Día internacional de la mujer y la niña en la ciencia

El 11 de febrero se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. A pesar de que, según los últimos datos arrojados por CONICET, las mujeres representan un 52% del total de los investigadores y el 60% del total de becarios, sólo un 25% de los investigadores superiores son mujeres, mientras que representan el 60% entre los investigadores asistentes.

La desigualdad de género acecha a las investigadoras, pese a que cada vez son más las jóvenes con títulos universitarios que se suman al equipo de sondeo. Los hombres siguen siendo quienes escalan más rápido, dejando abierta la brecha constantemente.

El principal factor de desigualdad es la maternidad. Diana Maffía (64), doctora en Filosofía y directora del Observatorio de Género del Consejo de la Magistratura, declaró a La Nación:

“Los 10 años más complicados de la trayectoria laboral son entre los 25 y los 35. En esa etapa, hay que competir muchísimo y dedicarse con mucha intensidad al trabajo científico. La coincidencia con el período reproductivo de las mujeres hace que la mayoría postergue la maternidad o directamente no se la plantee.

Los varones no tienen que renunciar a una familia para dedicarse plenamente a la ciencia”.

Agostina Mileo, quien hoy forma parte de Economía Femini(s)ta (organización que busca, entre otras cosas, visibilizar la desigualdad de género a través de la difusión de datos, estadísticas, contenidos académicos y producción original orientados a todo público) sostiene que:

“Está comprobado que a partir de los seis años las nenas dejan de asociar la inteligencia con su propio género.

Para la inclusión de las mujeres hay que cambiar la imagen, establecer role models e incluirlas en la bibliografía. No puede ser que la educación formal sea estudiar hombres”.

Una de las fallas más graves, según Mileo, es que “los científicos no creen en la existencia de los sesgos y, en consecuencia, la lucha por la igualdad sólo la llevan adelante las científicas”.

La Nación entrevistó además a Dora Barrancos (77), directora de Ciencias Sociales y Humanidades (Conicet). La Red Argentina de Género, Ciencia y Tecnología junto con Conicet promueven una serie de medidas para achicar la brecha, entre las que se cuentan, por ejemplo:

  • Una investigadora embarazada dispone de un año más para presentar el informe obligatorio anual.
  • Se amplió la edad límite de aplicación a la beca doctoral de Conicet de los 30 a los 32 años, y la posdoctoral de los 32 a los 35. Si la interesada tiene hasta 3 hijos, la edad de aplicación se aplaza un año por cada hijo.
  • Se incorporó un protocolo para llevar adelante denuncias de acoso.
  • El directorio de Conicet no avala reuniones científicas que no tengan equidad de género.

A favor de estos pedidos, hace unos años comenzaron a crearse campañas como #Descubreconellas o #Niñasenlaciencia, pero es protagonista la sostenida por UNESCO y L’Oréal: For Woman in Science, donde se busca que se le de más visibilidad a las mujeres dentro del mundo científico.


Fuentes

El Plural

La Nación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s