Octubre rosa: mes de concientización sobre el cáncer de mama

Artículo colaboración por Jorgelina Galligo


Octubre es el mes de la concientización sobre el cáncer de mama.  La detección temprana y la supervivencia de los casos de cáncer de mama sigue siendo la piedra angular de la lucha contra esta enfermedad. 

Establecido por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud, el 19 de octubre se celebra el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama con el objetivo de crear conciencia y promover que cada vez más mujeres accedan a controles, diagnósticos y tratamientos oportunos y efectivos.

De acuerdo un informe publicado por la OMS, el cáncer de mama es el más frecuente en las mujeres tanto en países desarrollados como en los países en desarrollo. La incidencia del cáncer de mama está aumentando debido a la esperanza de vida, el aumento de la urbanización y la adopción de modos de vida occidentales. 

¿Qué es el cáncer de mama?

Es una enfermedad causada por la multiplicación anormal de células de la mama que forman un tumor maligno. Este tumor se puede desarrollar en distintas partes del tejido mamario. 

Aunque no se sabe qué es lo que causa el cáncer de mama, se reconocen algunos factores que aumentan el riesgo de enfermar. Es decir, no hay única causa que la provoque, sino que es producto de diferentes factores de riesgo y de estilos de vida, así como también de una carga genética que predispone a la mujer a enfermar o no.

¿Cómo se desarrolla?

Los órganos que forman nuestro cuerpo están constituidos por células que normalmente crecen y se dividen para formar nuevas células a medida que el cuerpo las necesita. Algunas veces ese proceso se descontrola: células nuevas se forman cuando el cuerpo no las necesita y células viejas o dañadas no mueren cuando deberían. Esto forma una masa de tejido conocido con el nombre de tumor. Este tumor se puede desarrollar en distintas partes del tejido mamario. 

Factores que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de mama:

  • La edad: la predisposición a enfermar aumenta, en especial, después de los 50 años.
  • Antecedentes personales de cáncer de mama.
  • Antecedentes familiares de cáncer de mama u ovario.
  • Tratamiento con radioterapia dirigida al pecho.
  • Tratamiento con hormonas, como estrógeno y progesterona, luego de la menopausia.
  • Inicio de la menstruación a edad temprana o menopausia a edad tardía (después de los 55 años).
  • Edad avanzada en el momento del primer parto (después de los 30 años) o nunca haber tenido hijos.
  • Obesidad
  • Vida sedentaria.
  • Ingesta de alcohol frecuente (más de 2 copas de vino por día o equivalente)

El cáncer de mama en Argentina: cifras

El cáncer de mama representa el 16% de todos los canceres femeninos. En Argentina, se detectan entre 15 000 y 20 000 casos por año. Una de cada ocho mujeres que hayan alcanzado los 80 años habrá desarrollado la enfermedad a lo largo de su vida. 

  • El cáncer de mama es la primera causa de muerte por cáncer en mujeres argentinas. 
  • El cáncer de mama es la enfermedad con mayor incidencia en mujeres, una tasa de 73 casos cada 100 000 mujeres. 
  • Más del 75% de las mujeres con cáncer de mama no tiene ningún antecedente familiar de dicha enfermedad. 
  • El 1% de los cánceres de mama se presenta en hombres. 
  • Se producen más de 5800 muertes por año de cáncer de mama. 
    luciana sciutto 2

Detección temprana 

El cáncer de mama es difícil de prevenir ya que es producto de distintos factores biológicos y estilos de vida. Lo que sí se puede hacer es disminuir o evitar ciertos hábitos que pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de mama y, además, concurrir al médico para hacer los estudios con los que se puede detectar a tiempo la enfermedad.

Seguir un estilo de vida saludable es una forma de actuar de modo preventivo: no fumar, reducir el consumo de grasas, realizar actividad física, moderar el consumo de alcohol. También es importante evitar, en la medida de lo posible, las terapias de reemplazo hormonal y la exposición excesiva los rayos X.

En cuanto a los métodos de detección, nos encontramos con el examen clínico de las mamas, la mamografía, y otros estudios de diagnóstico por imagen que se usan en casos puntuales.

1. Consulta anual al médico clínico y ginecólogo: es muy importante en primera medida realizarse estudios clínicos (laboratorios y radiografías de tórax) y ginecológicos (colposcopia, Papanicolaou, mamografía y ecografías de mama y transvaginal). Cada estudio se indica de acuerdo a las edades. 

  • ¿Qué es una mamografía? 

Es una radiografía de la mama que utiliza bajas dosis de radiación. 

  • ¿Cómo se realiza?

Se realiza en un equipo llamado mamógrafo, donde se coloca la mama y se realiza una compresión para homogeneizar el tejido interno, reduciendo el espesor de la misma. Se realizan dos mamografías por cada mama y 4 en el caso de las mujeres con implantes. 

