María de los Ángeles Lescano: pelear por la absolución

María de los Ángeles Lescano fue condenada por homicidio calificado a 13 años y seis meses de prisión por haber defendido su vida de quién ejerció violencia sobre ella en repetidas ocaciones, Jorge «Pey» Ibáñez, quien resultó muerto. La justicia la dejó sola durante todos esos años, la abandonó y, cuando ella se defendió, la condenó.

El 17 de agosto de 2019, la justicia de Santiago del Estero condenó a María de los Ángeles por no considerar que ella había actuado en legítima defensa cuando se defendió de una violación, con el mismo cuchillo que su agresor Jorge Ibáñez llevaba mientras la amenazaba. Durante diez años, en diferentes situaciones de su vida, María de los Ángeles corrió riesgo inminente.

Esta condena es sexista y patriarcal: carece de un tratamiento con perspectiva de género, no tiene en cuenta los antecedentes y además pretende disciplinar a una mujer que solo tuvo la intención de salvarse, después de una década de sometimiento, amenazas y violencia.

María fue sometida durante más de una década a la violencia de género perpetrada por su ex pareja Ibáñez. El 12 de noviembre de 2017 ella se defendió de un intento de violación. Esa madrugada Ibáñez permaneció en la esquina de la casa de María y esperó su oportunidad para cometer el ataque sexual. Ingresó a su domicilio y la amenazó con un cuchillo, intentó abusar sexualmente de ella, aprovechó que en la vivienda se encontraba María acompañada por sus hijxs y lxs de Ibáñez -menores de edad- mientras dormían.

En otras oportunidades «Pey» había violentado a María. Durante muchos años, incluso habiendo finalizado la pareja, él no dejaba de amenazarla. Hubo lesiones y ataques sexuales, que quedaron registrados en las denuncias que María realizó desde el 2007. Entre todos esos hechos denunciados, hubo un intento de femicidio y un incendio provocado por Ibáñez a la vivienda donde María vivía con sus hijxs, encontrándose estxs dentro del lugar.

La última de las agresiones en su perjuicio ocurrió en noviembre de 2017 en el barrio La Tradición, cuando Ibáñez abusó sexualmente de ella, además de golpearla en la cabeza con un adoquín por lo que debió ser hospitalizada. Unx de sus cinco hijxs fue testigo del hecho. Ese fue el día en que María de los Ángeles mató a su ex pareja en defensa propia.

La violencia era incesante y todo el tiempo Ibáñez le demostraba a María de los Ángeles que no iba a parar. Lescano había recurrido a la justicia y a la policía, sin embargo no tuvo la protección necesaria para que su vida y las de sus hijxs no estuvieran en peligro. Lo que hizo ella fue salvarse a sí misma.

La noche en que ella se defendió, el agresor le habría dicho a un amigo suyo -testigo en la causa-: «Estoy re jugado, esta noche es ella o yo», mientras le mostraba el cuchillo que guardaba bajo su ropa. Cuchillo con el que después se defendió María. De esta manera, incluso haciendo partícipe involuntario a otra persona, Ibáñez manifestaba las intenciones de atentar contra la vida de su ex pareja.

Ibáñez ingresó a la casa de María y ella tuvo que hacer todo lo posible para salvar su vida, para no ser abusada y asesinada. Así fue como le provocó una única herida a su atacante. Al no poder cumplir con lo que había ido a hacer, Ibañez salió a la vereda y desde allí comenzó a arrojarle piedras a María. Horas más tarde de eso, María se enteró que su agresor había muerto.

En tanto, el próximo 28 de febrero a las 8:30 am en el Palacio de Tribunales, la Red de Abogadas Feministas en conjunto con el abogado defensor de María, el Dr. Ricardo Rubén Tevez, con acompañamiento de varias organizaciones feministas y de derechos humanos como el NUM, la Colectiva de Comunicadoras, el MOCASE VC, la Asociación de Pensamiento Penal, entre otras, solicitarán al Tribunal que se encuadre el hecho bajo la causal de «justificación de la legítima defensa en contexto de violencia de género», para así poder revertir la condena que pesa sobre María de los Ángeles y que se consiga la absolución.


Fuentes:

  • Red de abogadas feministas (Santiago del Estero)
  • NUM (Santiago del Estero)