que todxs puedan disfrutar de los cambios, y se genere más conciencia sobre el mundo en el que vivimos.

 


Fuentes
“La insustentabilidad del desarrollo económico capitalista” En desarrollo insustentable y neoliberalismo. José Salvador Cárcamo. 2016. Acercándonos Ediciones, Buenos Aires.

Sunchaleshoy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s