«Mujercitas», el eterno clásico feminista

La experiencia de leer Mujercitas en pleno siglo XXI es, por lo menos, interesante. A más de 150 años de su primera publicación, resulta casi increíble pensar que una historia tan simple sobre las aventuras de Meg, Jo, Amy y Beth March, cuatro hermanas de clase baja en plena Guerra de Secesión en Estados Unidos, continúe siendo relevante hasta hoy.

Sin embargo, si nos remitimos a los hechos, los juegos infantiles de las hermanas March están lejos de ser considerados parte del pasado. Hay algo que convierte a Mujercitas en un clásico feminista de vigencia atemporal, que parece inmune a las lógicas del tiempo y desafía al inevitable envejecimiento de las obras: la novela fue llevada a la pantalla grande por quinta vez y consiguió hacerse un lugar entre las nominadas a mejor película en los Premios Óscar. Esto demuestra que, más allá de las distancias contextuales, hay una historia que aún genera sentido en las mentes del nuevo milenio.

Lo llamativo de Mujercitas es que sus páginas escritas hace un siglo y medio consiguen hablar el mismo idioma que la mujer moderna. La pluma intimista y costumbrista Alcott continúa interpelando a sus lectoras e inspiró a escritoras, cineastas, activistas y políticas de diferentes generaciones. Sin ir más lejos, Simone De Beauvoir confesó en una de sus memorias que se reconoció en Mujercitas, especialmente en una de las hermanas March.

«Me identifiqué apasionadamente con Jo, la intelectual. Brusca, angulosa, Jo trepaba para leer a la copa de los árboles; era mucho más varonil y más osada que yo, pero yo compartía su horror por la costura y los cuidados de la casa, su amor por los libros. Escribía: para imitarla reanudé mi pasado y compuse dos o tres relatos», declaró la referente feminista en Memorias de una joven formal.

¿Quién fue Louisa May Alcott, la autora sufragista de Mujercitas?

Mujercitas fue escrita por encargo, cuando un editor amigo de la familia le pidió a Louisa May Alcott que escribiera una historia simple para chicas. Ella, sin demasiado entusiasmo, accedió. Como no conocía a demasiadas mujeres, se inspiró en sus hermanas y así le dio forma a la obra que le proporcionaría la fama y el reconocimiento de por vida.

Con un indudable aire autobiográfico, las andanzas de las hermanas Alcott encuentran su alter ego en las March. Como es de esperarse, la rebeldía de Jo es el reflejo de su autora, quien nunca se sometió a los mandatos de la época: no se casó ni tuvo hijos y dedicó su vida a la literatura mientras servía en un hospital durante la Guerra de Secesión. Defensora del sufragio femenino, opositora a la continuidad de la esclavitud y polémica en los temas que tocaba en sus escritos más adultos, Louisa May Alcott desafió lo establecido hasta el momento de su muerte.

Louisa May Alcott.
 

Si bien Mujercitas fue su primer éxito en ventas, no fue su primera incursión en la literatura. Al igual que sus mujercitas, la autora provenía de una familia de pocos recursos y tuvo que probar suerte en oficios como la enseñanza, el cuidado de niñxs y la enfermería. Sin embargo, lo suyo siempre fue la escritura: antes del fenómeno de Mujercitas, había logrado publicar libros de suspenso bajo el seudónimo A. M. Bernard y había vendido historias a revistas femeninas.

En 1868, cuando los primeros ejemplares de Mujercitas comenzaron a llegar a manos de sus lectoras, la novela se convirtió en un absoluto éxito: vendió dos mil copias rápidamente y a la autora le comenzaron a llegar cartas a su casa preguntando por los personajes. Es fácil entender por qué la novela causó tal revuelo en ese entonces: además de la simpleza que le jugó a su favor, sus personajes entrañables y su referencialidad, a la luz de un contexto que comenzaba a perfilar grandes debates en términos de los derechos de la mujer en Estados Unidos, la escritora ponía en duda los esquemas de su tiempo.

La casa en donde la autora escribió Mujercitas.
 

Alcott invitaba con sutileza a sus lectoras a repensar los mandatos que recaían en ellas. En tiempos en los que el matrimonio por arreglo era moneda corriente y las mujeres vivían por y para sus familias, se podía leer a Marmee diciéndole a sus hijas que las prefería pobres pero felices y las invitaba a casarse por amor. Casi de forma premonitoria a los tiempos de resistencia que se vendrían, se escucha entre líneas la voz de una autora que se negaba a ver el matrimonio como imprescindible para las mujeres.

Mujercitas en la gran pantalla

La primera vez que las hermanas March salieron en la pantalla grande fue en 1918, de la mano del director Harley Knoles, en una película muda. Sin embargo, esta versión se considera perdida ya que no se encuentran registros físicos de ella. Le siguieron tres adaptaciones más: en 1933, con Katherine Hepburn en la piel de Jo; en 1949, con Janet Leigh y Elizabeth Taylor como parte del elenco; y en 1994, con un reparto de renombre que incluye a Winona Ryder, Kirsten Dunst, Christian Bale, Claire Danes y Susan Sarandon.

A más de 25 años de la última película inspirada en este clásico, llega una nueva adaptación de la mano de Greta Gerwig, quien dirigió la aclamada Lady Bird en 2017. Con un elenco colmado de talentos jóvenes como Saoirse Ronan, Emma Watson, Florence Pugh, Eliza Scanlen y Timothée Chalamet, y figuras consagradas como Meryl Streep y Laura Dern, la historia de las hermanas March vuelve a ser relevante.

Greta Gerwig y Emma Watson (Meg March) en set.
 

Gerwig, que leyó el libro por primera vez durante su adolescencia, contó que cuando se reencontró con él en sus treinta sintió como si nunca lo hubiera leído antes.

«Era completamente moderno, urgente, extraño y relevante, y tomaba con exactitud los temas que más me importan: la autoría, la propiedad, las mujeres, el dinero y el punto en que todos se cruzan», declaró la directora a TheWrap.

Estos tiempos de revolución y cuestionamiento a las formas establecidas de ser parecen los indicados para poner luz sobre una historia de sororidad y libertad. Hoy, con el auge del movimiento feminista, se puede hacer una relectura sobre la obra de Alcott -cuya actualidad es indiscutible- y encontrarle nuevos matices que no se han explorado hasta el momento.


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s