¡¿Qué PASÓ?! Cómo llegamos a octubre

Cerca de las diez de la noche del domingo, se conocieron los resultados de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), en las que la fórmula presidencial Alberto Fernández – Cristina Fernández de Kirchner se impuso con casi el 48% de los votos frente al 32% obtenido por la fórmula encabezada por Mauricio Macri.

El «peronazo», como muchos llamaron a esta victoria del Frente de Todos, se dio por igual en todo el país salvo en la provincia de Córdoba, donde Juntos por el Cambio quedó arriba en los porcentajes. No obstante, en el resto del país la diferencia entre ambos candidatos fue de un mínimo de 15 puntos en beneficio de Fernández, lo cual llamó mucho la atención tanto del gobierno como de los referentes de los distintos partidos políticos y del electorado mismo.

WhatsApp Image 2019-08-16 at 17.01.36A pesar de que Macri y Fernández acapararon el escenario electoral y, en consecuencia, fomentaron aun más la profundidad de la tan famosa grieta al montar un falso ballotage mediático, estas elecciones tuvieron (y tendrán, el 27 de octubre) otros candidatos que disputarán la presidencia de la Nación. Roberto Lavagna por Consenso Federal, Juan José Gómez Centurión por el Frente Nos, José Luis Espert por el partido Unite por la Libertad y la Dignidad y Nicolás del Caño del FIT Unidad son las otras alternativas que lograron obtener más del 1,5% necesario para entrar en el próximo sufragio.

Dentro de quienes no alcanzaron el piso mínimo de porcentaje para llegar a octubre está Manuela Castañeira, representante del Movimiento al Socialismo y la única candidata mujer a la presidencia. Adhiriendo a un comunicado del Nuevo Más, se pronunció en contra de las campañas políticas de los dos partidos más resonantes y los acusó de fomentar más la polarización. Además, reconoció que la clase trabajadora le aplicó un voto castigo al macrismo por estos tres años y medio de gestión llenos de problemas.

Después, el caos

Es imposible enumerar el impacto total del batacazo electoral pero, sin dudas, fue caótico y paranoico a nivel económico, gubernamental y social. Como era de esperarse, el dólar se disparó a $60 el lunes por culpa, según un Macri violentado en la conferencia de prensa de ese día, del electorado que decidió votar una fórmula en la que los mercados no confían.

Esta disparada para nada azarosa generó una crisis gubernamental y una paranoia social por la devaluación de aproximadamente un 30% del sueldo, que obligó al gobierno a dar un manotazo de ahogado y establecer medidas económicas inmediatas y a corto plazo para traer un poco de calma y reenamorar a sus votantes perdidos.

Con un discurso grabado en el que abundaba la calma que faltó el lunes, el presidente pidió perdón por el «exabrupto», argumentando haber estado falto de descanso, y anunció aumentos en asignaciones, un bono de dos mil pesos para los trabajadores estatales de nación y de cinco mil pesos para las FF. AA. y de Seguridad, un aumento en la beca Progresar, un plan de pagos para las PyMEs y la esperada modificación del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias, entre otras cosas.

Las especulaciones respecto de lo que pueda llegar a pasar en octubre son miles y de lo más variadas. Lo cierto es que, ahora, el gobierno debe ponerse a trabajar para dejar el circo y la campaña de desprestigio de lado y tratar de recomponer en tres meses las fallas de tres años y medio de una gestión que la sociedad decidió condenar en las urnas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s