Hablemos del PAP

«Tengo que hacerme el PAP», «Me dio mal el PAP», «Tengo que ir a buscar el PAP».

La mayoría de las personas con útero han dicho alguna de estas frases en algún momento de su vida. Pero, realmente, ¿cuánta información manejamos acerca del examen de Papanicolau? ¿Qué es lo que se divulga sobre los estudios ginecológicos? ¿Les llega a todes?

El 13 de mayo pasado, Google recordó con un doodle a George Papanicolau en el 136° aniversario de su nacimiento en conmemoración de su descubrimiento del método para detectar de forma temprana células cancerígenas en el cuello del útero.

doodlge.jpg

El PAP, que les ginecólogues recomiendan realizar una vez por año, consiste en tomar con un espéculo (dispositivo de plástico que se coloca en la vagina para llegar al cuello uterino), una espátula y un cepillo una muestra de células de la superficie del cuello uterino.

Generalmente, se realiza en conjunto la colposcopía para examinar el interior de la vagina y el cuello del útero y poder visualizar cualquier anomalía presente en una o ambas partes.

Es importante saber que estos estudios son ambulatorios, gratuitos en hospitales públicos y los cubren las obras sociales o prepagas.

Hacerse el PAP no genera dolor. Sin embargo, se puede sentir una leve molestia que se debe ir con el paso de las horas durante el mismo día en que se hizo la práctica. Para poder realizarlo, les pacientes no deben estar menstruando, no deben haber mantenido relaciones sexuales durante las 48 h previas y no deben haberse colocado óvulos la noche anterior al examen.

Se recomienda que todas las personas con útero se realicen el examen de forma anual desde que comienzan a mantener relaciones sexuales hasta los 70-75 años de edad. También deben realizarlo las personas que fueron operadas del útero, especialmente por patología maligna, y quienes se encuentren transitando un embarazo.

El PAP en cifras

Aunque el Ministerio de Salud de la Nación lo enmarca sólo en mujeres, el cáncer cervicouterino es el tercer tumor más común detectado entre las personas con útero en Argentina.

Según la Fundación Huésped, en Argentina cada año se diagnostican 5000 casos de cáncer de cuello de útero y mueren 1900 personas por ello, lo cual lo convierte en la principal causa de muerte por cáncer ginecológico en nuestro país.

Según la Organización Mundial de la Salud, en 2018 más de 72.000 personas con útero fueron diagnosticadas con esta enfermedad y alrededor de 34.000 de ellas fallecieron en la región de las Américas.

Información para todes

Hace unos meses comenzó a tomar trascendencia en Instagram la cuenta @gineconline. Desde esta, la ginecóloga Melisa Pereyra intenta naturalizar muchos temas callados socialmente para informar acerca de prácticas cotidianas como el PAP, los cuidados al momento de mantener relaciones sexuales, la menstruación y los flujos corporales, entre otros.

Tal fue la aceptación del público en redes que hace dos semanas le realizó el PAP en vivo a la «standupera» Connie Ballarini, donde se encargaron de mostrar todos los pasos que se hacen en el examen, en qué consiste la muestra que se extrae y qué se estudia, así como también evacuaron dudas sobre el procedimiento y otras cuestiones afines.

La situación actual

Esta semana se dio a conocer un paper en la revista The Lancet Global Health de la investigadora del CONICET y del Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES) Silvina Arrosi, donde se afirma que el test de HPV es mejor que el PAP para obtener resultados de células cancerosas.

El proyecto se realizó entre 2012 y 2014 en la provincia de Jujuy, en mujeres de 30 o más años de edad que se atienden en el sistema de salud pública, y mostró los mismos resultados que se habían alcanzado a nivel internacional. Por ello, en el año 2015, el Instituto Nacional del Cáncer decidió ampliar el test de HPV a todo el país.

En una primera medida se incorporó en los sistemas de salud pública de Misiones, Catamarca, Tucumán, Neuquén y en algunas jurisdicciones de la provincia de Buenos Aires. El año pasado se extendió a Chaco, Corrientes y cuatro municipios más de Buenos Aires.

Según el Ministerio de Salud de la Nación, a partir de esta iniciativa Argentina se convirtió en uno de los países pioneros en Latinoamérica en la implementación de esta nueva tecnología que detecta la presencia de ADN de VPH de alto riesgo oncogénico en las células del cuello del útero; lo que se traduce en mejores posibilidades de controlar el desarrollo de las lesiones (alteraciones en las células), incluso antes de que se produzcan.


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s