57 Universidades Nacionales unidas ante la emergencia actual

Son ya 57 las universidades a lo largo de todo el país que están en lucha y es poco lo que se informa en los medios de comunicación hegemónicos al respecto.

Los docentes decidieron parar por que las paritarias ofrecidas son irrisorias frente al nivel inflacionario actual, que no muestra signos de ralentizarse. No es una cuenta difícil de hacer: cuando en 2017 se fijó el presupuesto para las universidades, se especulaba con una inflación del 15,7% y un dólar promedio a $19,3 para este año. Sin embargo, el escenario fue mucho peor.

Apenas en julio, la inflación es del 20% y el Banco Central prevé que para fin de año llegaría al 31,8%. El dólar ya pasó los $30,4 en este mes. La propuesta paritaria por parte del gobierno de un 15% pagado en cuotas (que hoy en día está congelado en un 10,8%) afecta a docentes y no docentes en su día a día, en poder subsistir para llegar a cubrir las necesidades básicas.

El presupuesto universitario de $103 mil millones (aunque los gremios denuncian hoy un recorte de $3000 millones), otorgado sobre especulación, ya perdió un 36% ante la realidad. Según las asociaciones gremiales docentes (Conadu, Conaduh, Fedun) aproximadamente el 90% del presupuesto se destina a pagar los salarios de docentes y no docentes.

Al no obtener respuestas por parte del Gobierno, la Confederación Nacional de Docentes Universitarios (CONADU) convocó al paro nacional universitario. Lo que se pide es que se aumente el presupuesto universitario y se llegue a una oferta salarial acorde a la inflación de hoy en día.

El conflicto lleva ya tres semanas, y universidades públicas de todo el país no retomaron sus clases el segundo cuatrimestre. El paro se hará extensivo hasta el viernes, y el día 30 de agosto se realizará una movilización nacional universitaria al Congreso en defensa de la educación y la ciencia.

Ya suman 20 las universidades que se han declarado en emergencia por falta de recursos para seguir dictando clases, como por ejemplo la Universidad Nacional Arturo Jauretche, que no puede garantizar seguir abierta después de septiembre.

Otro punto del conflicto indica que para 2019 se prevé un recorte del 10% en el presupuesto universitario, que sumado al  índice inflacionario se convertirá en 25%. El Gobierno decidió dar de baja los convenios universitarios y además no se implementaron los programas de rentas acordados en 2016 para profesores ad honorem.

Pese al cerco mediático impuesto a este conflicto, que tiene plena relevancia en todos los sectores de la sociedad, la información empezó a circular por medios independientes y autogestivos así como gracias a distintos colectivos y personas particulares. Se está desfinanciando la educación universitaria. Esta decisión política equivale a romper con un derecho que nos concierne a todxs: educación pública, gratuita y laica.

El desfinanciamiento no afecta solo a las universidades, sino que viene acompañado por la desarticulación del Conicet y de todo el sistema de producción científica. Un informe de IEC-Conadu además advierte que se están perdiendo recursos en términos de becas estudiantiles, hospitales universitarios y programas de desarrollo. Ante esta situación, el Ministro de Educación Alejandro Finocciaro guarda silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s