Abordajes sobre la condena a Nahir Galarza

El crimen de Fernando Pastorizzo conmocionó a la sociedad desde diciembre del pasado año hasta hoy. Nahir Galarza confesó ser la autora del crimen.  Debido a ello el proceso judicial  se dio con celeridad. Es la primera imputada tan jóven a cadena perpetua en nuestro país. ¿Pero qué es lo que lleva el escarnio mediático de la joven? ¿Por qué el tratamiento de la información se basa en ella y no en la víctima, como en los casos de femicidios?

El asesinato de Fernando Pastorizzo perpetrado por Nahir Galarza, podría ser la excepción a la regla, en términos judiciales, sociales, y también mediáticos. Y es justamente porque quién mató a quién fuera su pareja fue una mujer y no un hombre.  Y una mujer joven, universitaria, con una situación económica y social, que (para los medios y un gran sector de la sociedad) agrava su condición, entonces se empieza a pedir justicia. Y no sólo eso, se comienza con el escarnio mediático, con la condena social, y moral.

Al darse a conocer el caso, la mirada se puso sobre la victimaria y no sobre la víctima. Por dar sólo algunos ejemplos, no ocurrió lo mismo con los casos de Melina Romero, Araceli Funes, Micaela García, o Candela Rodríguez. En esos casos la mirada no sólo que estuvieron sobre las vidas de las víctimas, sino además sobre sus familias. No faltaron los medios de siempre, construyendo sobre ellas un imaginario ficticio y asqueante, aludiendo a su vida íntima, a sus condiciones sociales, a sus relaciones vinculantes. Sino que además parándose discursivamente en un lugar, fogonearon permanentemente una especie de merecimiento implícito por lo ocurrido.

Y es en esos relatos, que se puede observar las diferencias en el tratamiento de la información, y una vez más asistir a la reproducción de las discursividades  creadas desde los medios, que empiezan a circular en la sociedad, y en el imaginario colectivo produciendo así una especie de posverdad, que nada tiene que ver con la información real de los hechos.  Los hechos marcan lo noticiable, pero la noticia (sabemos) se construye respecto a una posición ideológica, a una forma de entender el mundo, por así decirlo. Se construye (en nuestro caso) como una manera de pensar y repensarnos. Y en otros casos, se construye desde una norma, que es histórica, machista y exime de culpas a los asesinos cuando se empieza a preguntar qué hacía la víctima, como se vinculaba, con quiénes, en que contexto vivía, sí su crimen pudo ser “pasional” o “un ajuste de cuentas”. Pero no se pone de manifiesto cuestionamiento alguno para los asesinos.

En el caso del crimen de Fernando Pastorizzo, fue todo lo contrario. El eje se puso en Nahir Galarza, y los medios de información operaron desde allí. Activaron y construyeron sus  discursividades  desde ese lugar. Se indagó en su vida privada, se la intentó exponer desde su intimidad. Al darse a conocer la existencia de un vídeo de la vida privada de Galarza y Pastorizzo, en internet se hizo tendencia la búsqueda del vídeo que solo estuvo en manos de la justicia. ¿Qué es lo que busca? El morbo. Cuando esto ocurrió la misma Nahir dijo que si el vídeo salía a la luz él iba a ser el responsable de que ella se suicide. Es decir, el hostigamiento hacia Nahir nunca cesó. Los medios lo impulsaron, y parte de los usuarios de internet se amparan en la virtualidad para mantener activa las lógicas mediáticas hegemónicas, del show  y el morbo.

Nahir, una joven que no llega a los veinte años, obtuvo la pena máxima: reclusión a cadena perpetua. Es la primera menor de veinte años en nuestro país en obtener dicha condena. Pasará su reclusión sin estar en contacto con nadie dentro de la cárcel, por ser hija de un ex comisario de alto rango.  Esto generó diferentes reacciones en la sociedad. Y división de opiniones incluso dentro del movmiento feminista.

Ciertos medios salieron por supuesto a burlar al movimiento feminista, e intentar desandar la lucha, y desestimar el accionar en otros casos y circunstancias que bien luchados estuvieron. El feminismo se divide en sus opiniones. Hay una postura que pide la absolución y la libertad de Nahir, por considerar injusta la condena (o no igual a otras condenas que se dieron a femicidas de casos emblemáticos). Otra parte del feminismo, acuerda (acordamos) en no pedir la libertad y la absolución. Ya que Nahir misma se confesó como autora del crimen, sumado a que las pruebas periciales demuestran que mató a Fernando Pastorizzo con premeditación. Entendiendo el feminismo como un movimiento que lucha por la igualdad y la equidad en términos económicos, sociales, jurídicos e históricos, es que no acordamos en pedir la absolución y libertad.

La celeridad en los tiempos judiciales

Una de las aristas del caso que llama la atención es la celeridad en los tiempos judiciales, y una condena que parece intentar ser ejemplificadora para todas las mujeres, y dejar precedente. Pero, comparar y equiparar los tiempos y procesos judiciales de la Justicia de la provincia de Buenos Aires y la justicia de la provincia de Entre Ríos, es incurrir en un error y en la desinformación.