  • ¿Cuándo se indica? 

La mamografía de control se realiza a partir de los 40 años de edad en forma anual. En caso de antecedentes familiares de cáncer de mama, el medico indicará cuándo comenzar con este tipo de estudio.

  • ¿Para qué sirve? 

Está demostrado que la mamografía tiene una alta sensibilidad para detectar lesiones pequeñas (nódulos, distorsiones o microcalcificaciones) que pueden ser cáncer, mucho antes que el médico o la paciente pueda detectar alguna alteración morfológica. 

2. Autoexamen mamario: El autoexamen mamario es una técnica muy difundida para la detección de cuerpos extraños en nuestras mamas. Cada mujer tiene diferente densidad y distribución del tejido y conocerlo ayuda a detectar alguna irregularidad antes de que se cumpla tu control anual. Esta comprobado que el autoexamen no es capaz de detectar nódulos pequeños, sin embargo, el objetivo del examen manual es que conozcas cómo son tus mamas. Si detectás algo, es importante que visites a tu ginecólogo.

¿Cuándo realizarlo

  • La edad ideal para iniciar el autoexamen es a partir de los 20 años. 
  • Una semana después del ciclo menstrual (cuando hayan desaparecido las inflamaciones propias del periodo menstrual que puedan simular o esconder alguna lesión). 
  • En el caso de mujeres post-menopaúsicas o sin menstruación, deben elegir un día y repetirlo todos los meses. 

¿Cómo hacerlo? 

  • Acostadas, paradas, en la ducha. Poné una mano en la nuca y tocá con la mano libre el lado contrario. Repetí del otro lado. 
  • Palpá toda la mama y axila con la yema de los dedos haciendo movimientos en espiral desde el pezón hacia fuera, de afuera hacia dentro: movimientos verticales y horizontales por la mama y axila (de arriba hacia abajo; de abajo hacia arriba, de un lado hacia el otro).
  • Observá tus mamas frente al espejo con las manos al costado del cuerpo, con las manos en la nuca y con las manos en la cintura para detectar si hay diferencias entre una y otra. 

3. Ecografía y resonancia magnética: Además de la mamografía, hay otros métodos de diagnóstico por imágenes, como la ecografía, la cual se usa en forma complementaria al estudio mamográfico y la resonancia magnética que se emplea en mujeres con fuertes antecedentes familiares y mutaciones genéticas.

  • Biopsia: Ante la presencia de un nódulo, el médico puede realizar una biopsia, que consiste en la extracción (por medio de una aguja o bisturí) de una pequeña porción de tejido de la mama a fin de ver si se presentan células cancerosas y en tal caso, definir el tipo de cáncer presente. Las biopsias pueden ser obtenidas mediante cirugías en quirófano donde se extrae toda la lesión o parte de ella. También pueden realizarse punciones con agujas a través de la piel.

Un diagnóstico de cáncer es un acontecimiento que cambia la vida de una mujer. Es un momento en el que afloran sentimientos fuertes producto del impacto de la noticia, las decisiones a tomar y la incertidumbre frente a lo venidero. Cuanto más temprano se detecte el cáncer, mejores son las opciones de curación y, aun cuando se descubre en estadios avanzados (cuando hay síntomas visibles), hay posibilidades de tratarlo con éxito.

Por eso, frente a un diagnóstico de cáncer, la mujer debe recibir toda la información que necesita sobre el tratamiento y los cuidados que deberá tomar. Tiene derecho a ser informada verazmente sobre la enfermedad y aclarar todas las dudas que tenga. Tiene derecho a ser escuchada y a ser atendida en su integridad, tanto en el aspecto médico como psicológico.

También es importante que la mujer esté acompañada, tanto por el cuerpo médico como por sus familiares y amigos. Muchas veces, es útil la ayuda por parte de un/a terapeuta con quien pueda encontrar alivio. Además es bueno que la mujer realice una actividad que le guste y la ayude a sentirse mejor: practicar alguna actividad física suave, leer, pintar, escuchar música o aprender algo nuevo.

El tratamiento puede ser extenso e intenso y, en algunas instancias, puede volverse difícil de afrontar y generar angustia. Tiene que ver con el impacto que implica la enfermedad. Siempre es útil hablar de estas cuestiones y acudir a la ayuda de los profesionales de la salud y a personas cercanas para atenuar estos sentimientos.

La decisión sobre el tratamiento que la mujer realizará para curar la enfermedad (radioterapia, cirugía conservadora o mastectomía) deberá partir de un diálogo consensuado entre ella y el cuerpo médico. Esta decisión siempre debe ser en respeto de los valores de las pacientes, sus preferencias, sus derechos y sus necesidades. 

La detección temprana del cáncer de mama y el tratamiento oportuno salvan vidas.


Referencias: 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s