Luchas del siglo XXI

Aumentar la participación femenina en la economía, incrementar el número de mujeres en puestos de liderazgo y responsabilidad, y reducir la brecha salarial de género son los tres grandes retos del mercado laboral.

La constante lucha para romper con las disparidades de género son de público conocimiento. También lo son las diferencias jerárquicas dentro de las empresas, ya que no son mujeres quienes ocupan cargos directivos.

Según el diario El País, en América Latina y El Caribe solo el 4,2% de lxs directorxs ejecutivos son mujeres, y solamente el 7,2% de todos los cargos directivos están ocupados por ellas. De 14 412 compañías, solo el 21,4% tiene al menos una mujer en puestos de alto rango.

Según el El Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República Argentina (INDEC), las mujeres, además de tener una menor participación en el mercado, lo hacen en peores condiciones, enfrentan mayores tasas de desempleo y una mayor informalidad.

Este tipo de factores están relacionados con fenómenos como la baja inserción en el mercado laboral por parte de las jóvenes, e incluso, la falta de licencia por paternidad.

En la lucha por poner fin a estas situaciones se encuentra Julie T. Katzman, vicepresidenta ejecutiva del Grupo BID (Banco Interamericano de Desarrollo), que trabaja con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas y reducir la pobreza y la desigualdad.

A partir de una alianza entre este grupo y el Foro Económico Mundial (FEM) se ha impulsado la creación de “Iniciativas de Paridad de Género” (IPG), en Chile, Argentina, Panamá y, próximamente, en Perú.

Este tipo de proyecto de índole público-privado tiene como objetivo reducir importantes brechas en un período de tres años. Hasta el momento, Chile es el más avanzado, por la cantidad de empresas unidas al movimiento. En Argentina, el plan está presente en el sitio web del estado argentino, donde se puede encontrar información acerca de los recursos adquiridos para llevar a cabo las tareas y de su funcionamiento.

El BID ha sido, históricamente, el principal socio para el desarrollo de Argentina. Con alrededor de 664 proyectos propuestos y finalizados, distribuye su participación en el país entre un 61% en proyectos dirigidos a promover el crecimiento y la competitividad, un 28% para el desarrollo social, y un 11% para una mejor gobernabilidad.

Para este Banco, lo principal es el apoyo al liderazgo femenino, la promoción de la participación cívica y política de las mujeres en América Latina y el Caribe, y la búsqueda de acceso (de las jóvenes) a posiciones de poder y de efectividad en su uso.

Por eso, y para acabar con estas situaciones, es necesario que todas las empresas accedan y se involucren con todas las propuestas a favor de la paridad. Katzman sostiene que:

“Dos siglos, 217 años para ser exactos, es lo que llevaría cerrar la brecha económica de género. Sin intervenciones sustantivas, pasarán generaciones enteras antes de que las niñas y las mujeres experimenten la paridad. Lo que está en juego es demasiado para permitir que este sea el caso”.


Fuentes
El País
BID
Portal oficial del Estado Argentino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s