Elizabeth Packard, pionera de la lucha antimanicomial

Elizabeth Packard fue una escritora estadounidense, ferviente defensora de los derechos de la mujer y pionera en la defensa de los derechos humanos de las personas declaradas “incapaces”.

Fundó la visionaria AntiInsane Asylum Society (“sociedad antimanicomios”) y publicó varios libros, entre los que se destacan “Poder patriarcal ejemplificado, o tres años de prisión por creencias religiosas” (1864), “Gran divulgación de la maldad espiritual en los lugares altos” (1865), “La llave mística o el secreto de asilo desbloqueado” (1866) y “La vida oculta de los prisioneros o asilos insanos revelados” (1868). 

En materia de salud mental se ha retrocedido. Hace dos siglos, Packard se refería a los “pacientes psiquiátricos” como prisioneros.

Resultado de imagen para elizabeth packard

Elizabeth Packard llevaba una vida normal hasta que su marido, Teófilo Packard, decidió encerrarla en un manicomio. ¿Por qué? Por los mismo motivo por los cuales hoy se encierra a personas en manicomios: por cuestionar.

Elizabeth cuestionaba las creencias religiosas de su marido, los métodos de crianza de los hijos, las finanzas del hogar y la problemática de la esclavitud. Teófilo respondió a los cuestionamientos de manera contundente. Reclamó a la policía que se llevara a su mujer porque la consideraba insana.

Así fue como Elizabeth pasó tres años de su vida confinada injustamente en un manicomio del estado de Illinois. En 1863, gracias a la presión de sus seis hijos que deseaban su liberación, los doctores declararon que ella era incurable y le dieron el alta.

A su regreso, Teófilo la encerró en un cuarto de su casa y tapió las ventanas. Elizabeth logró dejar caer una carta en la cual se quejaba de este tratamiento por la ventana, que fue entregada a su amiga Sarah Haslett.

Resultado de imagen para elizabeth packard

La carta llegó a un juez, quien emitió un recurso de habeas corpus para ordenar a Teófilo a llevar a Elizabeth a su despacho para discutir el asunto. Después de recibir la evidencia de Teófilo, el juez programó un juicio con jurado para permitir que se llevase a cabo una determinación legal de la cordura de Elizabeth. 

Los abogados de Elizabeth respondieron llamando a testigos del vecindario que conocían a los Packard, quienes testificaron que nunca habían visto a Elizabeth exhibir ningún signo de locura mientras discutían sobre religión u otras problemáticas.

El testigo final fue el Dr. Duncanson, quien era a la vez médico y teólogo. Duncanson entrevistó a Elizabeth y presentó su pericia:

“No llamo a la gente loca porque difiere de mí. La veo como una mujer cuerda y desearía tener una nación con más mujeres como ella“, declaró.

El jurado tardó apenas siete minutos en fallar a favor de Elizabeth Packard. Fue declarada legalmente sana y el juez emitió una orden para que no la confinasen a ningún otro manicomio. 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s