Vuelve la lobotomía

Resulta increíble que en el año 2018 tengamos que escribir sobre el regreso de la “lobotomía” como una forma de tratar la salud mental. La siguiente historia ocurrió en Minas Gerais, Brasil. La noticia fue presentada por el periódico “MOC NEWS” en diciembre de 2017 de la siguiente manera:

“Una nueva esperanza para personas que sufren problemas mentales” [Fuente]

Advertencia: las imágenes del siguiente artículo pueden herir la sensibilidad de los lectores de este semanario.


WhatsApp Image 2018-04-01 at 20.58.31.jpeg

La lobotomía es una practica que fue prohibida en 1967. Fue popularizada en los Estados Unidos por Walter Freeman, quien ni siquiera era cirujano. Freeman martilleaba con un picahielo el cráneo apenas sobre el ojo y lo movía hasta cortar las conexiones entre el lóbulo frontal y el resto del cerebro.

En el video se presenta el caso de un paciente que sufría de nervios y ahora “está tranquilo”. Los padres intentan dar explicaciones de lo inexplicable y el cirujano celebra haber lobotomizado a una persona:

Sin lugar a dudas, el sistema de salud mental en Sudamérica atraviesa una gravísima crisis, de la cual los primeros responsables son los neurocirujanos, los psiquiatras y los psicólogos.

El estado en el cual se encuentran las “investigaciones científicas” que, por omisión o por responsabilidad, avalan estas prácticas representa hoy una amenaza para la sociedad civil. Las personas que se dedican científicamente a tratar la salud mental de quienes sufren son más una amenaza que una contención.

Cualquier persona que atraviese hoy una crisis de salud mental está expuesta a estas amenazas. Sin ir más lejos, en Argentina, el electroshock sigue siendo una práctica común y corriente en los hospitales monovalentes, aunque atente contra el espíritu de la ley nacional de salud mental 26.657.

En caso de aceptar la hipótesis de que la tranquilidad es mejor que los nervios, existen infinidad de terapias y tratamientos para evitar llegar a prácticas irreversibles como lo son la lobotomía y el electroshock.

Sin embargo, si comprendiéramos que los nervios, la angustia, el sufrimiento e incluso las “alucinaciones” son una parte natural de nuestro paso por esta vida, todos viviríamos más seguros, confiados y felices en este hermoso planeta.


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s