#CambiáElTrato: para que los hombres dejen de mirar a un costado

Con motivo de los 16 días de activismo para eliminar la violencia hacia mujeres y niñas, la Fundación Avon lanzó a principio de mes la campaña #CambiáElTrato.

La campaña #CambiáElTrato, dirigida por Silvina Chague, consta de una serie de tres pautas que buscan retratar y visibilizar tres tipos de violencia que enfrentamos a diario las mujeres.

Sus protagonistas son hombres que interactúan con otros hombres. Según Florencia Yanuzzo, directora de la Fundación, la idea era «poder sumar directamente a los hombres, como interlocutores del cambio necesario y urgente de cara a erradicar la violencia hacia mujeres y niñas».

lanzamiento.png
El equipo de la Fundación Avon en el lanzamiento de #CambiáElTrato.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, una de cada tres mujeres sufrirá violencia en algún punto de su vida. Casi un tercio de las mujeres que han estado en una relación heterosexual manifiesta haber sufrido algún tipo de violencia (física, sexual, psicológica) por parte de sus parejas.

La campaña fue lanzada en el marco de los 16 días de activismo para eliminar la violencia hacia mujeres y niñas, período que comienza el 25 de noviembre con el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y culmina el 10 de diciembre con el Día de los Derechos Humanos.

Para saber más sobre esta campaña, hablamos con tres de sus protagonistas.

El acoso callejero es un tipo de violencia con el que nos topamos a diario. Comentarios desagradables, miradas intimidantes, bocinazos e incluso acoso físico. En este último tiempo es un tema en el que se puso el foco: desde escraches a acosadores en transportes públicos hasta la implementación de una línea de contención gratuita por parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

«Venimos de una cultura en donde el chamullo, la galantería, la caballerosidad siempre estuvieron bien vistas y me parece que había algo, cuando yo era más pibe, en relación al “levante” en general, en donde se creía que si uno insistía la otra persona iba a ir aflojando», nos dijo Martín Slipak, quien protagoniza este spot junto a Andrés Gil.

Al naturalizar el famoso «piropo», muchos hombres, incluso sin tomar dimensión de la violencia y la incomodidad que estos representan, se ven a sí mismos instigadores, involucrados en este tipo de situaciones.

«Cuando era pibe me pasó de encontrarme en esa situación de haber estado tratando de levantarme a alguien y haber sido insistente, y ahora es algo que repudio. (…) Uno no puede convertir en subjetivo el tema de si el piropo es lindo o no. El piropo callejero me parece que no corresponde, que no debe existir. Uno tiene derecho a estar tranquilo por la calle sin que nadie le diga nada». Martín Slipak

La violencia doméstica o violencia intrafamiliar es un flagelo que se manifiesta de muchas maneras y la mayoría de las veces sucede a puertas cerradas, en el ámbito privado, y solo nos enteramos cuando es muy tarde para actuar.

Se manifiesta a través de pequeños signos de violencia que suelen pasar desapercibidos por la sociedad machista y patriarcal, que tiende a naturalizar el control de la mujer por parte del hombre. Cosas como controlar horarios, revisar celulares, prohibir ciertas actividades y amistades, sugerir cambios de ropa y humillar frente a terceros son parte del problema.

Agustín Corsi, quien protagoniza este spot junto a Carlos Portaluppi, nos expresó:

«Me quedé pensando en que, cuando era chico, en la casa de unos amigos, el padre de mi amigo había denigrado a la esposa de manera “graciosa” y yo también me reí. Por ahí ahora, si vuelvo el tiempo atrás, le diría algo o no me reiría. Pero cuando leía el texto me generaba angustia pensar en que realmente pasa esto».

La violencia doméstica no solo afecta a la mujer sino también a sus hijes, que muchas veces terminan rehenes de situaciones violentas e incluso se vuelven un arma que los hombres utilizan para manipular a sus parejas.

La violencia sexual digital es algo característico de las nuevas generaciones. Atenta contra la intimidad y la privacidad de las mujeres, así como también contra su integridad física o psicológica.

Desde sacar una foto sin consentimiento de la persona hasta compartirla en grupos de WhatsApp o en redes sociales, muchas veces a modo de «alarde», como una victoria, como una manera de vanagloriarse de sus conquistas con sus pares. Otras veces, a modo de castigo ya sea por haber sido rechazados, engañados, o simplemente con intención de humillar y exponer a una mujer.

«Me tocó conocer a alguien a quien le pasó, aunque no creo poder decir haberlo vivido de cerca. Pero, la verdad, cuando le pasa algo así a alguien que conoces, con quien tenés un vínculo, a quien le tenés afecto, es realmente tremendo. Te das cuenta del dolor, la humillación que puede causar», nos contó Matías Mayer, quien protagoniza esta pauta junto a Felipe Colombo.

«Hoy en día creo que esta muy naturalizado que este tipo de violencia pasa. Creo que el desafío es empezar a fomentar que cada vez más personas se planten cuando ven una situación así. En ese sentido, creo que esta campaña puede jugar un papel súper importante. Me parece que es un buen paso en este camino que, sin dudas, va a ser muy largo». Matías Mayer

Si bien tratan temas distintos, los tres spots apuntan a lo mismo: no te quedes callado, frená a tu amigo, a tu papá, a tu hermano o a quien sea que veas que está siendo violento con una mujer.

Usar un pañuelo verde y el #NiUnaMenos en redes sociales no sirve si en tu vida diaria seguís riéndote de comentarios misóginos, descargás las fotos y videos privados que te comparten por WhatsApp y seguís avalando o reproduciendo conductas violentas hacia las mujeres.


Crítica en redes sociales

Si bien la campaña fue bien recibida por una gran cantidad de público, hubo muchas críticas con respecto a que fuera protagonizada por hombres. El movimiento de mujeres viene haciendo visibles estos tipos de violencia desde hace años y, sin embargo, parece que aún la figura masculina pesa más a la hora de interpelar al público.

«Pienso que lamentablemente (y remarco esa palabra), estamos en una sociedad donde todavía los tipos escuchan más a los tipos que a las minas. Pareciera que hay algo, hoy en día y en relación al lugar que va a tomar el feminismo, donde cierto sector de la masculinidad cree que cualquier comentario que venga de una mujer es un ataque». Martín Slipak

 

«En cuanto a que sean hombres hablándole a otros hombres, yo no siento que le de un tono distinto al mensaje. Yo creo que acá hay un solo mensaje y es que este tipo de violencia deje de pasar, o que pase cada vez menos. Me parece que en este caso puntual se usó a hombres para interpretar a los personajes porque se buscó que el hombre se vea identificado en esa situación y que lo incentive a frenar a otros pares». Matías Mayer

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s