Mi nombre es Arya Stark

¡Atención! Este artículo contiene spoilers de TODAS las temporadas de Game of Thrones. 

Arya Stark se convirtió en un personaje heroico, sacudido por reyes y reinas que se disputan el Trono de Hierro, por un fin del mundo amenazado por caminantes blancos y la muerte como símbolo de lucha. Desde la primera temporada de Game of Thrones, la joven protagonista de la Gran Guerra comenzó a forjar una relación con los fanáticos de la serie hasta convertirse en este personaje entrañable y female role empoderado.

«Esa no soy yo».

Arya no quería ser una dama que se sienta a bordar o que come pasteles con la reina como su hermana Sansa. Ella quería empuñar una espada y salir a cazar. Como polos opuestos y en un contraste perfectamente delimitado, ya desde el inicio de la historia solo una de las hermanas respondía a los mandatos de la época de ser una Lady.

Arya era otra cosa, era una guerrera.

«Una chica que se burla de los papeles en los que estaba siendo empujada, que no quería coser, que quería pelear con espada. A quien le gustaba la caza y la lucha en el barro», relata George Martin, autor de la saga Game Of Thrones.

Si nos adentramos en los tiempos actuales, observamos un feminismo moderno y descontracturado, donde muchas de las mujeres nos sentimos identificadas con Arya por su rebeldía y sus cuestionamientos desde tan temprana edad, que para ese entonces estaba lejos del sentido común.

Valar Morghulis

arya 2

Su independencia y su determinación de ser quien ella quería ser desde muy pequeña llevaron a que su padre Ned Stark decidiera convertirla en una guerrera y asignarle un instructor como Syrio Forel, Primera Espada de Braavos.

Cuando escapó de Desembarco del Rey, antes de regresar al Norte con sus hermanos, llegó a la ciudad de Braavos donde fue aceptada en la Casa de Blanco y Negro por un hombre que llevaba el rostro de Jaqen H’ghar. ¿Fue en ese siniestro lugar donde completó su entrenamiento para convertirse en la mejor asesina de Westeros?

Aprendió la habilidad de cambiar de rostro, mejoró sus habilidades físicas y mentales y sí, se convirtió en una experta asesina. Sin embargo, por su personalidad y carácter fuera de las normas, Arya decidió abandonar Braavos y no pasar a ser una mujer sin rostro, sino continuar siendo una Stark y acabar con las personas de su lista.

Nymeria

arya 3

Si retrocedemos hasta los inicios de la serie, cuando Ned Stark se encuentra a punto de partir hacia Desembarco del Rey como la nueva mano del Rey Robert Baratheon, tiene una charla con Arya sobre su futuro como Lady Stark: casada y con hijos.

El lugar que en ese entonces ocupaba la hija menor de los Stark, en la séptima temporada lo ocupa Nymeria, la loba huargo que despidió años atrás. Tanto sus seguidores como Arya misma esperaban que volviera a ser su compañera y protectora pero, al igual que su antigua dueña, ella ya tenía un camino que seguir.

La única reacción de la loba fue la de desistir de atacarla y retomar el rumbo junto a su nueva manada, a lo que Arya responde: «Esa no eres tú», cuando comprende que es el fiel reflejo de sí misma y está actuando como ella actuó frente a su padre cuando él reclamaba de ella una imagen que no era cierta.

«Arya no está domesticada y tiene mucho sentido que su loba tampoco lo esté. Una vez que la loba se aleja caminando, al principio Arya queda con el corazón roto, pero luego se da cuenta que está haciendo exactamente lo mismo que haría ella si fuera esa loba». (D. B. Weiss, creador de la ficción)

La heroína de Westeros

arya 5.jpg

El regreso a su ciudad natal, Invernalia, fue el cierre del crecimiento personal del personaje. Arya escapó y luchó contra los estereotipos de su género que la desafiaban hasta lograr la aceptación de su rol como guerrera, unió lazos con su hermana Sansa y decidió tener su primera relación sexual.

Acostumbrados a ver una Arya Stark pequeña pero no sumisa, guerrera y valiente, durante la Gran Guerra fue la primera vez que vimos a la menor de los Stark en posición de suma vulnerabilidad y riesgo tras enfrentarse a la muerte en persona. La enseñanza de su padre fue el puntapié de su personaje para recobrar las fuerzas y levantar su espada:

«Solo se puede ser valiente cuando se tiene miedo».

En la Gran Guerra contra los caminantes blancos y el Rey de la Noche, el protagonismo lo tiene nada más ni nada menos que Arya. Cuando muchos de sus seguidores esperaban que el gran Jon Snow fuera quien mostrara una hazaña heroica en la batalla, llegó la pequeña pero poderosa hermana Stark para salvar el Norte y los Siete Reinos.

«¿Qué le decimos a la muerte?», pregunta Melisandre en aquel encuentro casual pero inevitable del fin del mundo. «Hoy no», responde Arya y nos remonta a sus inicios con Aguja y su maestro Syrio Forel. En ese momento tan anecdótico, Melisandre le recuerda la profecía que marcaría su camino para dejar a un lado su lista negra: «Cerrar ojos verdes, marrones y azules, para siempre».

El rostro de Arya Stark

arya 4.png

Maisie Williams tenía tan solo 11 años cuando comenzó el rodaje de la serie que la convertiría en una estrella revelación. Cuando obtuvo el papel, ella todavía no había decidido si quería ser actriz porque siempre había soñado con ser bailarina.

«En la audición, recuerdo que vi por todas partes a chicas muy bonitas y me sentí muy desaliñada».

Nunca se sintió cómoda, ni siquiera con las escuelas de ballet a las que intentó ingresar:

«Antes de eso, hice una audición con mis mallas sucias y mis dientes torcidos mientras todos los niños del escenario eran como de un anuncio. Incluso de joven podía sentir eso».

Sin embargo, cuando llegó a sus manos el papel para interpretar a Arya Stark todo dio un giro inesperado porque era el personaje indicado: «Para Arya, era perfecto. Eso era exactamente lo que querían. ¡Vete a la mierda con tu sonrisa perfecta!».

Williams es expresiva e hiperactiva, a diferencia del personaje que interpreta: calculadora, atenta a su cuerpo y a cómo debe moverse en cada circunstancia. Arya mide todo en todo momento y no quiere que sepan lo que está pensando. Sin embargo, la actriz comentó que, al volver con su familia en la octava temporada, Arya se reconecta con su humanidad:

«Arya está empezando a sentir emociones de nuevo por primera vez. Fue casi poético, porque usualmente trato de interpretar a Arya sin emociones, mientras yo siento todo. Esta vez no sentía nada mientras intentaba sentir algo, y creo que funcionó».

Siempre se espera que la serie acabe con la vida de muchos personajes importantes, queridos por su público. Esta vez, el final tuvo un cierre más sorpresivo y categórico que de costumbre.

No solo porque una de las mujeres más poderosas de la serie obtuvo más vitoreos que el Rey del Norte sino también porque ella terminó con los caminantes blancos y, aunque estuvo cerca de la muerte, logró salvar a los vivos. El final saltó de la confusión a la exaltación en uno de los episodios más importantes de la serie.

Como dice la actriz: «Todo se reduce a ese momento». Es el comienzo del fin que terminará con un rey o reina de los Siete Reinos, mientras concluye el arduo camino del personaje de no permitirse ser una Mujer sin Rostro, porque su misión siempre fue enfrentar a la muerte y que todos recuerden su nombre: Arya Stark.


Fuentes:

  • Rolling Stones
  • El Comercio
  • El Español

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s