Mujeres VS Bayer

Los reclamos contra la empresa químico-farmacéutica Bayer AG no son novedad. Desde 2012, las denuncias realizadas por mujeres se hacen cada vez más frecuentes, y durante esta semana una nueva acusación salió a la luz por los efectos adversos de los anticonceptivos producidos por el laboratorio.

Una de las primeras querellas remite a la píldora Meliane. La perjudicada fue una joven francesa de 25 años, Marion Larat, quien no duda en afirmar la peligrosidad de este anticonceptivo compuesto por progestágenos como desogestrel o gestodeno. Larat sufrió un ictus (principal causa del daño cerebral) que la dejó con una incapacidad del 65%.

La joven tomó la pastilla solo durante 4 meses antes de sufrir el accidente que afectaría su vida para siempre y, si bien padece una anomalía que aumenta su coagulación sanguínea, la Comisión de Accidentes Médicos de Aquitania confirmó la relación directa entre el ictus y la píldora. Este tipo de pastilla es de tercera generación, y por eso se considera más riesgosa que otras.

 

¿Cuál es la diferencia entre una píldora de primera, segunda, tercera y cuarta generación?

La principal divergencia se encuentra en su composición y, en consecuencia, en los posibles efectos adversos que genera. El término “generación” hace referencia a la evolución en la composición de las píldoras y a su dosificación en estrógenos y progestinas.

Las pastillas de primera generación poseen altas concentraciones de estrógenos y las consecuencias de tomarlas abarcan desde dolores de cabeza hasta hinchazón de las mamas o trastornos vasculares. Las de segunda generación contienen progestinas, utilizadas con la intención de reducir los resultados adversos de las pastillas anteriores. Sin embargo, presentan un mayor riesgo de trombosis venosa.

Las pastillas de tercera generación, como la denunciada Meliane, contienen 3 nuevos derivados sintéticos de la progesterona, como lo son el desogestrel, el gestodeno y el norgestimato. Si bien también fueron creadas para contrarrestar los resultados producidos por pastillas de generaciones anteriores, son las que cuentan con mayor riesgo de accidentes tromboembólicos.

Las de comercialización más reciente son las píldoras de cuarta generación, que contienen un nuevo progestágeno llamado drospirenona, que conlleva riesgos similares a los de la pastilla anterior. Una de las marcas comercializadas en Argentina que lo utiliza es ISIS.

 

A lo ancho del globo, hay millones de mujeres afectadas tanto por píldoras como por otros tipos de métodos anticonceptivos, ya sean inyecciones, implantes u otros.

En Estados Unidos, más de 10 000 mujeres afectadas le costaron a Bayer alrededor de dos millones de dólares, pagados para evitar largos debates judiciales. Los problemas comenzaron por la pastilla basada en drospirenona, conocida como Yasminelle o Yaz. Rohrer, una denunciante alemana, reclama alrededor de 200 000 euros, aunque sostiene que el dinero no puede reparar todo el sufrimiento que pasó.

En el caso Rohrer, el consumo de la pastilla generó una embolia pulmonar. Sin embargo, ella no es la única afectada: alrededor de 2000 mujeres alemanas padecen otros tipos de afecciones secundarias. Se demostró que las pastillas de tercera y cuarta generación duplican el riesgo de tromboembolismo.

Con el paso de los años, desde 2012 hasta la fecha, la denuncia de Marion Larat se acompañó por querellas de otras mujeres que experimentaron efectos secundarios graves por culpa de otro anticonceptivo producido por Bayer, el pequeño muelle de titanio llamado Essure.

Desde principios de 2017, comenzó a circular nueva información sobre mujeres españolas que denunciaban a la empresa alemana por los efectos adversos producidos, entre los que se cuentan dolores en distintas partes del cuerpo, inflamación, problemas menstruales e infecciones múltiples.

¿De qué se trata Essure?

ESSURE HUFFPOST
Foto Huffpost

Es un dispositivo formado por dos muelles que se introduce en los conductos ováricos de la mujer que no desea quedar embarazada. Una vez colocado, su función es producir una inflamación (fibrosis) que impida el paso de los espermatozoides a la hora del acto sexual.

 

Su uso resultaba bastante conveniente porque era un método mucho mas cómodo y más barato que una ligadura de trompas, no requería anestesia ni cirugía. Según El Confidencial, alrededor de un millón de implantes fueron colocados alrededor del mundo, unos 80 000 solo en España.