La provincia de Buenos Aires ha fallado en el aspecto más literal del término en infinidad de casos. Uno de ellos el caso de Natalia Melmann: quien tenía 15 años y fue violada y asesinada por un grupo de policías de la Bonaerense a la salida de un boliche en Miramar. En el cuerpo de la adolescente había rastros genéticos de cinco personas. Una de esos rastros genéticos era de de Ricardo Panadero ex sargento de la policía. Sin embargo se tardó 17 años para llevarlo a juicio, y el mismo día que condenaban a perpetua a Nahir Galarza, a Ricardo panadero diecisiete años después del crimen, se lo absolvía. Es decir, los jueces Jorge Peralta, Fabián Riquert, y Juan Manuel Sueyro consideraron que el material genético ya no servía porque estaba degradado , entonces no determinaba con certeza si el ADN correspondía a Panadero. Además se desacreditaron las declaratorias de los testigos. Panadero nunca estuvo preso, y al dictar la absolución  del imputado, la policía ya estaba lista en las afueras de los tribunales para reprimir a los  movimientos feministas y a los familiares y allegados de Natalia Melmann.

Las diferencias en el actuar judicial, se hacen visibles por ejemplo en el caso del femicidio de  Micaela García, donde su asesino Sebastián Wagner fue llevado a juicio oral y en el lapso de siete meses fue condenado a reclusión perpetua, también por la justicia de Entre Ríos. Entonces  lo que sí puede verse, es como actúa en las diferentes jurisdicciones la justicia argentina.

Además la celeridad del proceso se da porque Nahir confesó el asesinato y como lo ejecutó. La defensa alegó una falta de maduración emocional en Nahir, así como también en principio se quiso demostrar que Fernando y Nahir no habían tenido una relación, sino sólo vínculos esporádicos, y también se expuso que Nahir sufría violencia de género y por ello hizo lo que hizo. Pero estas versiones, fueron desestimadas por las pruebas y los testigos del caso.

¿Por qué se dice que Nahir  es víctima de patriarcado?

Siguen burlándose de esos términos que cada vez se hacen más tangibles. Se puede exponer que no solo Nahir es víctima del patriarcado, sino también que Fernando lo era. Porque una relación violenta habla de una forma de construir y vincularse desde la primera infancia hasta la adultez.

Creer que por amor todo es posible, es un mito construido especialmente desde el amor romántico y desde el patriarcado. Con ellos podría pensarse, que puede sostenerse todo en los vínculos familiares, sociales, amistosos y principalmente de pareja. Y viene ese mito a reforzar todos los otros, el porque te quiero te hago esto, el sos mío/mía y de nadie más, el aguantá porque hay amor, el los hombres así, los hombres no lloran, no sufren, a un hombre eso no le pasa. E infinidad de relatos que son mito. Pero, mito que sostiene, que refuerza, que perpetua una lógica que aún hoy perdura en la sociedad. Una lógica con la cual hay que romper, y hay que acabar.  Porque de ella se desprenden múltiples andamiajes motores de la sociedad: el primero  es la manera de vincularnos; el segundo es las formas de pensarnos y constituirnos como sujetos con elección y libertad de acción; el tercero es la forma de ejercer la sexualidad; el cuarto la forma en que vivimos y afrontamos el amor y las relaciones amorosas (en su más amplio aspecto); el quinto es comos nos educamos a nosotrxs mismxs y otras generaciones para que el andamiaje empiece a ser más sano y mejor. Es decir cómo hacemos para romper con la violencia, con la creencia de que otrx es propiedad privada y exclusiva de nostrxs. Y sobre todo como hacemos para comprender y hacer comprender a otrxs que existen posibilidades de un mundo mejor, si todo lo que los rodea es un mundo lleno de violencia, injusticia, y normas caducas.

Nahir Galarza con cadena perpetua, nos apena profundamente. Y nos apena aún más Fernando Pastorizzo muerto. Porque nadie devuelve la vida de la víctima, pero tampoco nadie devuelve la vida a quién entra en prisión antes de los veinte años. Y si bien, cada uno realiza sus actos.  Que ocurran asesinatos cada día de mujeres (con la tasa más alta de mortalidad) de niñxs y familiares de víctimas de violencia de género y también de hombres (sin datos exactos de  las tasas de mortalidad por asesinatos) habla de que seguimos haciendo demasiadas cosas mal como entes sociales. Y habla también de que todavía queda mucho camino por desandar, y mucho por aprender, construir y enseñar.  Nadie debiera alegrarse, por una joven con reclusión perpetua. Porque eso también habla de todo lo que nos falta como adultxs responsables de otrxs generaciones.

¿Qué estamos mirando? ¿Qué estamos enseñando? ¿Qué hemos aprendido y visto cada unx de nosotrxs? ¿Es suficiente? ¿Está funcionando?. Las respuestas no son únicas, pero hay una que está clara y se da por sobre otras. La violencia sigue acá, tangible, mostrables, decible.


 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s