Bienvenides al home office

Desde que el gobierno nacional comunicó la cuarentena de manera voluntaria, en las distintas empresas comenzaron a diseñarse los modus operandi para implementar el home office y que el hashtag #stayathome que emplean desde LinkedIn sea una realidad y no otra venta «copada» de algún vendedor con técnicas bien aceitadas.

En el mundo de las empresas, trabajar desde casa era solo una iniciativa de empleadores que estaban a la vanguardia de sus colegas. Algunes comenzaron a implementarlo de manera progresiva con uno o dos días a la semana. Sin embargo, el home office no era solamente una preocupación de empleadores: les trabajadores tenían sus temores enraizados en que la jornada laboral se volviera interminable, dado que contestar correos fuera del horario podría ser la regla.

De más está decir que, en esta prueba de ensayos y errores a la que hemos sido sometides por la llegada del COVID 19, no solo tendremos que ser amigues de la tecnología sino también de la responsabilidad que implica poder tener el «privilegio» hoy de trabajar desde casa.

Herramientas

En el mundo del home office habrá que determinar cuáles son las herramientas que nos facilitan las tareas en nuestro trabajo y descargarlas en nuestro celular o computadora para tenerlas a mano también en nuestra casa. Una favorita es Asana, utilizada para agendar las actividades que tenemos que realizar cada día.

Además nos permite incorporar a les colaboradores que nos ayudarán a realizar esas tareas. Si nuestro trabajo implica el trabajo con otres, es una herramienta que ordena y optimiza el trabajo colaborativo entre les compañeres. Tiene un calendario que permite incluso visualizar el mensual de nuestros pendientes. Asana permite generar una cuenta y se vincula con tu correo electrónico, por lo que siempre tendrás un recordatorio para que tus tareas no se te pasen por alto ante la cotidianidad del hogar.

Otra herramienta útil y simple, sin necesidad de descargas, es el calendario que tenemos en nuestro celular, que cuenta además con alarmas.

Si bien las dos opciones recomendadas son para «ordenar» nuestro día, mantener el contacto con les superiores no es menos importante para realizar una labor adecuada y que tu tránsito de la oficina al home office no cause estrés, sobre todo por los cambios que pueden darse de un día al otro y para evitar cualquier desencuentro.

En este sentido, los grupos de WhatsApp son muy recomendables con tus compañeres y jefes. Algunas empresas utilizan Skype o Hangouts para realizar las videoconferencias donde podrás plantear tus inquietudes, tus avances en la tarea que se te encomendó y ponerte al tanto con los cambios que hay en tu rubro si existieran.

Si tu trabajo está orientado a la redacción no puede faltar Google Drive, que no solo te permite realizar escritura sino que además ofrece plantillas para una calendarización y diapositivas para una presentación. Podés compartir con otres el vínculo y tendrán acceso a editar.

El trabajo en redes sociales, sobre todo el que realiza un community manager, implica una relación codo a codo con el diseñador gráfico. Y el trabajo del diseñador puede ser alojado Dropbox. Una nube que te permite visualizar y ordenar por cuentas ese trabajo, para que no pierdas la calma a la hora de publicar.

Actitud home office

Las herramientas son muy importantes para mantenernos actives y conectades en nuestro trabajo., pero no son útiles si a eso no le sumamos nuestra actitud. Quienes creen que trabajar en casa es hacerlo desde la cama y en pantuflas, tendrán que aprender que aunque efectivamente puede hacerlo, les expertes no lo recomiendan.

El home office nos invita a un montón de distracciones, a distendernos muy por demás. Por ello se recomienda ser lo menos flexibles en ese ámbito: si al trabajo no vamos de pijama y pantuflas, no lo hagamos en casa. Si no queremos usar traje o «la ropa de trabajo», usemos ropa cómoda.

En el horario de trabajo no decidamos desayunar, cocinar o realizar tareas que no tengan que ver con ello. Eso no solo genera la baja en nuestro rendimiento sino que además puede ocasionar malestar entre les compañeres de trabajo porque, implícitamente, hablaría de que no lo estamos «tomando en serio».

Trabajar home office hoy es un privilegio. No podemos ignorar que son muches les trabajadores que verán sus ingresos disminuidos en épocas de pandemia. Entonces, debemos aprovechar esta oportunidad para demostrar a nuestres superiores que rendimos igual sin importar el lugar físico. Cuando hagamos la cuenta del tiempo que ahorramos en transporte publico y el dinero que gastamos en él, podremos ver sus beneficios y sus pocas desventajas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s