No se callan más en el CNBA

Las egresadas del CNBA entraron altivas, serias, con mucho para decir, y comenzaron un discurso histórico. Pusieron de manifiesto lo que ocurrió en uno de los colegios públicos más prestigiosos de Buenos Aires.

Además, con un discurso aplaudido de pie, las feministas y las disidencias nos recordaron lo que ocurría (¿o tal vez sigue ocurriendo?) en escuelas de todo el país. Vinieron a recordarnos la violencia que normalizamos sobre todo las mujeres, las lesbianas, los gays, lxs que no toleran que la norma y la regla sean impunes, machistas y misóginas.

«Somos un grupo de mujeres y disidencias egresadas del turno mañana 2016. Venimos a denunciar la violencia institucional ejercida y avalada por la comunidad educativa hacia nosotres». Así empezaron su discurso, que denunciaría acosos y abusos perpetrados por quienes se suponía debían ser sus educadores, personas con diferentes cargos dentro del  colegio.

En el relato se incluyen fechas y maneras, y se describen las situaciones que vivieron a lo largo de sus años dentro de la institución. Años, por cierto, durante los que todas las personas van descubriendo su sexualidad y sus formas de relacionarse, donde forjan una identidad que ante cualquier acoso o abuso se ve violentada, vapuleada, y cuyas consecuencias pueden hacer estragos en la vida adulta y, por supuesto, en la adolescencia misma.

Resulta que no asombra lo que relatan les egresades del Nacional, sino que recuerda y saca a la superficie todo los que hemos callado como sociedad, como alumnes no solo de la escuela sino también de la facultad, y como parte de espacios no académicos. Ahí está el machismo, haciendo estragos.

Ahí hay adultes, niñes y adolescentes que sostienen años y años de historia patriarcal, heteronormativa, en promoción de la buena moral y las buenas costumbres. Promueven todo lo que quedó añejo y hacen que el paso por lugares de formación, que debieran ser espacios en donde cada alumne pueda expresarse sin miedo, se convierta en una carrera de obstáculos para la cual hay que aprender a defenderse, a cuidarnos entre todes les que deseamos espacios sin violencia, con igualdad, contención e inclusión.

Las autoridades denunciadas por las alumnas del Nacional amenazan con iniciarles acciones legales. Además, se les cuestiona por qué no denunciaron ante la oficina de Violencia de Género del CNBA. Lo que Ema Graña (quien comienza el discurso) explica es que querían resignificar la forma de volver a la escuela. Como no fueron escuchades cuando hablaron sobre el tema, tomaron esta acción en la entrega de diplomas.

Este colectivo denunció en el discurso que estas acciones que describen de acoso, homofobia, violencia y abuso eran también sabidas por sus compañeros varones, y nombraron al rector Gustavo Zorzoli como principal responsable y encubridor. Acompañando a las tres oradoras estuvieron mujeres, lesbianas, gays y trans que sostenían carteles con leyendas como «Son opresores y testigos», «Exigimos que nos escuchen», y «El colegio es responsable».

Las pibas se pusieron los pañuelos y salieron a defenderse. Las agrupaciones feministas y otros sectores de la sociedad celebramos con orgullo su discurso, que se animó a tomar la palabra. Las pibas perdieron el miedo, como todes nosotres, y empiezan a caer las formas de hacer, las instituciones, los hombres que en todos los ámbitos se creían superiores o intocables. No hay más chances.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s