El sufrimiento de Khadija

El mundo pide justicia por la joven marroquí de 17 años que fue secuestrada, torturada y violada por más de 10 hombres durante 2 meses.

El caso de Khadija Okkarou generó gran indignación y movilización en Marruecos desde que denunció haber sido secuestrada y torturada por un grupo de hombres. Se elevó una petición al gobierno del rey Mohamed VI para que se le brinde asistencia médica y psicológica a la menor y, además, se inició una petición en Change.org donde se puede participar dejando una firma.

“Un chico me violó primero. Luego, los demás, uno a uno. Mi vida está destrozada, no puedo ni salir a la calle, me sentí totalmente ultrajada”.

Okkarou se encontraba en casa de su tía cuando un grupo de 13 hombres de entre 18 y 27 años irrumpió en el domicilio y la retuvo por más de un mes. No solo la drogaron y torturaron sexualmente, sino que también grabaron su cuerpo con marcas de cigarrillos, cortes, quemaduras y tatuajes, entre los que se encuentran insultos y una esvástica.

“Me tatuaron todo el cuerpo. Me desperté con los brazos doloridos y los tenía hinchados, pero no estuve consciente cuando me hicieron los tatuajes. Intenté escapar varias veces, pero siempre me atrapaban y me golpeaban. No me daban comida ni bebida y no tenía derecho a ducharme”.

A pesar de la horrible experiencia, Khadija decidió alzar la voz. Frente a lo sucedido, no dudó en radicar la denuncia ante la justicia. Miles de marroquíes acompañaron su pedido y el próximo 6 de septiembre comenzará el juicio contra por lo menos 10 de los acusados, en la sala primera del Tribunal de Apelación de Beni Melal, encargado de los delitos más graves.

“Mi padre les había dicho que se rindieran y les prometió que no les diría nada a las autoridades. Pero fui yo quien les contó todo a los gendarmes. Quiero justicia y que paguen por lo que me han hecho“.

En las redes sociales, miles de personas se hacen eco del caso y piden justicia a través de los hashtags #JusticePourKhadija y #TodosSomosKhadija, en reclamo de una condena firme para los agresores y tratamiento gratuito para ella.

En 2017, la cantidad de casos de abuso investigados por el tribunal marroquí aumentó de 800 a 1600. Son números alarmantes, pero indican que cada vez más mujeres se animan a denunciar ante la justicia. Esto ha obligado al gobierno a abolir el artículo 475 del Código Penal, que permitía que los violadores no fuesen a prisión si se casaban con su víctima.


Fuentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s