Mucho sexo y GRL PWR

A pocos días del estreno de su segunda temporada, Sex Education, la aclamada ficción británica de Netflix creada por Laurie Nunn, recibió una lluvia de críticas positivas de la audiencia por su contenido tan diverso, inclusivo y contemporáneo, no menos de lo que esperábamos.

A diferencia de la primera temporada, se tocaron temas que se relacionan mucho con el contexto mundial actual, centrada particularmente en el movimiento de mujeres y disidencias contra la violencia de género y el vacío de ESI en les adolescentes que están iniciando y descubriendo su sexualidad, escondides, con miedos, repletes de tabúes que, aún de más grandes, nos atraviesan a todes. 

De esta manera, la serie protagonizada, entre otros, por Asa Butterfield, Gillian Anderson y Emma Mackey, se convirtió en «una “enciclopedia sexual para adolescentes” que incluye al deseo, la sororidad, el aborto y las nuevas masculinidades. Escenas que son espejo de la vida real y a través de la identificación colectiva funcionan como espacio de contención», expresó SensaCine.

84528811_629357351200737_5679202278741901312_n

Tiene un abordaje tan amplio que puede tocar temas como el vaginismo y la sexualidad reprimida pero también es una temporada donde las mujeres y sus relaciones con el entorno machista cobran una vital importancia. 

Otis, quien tiene un protagonismo en una escuela donde la educación sexual es ineficiente, llena de prejuicios y refiere al sexo solo para la reproducción como sucede en la gran mayoría de las escuelas, comienza a descubrirse sexualmente a raíz de su primer noviazgo. Esto atraerá un mayor desarrollo de personajes, desde la vivencia de la intimidad y las parejas, junto con otros temas como la identidad de género, el acoso sexual y la salud mental.

La discusión sobre el derecho a recibir información sobre sexo seguro, menstruación, sexualidad y, sobre todo, placer será uno de los reclamos principales de les jóvenes y el vehículo de esta temporada.

El indicio de esta necesidad por una mejor educación sexual será plasmada  en el pedido de un estudiante cuando el profesor que dicta la materia de salud intenta responder las preguntas que hicieron les alumnes. Cuando tiene que contestar a las preguntas sobre qué hacer si una pareja niega el consentimiento y cómo cuidarse en una acto sexual homosexual, no puede hacerlo. Jean, quien observa la clase, responde y será la protagonista de este cambio de paradigma dentro de la institución.

68452_gillian-anderson-asa-burrerfield-sex-education

«La serie de Netflix trata con humor y altura situaciones que atraviesan a todxs. A lo largo de los ocho capítulos de esta temporada vemos personalidades distintas y temas como la homofobia y la lesbofobia, la aceptación, la bisexualidad y los prejuicios que se ponen en juego, especialmente en el protagonista». Feminacida

Aun así, se generó cierta polémica por la falta de figuras trans dentro de la tira. Siendo una serie que busca romper con la heteronorma y ser pionera de algo tan importante como es la salud y la sexualidad, las primeras relaciones en pareja, el amor y la identidad de género, la decisión puede deberse al origen de la serie y el crecimiento del transexclusionismo que hay en Reino Unido.

«La ideología de T3RF se ha convertido en la cara de facto del feminismo en el Reino Unido, ayudada por el liderazgo de los medios». Vox Media

A la pregunta de si esta serie nos aporta un mensaje positivo para repensarnos como niños, niñas y niñes vulnerades por un sistema educativo amenazado, alejado de la realidad en cuanto a las necesidad que les jóvenes necesitan: sí. Es un producto que se animó a poner sobre la mesa temas de poco conocimiento para algunes y, para otres, fue el puntapié para lograr ponerle nombre a las problemáticas que siendo adolescentes muches reprimimos por vivir en una sociedad que señala y juzga a través del miedo de querernos libres y de poder decidir qué queremos aprender y cómo.

«Pensar los estereotipos y las formas de abordar nuestros vínculos, para dar entidad a las historias que siempre nos enseñaron a ocultar. Pone un espejo a las experiencias de la vida real en la ficción, volviéndola ahora sí, un espacio de contención.» – Anfibia

El consumo cultural está en auges de cambios y eso nos abre cada vez mas un abanico de oportunidades para contar historias con mensajes que nos hablen del deseo, del amor y no desde el romanticismo sino desde el compañerismo, de role models empoderades, de cuerpos libres y mentes nutridas. Es tiempo de analizar este universo que aun no se había explorado en la ficción juvenil.


¿Te gusta nuestro contenido? ¡Ahora podés ayudarnos a seguir trabajando!

¡Invitanos un café con tu donación!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s