En base a la cantidad de afectadas por el mismo mecanismo, decidieron reunirse y asociarse para presentar quejas en distintos organismos sanitarios. Consiguieron que la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) elaborara un protocolo para evaluar e informar debidamente antes de implantar el dispositivo, pero se registraron nuevas denuncias ya que el programa no se cumplió.

Los problemas no solo se generan en la colocación y la vida útil del implante, sino también en su extracción. Al retirarlo, pueden quedar restos en el útero que impiden que los síntomas que afectan a la mujer desaparezcan.

Algunas damnificadas cuentan que sus médicxs afirmaron que el dispositivo había sido retirado por completo cuando no había sido así. Luego pasan por un calvario, ya que el profesional sostiene que los síntomas no son provocados por el Essure y se niegan a realizar alguna otra intervención.

Las que logran retirar el dispositivo del útero por completo verifican que los síntomas sí desaparecen, pero algunas mujeres intervenidas han llegado a perder las trompas e incluso los ovarios, lo cual las empuja a una menopausia precoz.

El objetivo es retirar completamente del mercado este tipo de dispositivo, siguiendo los pasos de Brasil en donde fue prohibido. Las demandas de mujeres españolas lograron llegar a la justicia de forma favorable cuando la denuncia de la afectada, Carolina Díez, fue admitida a una Audiencia Nacional.

La demanda de Díez se expresa contra el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y sus órganos dependientes, el Sistema Nacional de Salud y la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps), por error, falta de vigilancia y control sanitario del producto, así como en la evaluación de las notificaciones de incidentes recibidas y la elaboración de alertas informativas y sanitarias.

La querella, presentada por 30 mujeres desde la Asociación de Afectadas de Essure, denuncia delitos contra la salud publica y sostiene:

“Las pacientes nunca fueron informadas adecuadamente sobre las posibles complicaciones relacionadas con el producto que podían afectar a su salud. Es una omisión intencionada”.

En dicho documento, también se plasman las “sospechas” de que la Sociedad Española de Ginecología promocionaba el uso de este anticonceptivo por la relación de uno de sus directivos con Bayer.

Las damnificadas denuncian que la implantación del Essure, les provocó dolores continuos, hemorragias, vómitos, diarreas, pérdidas de pelo, pérdidas de dientes, perforaciones de útero y trompas de Falopio, y pérdida  de órganos reproductivos. Quienes perdieron el útero han quedado infértiles, mientras que aquellas a quienes debieron extraerles las trompas solo podrán intentar embarazos a través del sistema de reproducción in vitro.

“Me trataban como si estuviera loca”, dice Cristina Sánchez, una de las españolas afectadas por este procedimiento. En su querella no solo sostiene que sus trompas fueron perforadas por el dispositivo, sino también acusa la falta de compresión por parte de lxs profesionales.

Las noticias recientes, llegadas de Australia, informan que durante esta semana un grupo de mujeres presentó una demanda contra Bayer por los graves efectos adversos de Essure. A algunas de las víctimas fue necesario extirparles el útero a raíz de la oxidación del dispositivo y el aumento de los niveles de níquel, causa de problemas en otros órganos.

Tanya Davidson, madre de 4 hijos, sostiene haber vivido un infierno durante los años que tuvo el implante. Padeció sangrado menstrual, perdida de cabello, fatiga crónica, problemas gástricos, dolores agudos de ovarios, perdida de la libido y funciones cognitivas, entre otras cosas.

“La pérdida de las funciones cognitivas fue lo más terrorífico y parece que esto empeora. (…) Cada día me despierto sintiendo una nube en el cerebro, tengo problemas para recordar cosas simples, como los nombres de los objetos cotidianos, y me pierdo en medio de una frase”.

Tanya se implantó el dispositivo en 2010. En 2016, detectaron que era alérgica al níquel, por lo cual decidió extraerlo. En el medio de la intervención, el Essure se rompió y seis meses después fue obligada a someterse a una histerectomía por los daños que causaron los fragmentos restantes dentro de su cuerpo.

La sexualidad es una expresión de nuestro propio goce, que todxs experimentamos de formas diferentes pero, en la mayoría de los casos, decidimos utilizar métodos anticonceptivos para prevenir embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual.

Sin embargo, los métodos más conocidos solo son para mujeres, y todos ellos generan efectos secundarios que muchas veces no son tolerables. Ninguno es 100% seguro, siempre hay una posibilidad de que fallen, y muchas mujeres no pueden optar por ninguno ya que su salud no lo permite.

Resulta indispensable contar con educación sexual, y así informarse acerca de qué método es conveniente utilizar en cada caso particular.

 

 


Fuentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s