Juguetes sin género

Por un mundo donde no haya juguetes “para niños” o “para niñas”. Solo JUGUETES. Así de simple.

Destacaremos una acción reflexiva. Se trata de Tiendas U, una compañía francesa que se ha propuesto comenzar a romper con los estereotipos de género mediante la creación de un Catálogo Navideño de Juguetes en el que se ha eliminado la clásica división entre el sector de niños y niñas, en beneficio de un universo de juguetes sin etiquetas de género.

Claro que ningún accionar empresarial es inocente ni realizado por amor al arte o en pos de un simbolismo. Detrás siempre están las estrategias de marketing.

Durante el siglo XX, fue funcional la famosa segmentación de productos, que permitió diseñar productos particulares para cada perfil determinado e incrementar así el nivel de ventas. El siglo XXI y la posmodernidad han desembarcado en plena lucha por la igualdad de oportunidades entre los sexos, lo cual implica tanto una redistribución equitativa de tareas así como también un nuevo análisis de conceptos.

Más allá de los fines comerciales de una juguetería, lo importante es el mensaje que llega a los ojos de cada consumidor, padre, madre, tío, usuario de redes sociales o sujeto social que alguna vez jugó con un auto, una muñeca, una cocinita, un avión o una pelota, y a quien alguien le sugirió que ese elemento era un juguete “de niñas” o “de niños”, y por lo tanto debía abandonarlo si no le correspondía la categoría.

 

La publicidad comienza con una minientrevista a niñxs en situación de casting, sentadxs en una banqueta en medio de un set televisivo. Allí hablan de juguetes, modelos, colores, roles familiares, tipos de juegos, y diferencias en las acciones de niñas y niños, para mostrar cuán condicionados están por los estereotipos desde su primera infancia.

Acto seguido, los dejan entrar a otros ambientes acondicionados con juguetes de todo tipo, distribuidos en varios compartimientos. Ahí es donde el experimento se vuelve interesante: los niñxs no distinguen género a la hora de pasar a la acción. Las niñas simulan carreras estilo TC2000 y tocan instrumentos. Los niños se interesan en la cocina y cambian pañales de muñecas.

La intención: dar a los niñxs la imagen de un mundo más justo. Porque “eso también es el comercio que beneficia a todos”, sostiene el video publicitario como conclusión. La frase es una especie de blanqueo de intencionalidades en un mundo pintado de rosa y celeste, en un film con escenas de binarismo explícito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s