#CicloOrgulloLGBTIA+: identidad gay

Junio es el mes internacional del orgullo LGBTIA+, en conmemoración de los disturbios ocurridos en el bar Stonewall Inn, ubicado en Nueva York, el 28 de junio de 1969. Esa noche plantó la semilla de la revolución y marcó el comienzo de una nueva era de lucha por la igualdad y los derechos de las identidades disidentes.

Para celebrarnos en nuestra diversidad, Escritura Feminista dedicará las ediciones de género y sexualidad de este mes al reconocimiento de los distintos eslabones que componen a la comunidad queer en Argentina y el mundo.


La letra G

Se trata de, quizás, la letra más fácil de identificar: gay, palabra de origen inglesa, representa a los varones homosexuales y homorománticos de la comunidad.

Antaño, en el idioma inglés, ser gay era sinónimo de ser una persona alegre, en ocasiones al punto de ser extravagante. Como día a día demostramos a través del simple acto de hablar, el idioma está sujeto a las más variadas modificaciones, y es así que desde hace ya décadas la palabra gay se convirtió en una sexualidad más del espectro.

La homosexualidad y el homoromanticismo se definen como a «la atracción sexual y/o romántica hacia personas del mismo género». Se trata de la disidencia sexual más visibilizada, aunque visibilización no siempre equivale a respeto o reconocimiento.

«Siempre me habían gustado los chicos pero no fue hasta [el comienzo de la secundaria] que me di cuenta de lo que eso significaba y de lo “distinto” que eso me hacía de mis compañeros, que se la pasaban hablando de las chicas que les gustaban y que me hacían preguntarme por qué a mí no me interesaba ninguna», Gastón, 20 años, para Escritura Feminista.

La homofobia está profundamente anclada a las problemáticas de la masculinidad tóxica y, por supuesto, el machismo.

Acciones tan sencillas como vestir una prenda de color rosado o ser “demasiado” pulcro desencadenan las frases acusatorias más incoherentes. «No serás puto vos, ¿no?», como si la forma en que las personas se presentan al mundo tuviera relación obligatoria con su identidad o su sexualidad. Como si ser puto fuera algo malo, algo a temer y rechazar.

En más de 10 países, la actividad homosexual es un delito penado con la muerte, y en más de 70 países, ser homosexual es ilegal bajo amenaza de hasta 14 años de prisión. Las relaciones entre varones son especialmente castigadas, considerado agravante el hecho de que se trate de parejas de hombres y no mujeres (igual de rechazadas pero “perdonadas” por ser vistas como objeto de sexualización masculina).

Mientras celebramos este mes internacional del orgullo, el mundo hace la vista gorda a las políticas homofóbicas y represivas de la Federación de Rusia para disfrutar del Campeonato Mundial de Fútbol en dicho país. El mismo día de la inauguración de la competencia, una pareja de varones franceses fue brutalmente atacada en San Petersburgo y uno de ellos quedó internado con lesiones craneales y cerebrales.

Sin necesidad de tomar un avión al otro lado del mundo, y a pesar de los avances en materia jurídica, nuestro país no está libre de discriminación. Los casos de Joe Lemonge y Jonathan Castellari, dos de los más conocidos este año, son prueba fiel de que la sociedad sigue siendo enormemente homofóbica.

«Acá [Concordia, Entre Ríos], lo único LGBT que hay es una fiesta. Pero estando ahí ves que nuclea a muy pocas personas para una marcha. Además de que no hay para nada una consciencia política», Gastón, 20 años, para Escritura Feminista.

Aunque continúe siendo peligrosa en algunos sectores del mundo, la palabra gay ha perdido gran parte de su peso peyorativo. En las esferas famosas, hombres como Neil Patrick Harris y Ricky Martin se han declarado abiertamente homosexuales y han logrado formar familias que muestran con orgullo.

En la ficción, la representación arcoiris se desenvuelve en todo tipo de formatos: musicales juveniles (Kurt Hummel en Glee), comedias familiares (Cameron Tucker en Modern Family), series de ciencia ficción y sobrenaturales (Lafayette Reynolds en True Blood) y películas policiales y de drama (Sonny Wortzik en Tarde de Perros).

La bandera representativa de esta comunidad es el famoso arcoiris rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta.


Un comentario en “#CicloOrgulloLGBTIA+: identidad gay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s