#MujeresEnPolítica Marina Hidalgo Robles

Escritura Feminista continúa el ciclo #MujeresEnPolítica con el objetivo de reivindicar la figura de las mujeres en la política, conocerlas, recorrer con ellas su camino profesional y los valores que fueron construyendo a partir de sus experiencias.

Marina Hidalgo Robles es precandidata a diputada nacional en CABA por el Nuevo Más y comparte la lista con Manuela Castañeira, la única mujer precandidata a presidenta. Además, es trabajadora social, referente de Las Rojas y trabaja en la Dirección de Niñez del Gobierno de la Ciudad. Mientras cebaba mates, nos contó su visión sobre la sociedad y nos habló de cómo se fue formando en la militancia y lo que significa para ella ser una mujer involucrada en la política.


Escritura Feminista: ¿Cómo te definirías?

Marina: Soy comprometida, peleadora y divertida, cuento muy buenos chistes.

E. F.: ¿Cuáles son tus principales valores? 

M: No me banco la injusticia y estoy convencida que cuando uno no se banca algo, tiene que hacer algo. Creo mucho en la solidaridad, no como voluntarismo sino como reconocimiento de los otros como iguales.

E. F.: ¿Cómo es tu formación profesional?

M: Soy trabajadora social, estudié en la UBA. Apenas empezada la carrera, conocí a un grupo de compañeras que hacían voluntariado en Santa Fe, en barrios que habían sido inundados a partir de las políticas de gobierno. Ahí empecé a hacer las primeras prácticas profesionales y como militante, hace doce años.

Además, hace diez años trabajo en la Dirección de Niñez del Gobierno de la Ciudad en un programa en el que acompañamos a niñas y adolescentes en situación de explotación sexual.

E. F.: ¿Qué es lo más importante en tu vida?

M: El amor en el sentido revolucionario, el amor como todo lo contrario a la indiferencia. No me imagino no trabajando y no militando en lo que hago, no me imagino mi vida sin eso. No me imagino dejar de dar la pelea para que las cosas sean distintas.

E. F.: ¿Por qué elegiste el camino de la política y la militancia?

M: Desde muy chica fue este mi camino. A los 6 años hice mis primeros volantes, que decían «Salvemos el mundo», porque usaban la esquina de mi escuela como basurero, tiraban cosas y las quemaban y nos entraba todo el humo, pero mi mamá no me dejó salir a repartirlos. Mis viejos me explicaron qué eran los partidos de izquierda, me enseñaron valores, me marcaron la diferencia entre pobres y ricos. Iba con ellos a las marchas del 24 de marzo.

La universidad marcó el principio de mi vida política. Ahí conocí al Nuevo Más, tuve mi primera experiencia con el Encuentro de Mujeres y empecé a encontrar en la militancia revolucionaria una forma de pelear las cosas desde lo profundo, de cambiar las cosas de raíz. Las formaciones teórica y política, más la práctica, me ayudaron mucho a estar organizada en un partido de izquierda. Es algo que hoy sigo eligiendo.

«Soy parte de una organización colectiva en la que hay una construcción entre todos y todas y, a la vez, cada uno tiene su lugar y brinda su aporte específico. Tomamos las cuestiones del feminismo, la lucha por los derechos de las personas LGBT y la clase trabajadora en general».

E. F.: ¿Qué significa ser candidata?

M: Es una responsabilidad y un desafío. De alguna manera, soy una de las que expresan públicamente la política que construimos todos los días y es una responsabilidad para con mi partido, pero también para con la gente. Es el desafío de hablar y problematizar con más gente, decirle que las cosas pueden cambiar si damos esa pelea, hacer que nuestras ideas lleguen a más lugares.

WhatsApp Image 2019-08-09 at 00.13.53

E. F.: ¿Tenés alguna referente?

M: En la militancia aprendí de mucha gente. Mi vieja me hizo así, zurda, con la educación que me dio, con la cosa de cuestionar todo. Si tuviese que nombrar a una persona, se me ocurre Ahed Tamimi, una piba palestina de 17 años que cuestiona la ocupación sionista, está dispuesta a defender a su pueblo, su libertad y su familia y estuvo presa por enfrentarse a los militares.

