Yo quiero ser nena

«Un día estábamos en el auto y creo que paró mi papá y yo le dije: quiero ser nena».

Es un sueño que tenía todas las noches: que cuando se despertaba era una nena y cuando se veía al espejo también, porque ella quería ser una nena.

Tiziana creció en Salta, Argentina, y con solo 10 años se convirtió en la niña trans más joven en obtener el cambio de documento de identidad en su provincia.

El camino hacia la búsqueda de la aceptación y la conformación de una identidad de género no binaria fue largo. Aunque Tiziana decía ser tímida, tímido en esos tiempos, logró abrirse al mundo y, principalmente, a su familia. Se sintió bien y logró continuar yendo al colegio con normalidad, pero su madre siempre se preocupó por ella ya que la imagen que reflejaba a los demás no se amoldaba a los estándares que la sociedad le reclamaba.

«No puede ser que su hijo venga con las uñas pintadas».

Aunque la madre de Tiziana sabía de sus deseos y de sus sueños, ser el sostén incondicional no alcanzaba. Admite que por dentro tenía miedo, porque siempre en la televisión «a las personas trans se las asocia con policiales y se las encuentra muertas o golpeadas».

La heteronorma en números

«En el descubrimiento de la identidad de género, lxs niñxs y adolescentes en general pueden fluctuar entre las expresiones de género de forma lúdica en el autodescubrimiento, para finalmente definirse como hombre, mujer, o no binarix (es decir, tomar varios, todos o ningunos aspectos de lo que significa ser hombre o mujer, rompiendo el binomio)». (Secretaría de Infancias y Adolescencias Trans y sus Familias de la FALGBT)

Como la ley 26.061 de protección integral del niño reconoce, por la capacidad de madurez progresiva de les niñes, elles pueden definir a su identidad no en una edad exacta sino dentro del período de infancia-adolescencia en general.

Si bien el primer lugar de exclusión suele ser el hogar, también es importante que su entorno social y sus pares conozcan sobre diversidad sexual, para poder romper con la naturalización de esquemas sexistas delimitados que generan prejuicios, discriminación y violencia.

El sistema educativo, los académicos y los profesionales no están adquiriendo una formación conforme en cuanto a educación sexual y diversidad con las herramientas pedagógicas suficientes para actuar con la debida sensibilidad para que las personas no binarias no comiencen a forjar una personalidad dañada desde lo emocional o lo físico.

Conocer en profundidad la ley de identidad de género es vital a la hora de frenar la discriminación, sobre todo en la propia familia y las instituciones educativas ya que «la ley de identidad de género es muy clara con respecto al trato digno, especialmente en el caso de niños y niñas adolescentes», aclara María Rachid, dirigente social del área de derechos humanos y del colectivo LGBT argentino.

«El trato digno es una obligación de cualquier persona, institución, etc., hacia todas las personas, específicamente a niños-niñas adolescentes. Sin la autorización de nadie, se respeta».

Vivir como nena

YO NENA 2

«Para mí, ser gay, lesbiana o trans es normal, es ser LIBRE».

Tiziana, a sus 10 años, ya tiene una nueva partida de nacimiento y un documento de identidad que reflejan al fin su verdadero género.  

A la pregunta de por qué es importante para ella, responde que esto «confirma lo que siento y que soy una nena llamada Tiziana Sarai». Sabe que, a los ojos ajenos, es una demostración de quién es.

«Cuando recibí mi DNI, lo recibí como si fuera mi primer cumplido de nena y ahora lo tengo acá y es como mi placa».

Tiziana comenzó a repartir abrazos por todo el mundo. Fue la caricia después de tantos golpes.

«Es momento de que la sociedad reconozca que la heterosexualidad cis no es el único camino de ser, de sentir ni de amar y que esta normatividad sólo genera rechazo a lxs otrxs y a veces a unx mismx. Es una normatividad cultural y aprendida». (Secretaría de Infancias y Adolescencias Trans y sus Familias de la FALGBT)

Cuando hablamos de que niñes y adolescentes puedan crecer libres de prejuicios y estigmas, pedimos por una sociedad más inclusiva, justa, equitativa e igualitaria. Porque no debería significar un logro obtener un DNI, aunque nuestra pequeña Tiziana lo visualice así. Todes deberían tener una infancia libre con pleno goce y acceso a los derechos, a los derechos de ser niñes sin diferenciar su género.

Por estar acostumbrados a la comodidad de su ignorancia, la madre de Tiziana responde que la principal causa a la violencia es la falta de empatía y la desinformación, cuando no se pide más que respeto aunque lo que vean no se amolde a los parámetros que consideran ordinarios.

Respetar pronombres y no cuestionar la expresión de género (cómo viste, qué nombre utiliza) son factores importantes a la hora de acompañarles, pues así les niñes se sentirán segures para desenvolverse, ser sí mismes y confiar en le otre.

Antes, Tiziana era una personita triste y, ahora, es una nena plena. Su madre dice que su hija no va a morir antes de los 35 años como dicen las estadísticas. Se va morir de vieja y, por sobretodo, feliz.

 


Fuentes:

Imagen: Movimiento Argentino de Fotógrafxs Independientes Autoconvocadxs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s