Mujeres inventoras: Lupe Hernández

En época de pandemia y virus, los antibacteriales son de los productos de higiene personal más utilizados a nivel global. Y hoy en día, como consecuencia del coronavirus, volvieron a ser furor. Aunque la medida más importante consiste en lavarse las manos con agua y jabón, los desinfectantes son la forma más práctica de higienizarse.  ¿Alguna vez te preguntaste por su origen?

El antibacterial para manos fue creado por Guadalupe Hernández, o Lupe, como es mayormente conocida. Si bien no hay mucha información sobre su vida, fue una de las personas que, sin saberlo, ayudó y ayudará al mundo entero.

La latina oriunda de Bakersfield, California, estudiante de enfermería, se topó en 1966 con una gran inquietud: la escasez de agua y jabón que sufrían tanto lxs médicxs antes de entrar en contacto con lxs pacientes, como lxs ciudadanxs que no tenían acceso al agua caliente.

Los efectos antimicrobianos del alcohol ya eran conocidos pero fue ella quien encontró una forma útil y práctica de implementarlo y de ponerlo en circulación para aquellxs que lo necesitaran. Según Político MX, el gel antibacterial fue creado con una solución de alcohol entre el 60%-65%, capaz de matar en 30 segundos a un 99.9% de bacterias.

La historia cuenta que Lupe, viendo el éxito que su producto podía alcanzar, decidió patentarlo. Sin embargo, al inicio, su invento se utilizó de forma exclusiva en hospitales locales y luego fue expandiéndose a través de Estados Unidos para, finalmente, alcanzar a todos los países del globo.

Y, como suele suceder, su idea fue implementada por personas con mayores recursos para lanzarla a la venta indiscriminadamente.

purell_ad_1990_large1
Publicidad Purell (1990)

En 1988 la empresa privada estadounidense Gojo lanzó al mercado Purell: el primer sanitizante comercial de la historia. Pero no fue hasta la aparición de la influenza  H1N1 (Gripe A) en el año 2009 que el alcohol en gel comenzó a ser vendido a una escala mayor y los ingresos no dejaron de aumentar desde entonces.

También fue replicado por otras empresas que lo acondicionaban con distintas características que lo hicieran destacarse como, por ejemplo, los aromas, los colores e, incluso, los brillos. Hoy, el producto es utilizado tanto a nivel personal como en establecimientos públicos mediante dosificadores.

Una industria en crecimiento

El medio El Español afirmó que después de la gripe porcina, teniendo en cuenta lo divulgado por la consultora Nielsen, la venta de geles y toallas antibacteriales se disparó en un 70%. En el año 2002 el mercado de geles estaba valorado en 25 millones de euros y en 2006 ya reflejaba 74 millones. Para 2015 la suma era de 231 millones de euros.

Según Milenio, en base a un reporte llamado «Mercado de desinfectante de manos por producto, canal de distribución y uso final: análisis de oportunidad global y pronóstico de la industria 2017-2023», se espera que dentro de tres años la industria del gel antibacterial alcance los 755 millones de dólares, alrededor de 822 millones de euros.

Una buena higiene de manos es necesaria para prevenir el contagio de infecciones, virus y el contacto con gérmenes. Los beneficios planteados por el gel antibacterial son muchos: desde eliminar casi el 100% de las bacterias, su larga duración si es embotellado y no necesitar enjuague hasta el hecho de que es seguro para que lo utilicen lxs niñxs y que, en general, todxs tenemos acceso al gel. Así, logramos estar desinfectadxs la mayor parte del tiempo.

¡Gracias, Lupe, por tu gran aporte!

 


Fuentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s