E. F.: ¿Estuviste involucrada en alguna polémica que te expusiera como figura pública?

M: Nosotros planteamos ideas muy polémicas y disruptivas, lo que genera mucho debate respecto del rumbo político, económico y social que queremos para el país. Por ejemplo, un sector antiderechos nos quiere impugnar la boleta porque tiene el color verde y un triángulo que marca una connotación clara de la pelea por el derecho al aborto.

No tuve ningún ataque ni persecución dirigido en particular hacia mí, pero las compañeras que nos presentamos de una manera más visible sufrimos a manos de los sectores a los que no les gusta que las mujeres estén al frente en la política. Ser mujer en una sociedad patriarcal tiene sus dificultades. De todas formas, yo, que vengo militando hace tanto tiempo, siento que es un buen momento para las mujeres.

E. F.: ¿Cómo se expresó ese sexismo, en tu experiencia?

M: Como todas las mujeres, sufrí acoso e insultos. Yo creo que las mujeres nos ganamos un lugar en la vida política y cuando se intenta descalificar nuestras posiciones políticas se desvía la cuestión al hecho de ser mujer, lo que refleja el miedo a un debate político. Nosotras nos instalamos como protagonistas de la realidad y eso lo hacemos valer.

E. F.: ¿Cómo ves el rol de la mujer en la política en el futuro?

M: Construimos un movimiento y es difícil darle marcha atrás, pero hay una batalla política importante que tenemos que dar. No creo en una condición biológica revolucionaria, no creo que porque haya mujeres al frente automáticamente el colectivo LGBT y las mujeres van a estar en mejores condiciones. Hoy tenemos una ley de cupos que obliga a todos los partidos a tener la mitad de las candidaturas con varones y la mitad con mujeres, pero todavía el cupo trans no se aplica.

«Es importante que seamos parte de la vida política y de las listas electorales pero eso no resuelve el problema si las listas están compuestas por mujeres que no defienden a las mujeres».

Además, llegó la marea verde que fue una cosa impresionante. Nosotras veníamos de la discusión de la reforma previsional en el Congreso, que fue una batalla campal. Después se hizo un pañuelazo en el Congreso, algo que nadie se imaginaba. Macri pensó que el movimiento de mujeres era domesticable y se le fue de las manos. La marea verde se venía gestando por abajo y donde vio una grietita, explotó.

El futuro lo veo con un debate y una pelea política muy grandes para ver hacia dónde se encamina toda esta fuerza del movimiento. Se cuestiona la maternidad y se cuestiona la base del patriarcadoEl derecho a aborto es una urgencia para las mujeres y las personas gestantes, que no deben ir presas o morir en la clandestinidad por decidir sobre sus cuerpos. Nosotras queremos también que toda esa fuerza siga un camino que vaya más allá de la pelea por el derecho a aborto y que se plantee dar vuelta toda esta sociedad patriarcal y capitalista.

WhatsApp Image 2019-08-09 at 00.13.35

E. F.: ¿Qué objetivos y metas tenés como representante de tu partido?

M: Tenemos un programa global en lo que refiere a las cuestiones de género. No queremos que la marea verde quede silenciada en la campaña electoral y por eso la ponemos como uno de los ejes centrales, aunque no como el único.

Vamos por el derecho legal al aborto; la separación de la iglesia y el Estado, sumada al fin del financiamiento estatal a grupos religiosos para que se destine esa plata a las víctimas de violencia y a lugares de asistencia; el desmantelamiento de las redes de trata y explotación sexual, con oportunidades de capacitación y trabajo genuino y programas de vivienda y asistencia para las personas rescatadas de la trata, y persecución del delito para que los proxenetas y los funcionarios que amparan estas redes vayan presos.

En cuestiones de violencia, queremos luchar contra los femicidios y los travesticidios y trabajar en la destitución de los jueces que amparan la violencia. Respecto de la educación, proponemos educación laica, sexual y feminista que explique el problema de la desigualdad, el respeto por los cuerpos de las mujeres y las personas trans, la emancipación de los cuerpos.

Mientras sigan gobernando los empresarios, vamos a seguir jodidos. La idea es cuestionar quién gobierna, quién tiene el poder. Nosotros queremos que el poder lo tengamos las explotadas y los explotados.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s