Hiedra, flamenco militante

«Cuando empezamos a componer la coreografía, nos dimos cuenta de que no podíamos bailar las letras tradicionales del flamenco».

El flamenco ha sido, tradicionalmente, una danza cuyas letras poca representación dan a las mujeres. «Soy un hombre perdido, ay amor, me quedo contigo». Si bien existen cantaoras de larga data, en el contenido de las canciones es frecuente escuchar a hombres relatar sus pesares.

Hiedra es un espectáculo que combina música y baile flamenco para reivindicar la perspectiva de género a través del trabajo autogestivo de las bailaoras Guadalupe D’Aniello, Verónica Marcovsky y Catalina Gutiérrez junto a un gran equipo de músicos que las acompañan.

Escritura Feminista: ¿Cómo y cuándo empezó a surgir Hiedra?

Guadalupe D’Aniello: Hiedra empezó a surgir hace dos años y medio, en unos encuentros que, al principio, eran clases y después generaron una amistad. Primero nos conocimos Vero y yo, después se sumó Cata. Nos empezamos a dar cuenta de que teníamos muchas coincidencias en cómo mirábamos el mundo, la actualidad y el proceso que se estaba llevando a cabo en cuanto al cambio en el rol de la mujer, tanto a nivel social como personal.

Si bien nuestros recorridos eran muy diferentes, empezamos a encontrar nudos en común en lo que sentíamos, en lo que pensábamos, en las pequeñas batallas cotidianas como mujeres. Eso nos llevó a un pequeño brote al que sentíamos que queríamos darle contenido, que nuestro instrumento era el flamenco y queríamos darle continuo crecimiento. Por eso pensamos en Hiedra: como un recorrido, un entramado que va creciendo a medida que se constituye.

E. F.: ¿Cuántas personas participan arriba del escenario? ¿Qué relación tienen entre ustedes?

G: En el escenario, personas fijas somos seis: tres bailaoras y tres músicos (guitarra, cante y percusión). En el estreno de mayo se sumó una bailarina de danza contemporánea e instrumentos no tradicionales de flamenco.

Empezamos con un vínculo de colegas, que después se transformó en amistad y compañerismo. Eso es lo que también nos lleva a discutir cada tema y a buscar horizontalidad en nuestra forma de laburo. Por eso hablamos de creación colectiva.

«Continuamente nos estamos cuestionando mandatos y estructuras tradicionales de las que queremos salir, que queremos romper. Alguna vez nos han preguntado: “¿Y por qué hay hombres?”. Porque nosotras vamos por la igualdad, con mucha lectura detrás, y nos parece que podemos profundizar desde ahí».

E. F: ¿Cómo compusieron las letras?

G: Las letras fueron surgiendo como una necesidad. Cuando empezamos a componer la coreografía nos dimos cuenta de que no podíamos bailar las letras tradicionales del flamenco. Entonces empezamos a tirar ideas de lo que queríamos contar. Vero comenzó a componer la poética de las canciones que bailamos, pero antes de eso, Cata trajo los poemas que son las revoluciones. Ella las había escrito en otro momento, por cuestiones personales, y cuando las trajo y las leímos nos dimos cuenta de que contaban un poco el resumen de Hiedra. Esas tres revoluciones son los tres cuadros más importantes de la obra.

E. F: ¿Creés que mediante el baile y la música se puedan transmitir mensajes que cuestionen lo establecido? ¿Por qué les pareció importante poner en escena un flamenco militante?

G: Claro que se puede cuestionar lo establecido mediante la música. La primera forma de cuestionar, para nosotras, fue reescribir letras que en el flamenco no existen. En el flamenco se bailan letras tradicionales siempre. Contar, sobre bases de melodías tradicionales, otra historia, eso es militar dentro del flamenco.

También teníamos un recorrido personal que nos hacía sentir ganas de militar. Ahí es donde se nos une el flamenco con la militancia, como una posibilidad de transformar las realidades, sean grandes o pequeñas. Hacerlo a través del flamenco, que es lo que más amamos, y a través de un espectáculo en el que buscamos la mejor calidad posible. Es lo que sentimos que tenemos que estar haciendo en este momento de nuestras vidas, individuales y colectivas.

Próximas funciones: 18 de agosto y 15 de septiembre en Hasta Trilce (CABA). Las entradas se consiguen por Alternativa Teatral.


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s