Mucho amor nos une

Casa M.A.N.U. es un hogar que recibe a niños hijos de madres con VIH que viven en contextos de vulnerabilidad. Su objetivo es darles la posibilidad de tener un hogar, acompañar sus tratamientos y mejorar su calidad de vida.


En los años 90, cuando comenzó la historia que llevaría a la fundación de Casa M.A.N.U. (Mucho Amor Nos Une), poco se sabía del VIH. Había un gran estigma a su alrededor y mucha desinformación. Para ese entonces, era impensada la posibilidad de tener una buena calidad de vida a partir de un diagnóstico positivo, así como tampoco existían los tratamientos que hoy permiten lograr una carga indetectable de VIH en las personas.

La familia de Silvia Casas no era ajena a este contexto. Sin embargo, como una de las tantas familias de acogida que hay en nuestro país, le abrieron los brazos a Emanuel quien formó parte de la familia hasta que su cuerpo decidió que era hora de partir. Manu, como lo llamaba su familia, fue el motor que impulsó la creación de Casa M.A.N.U.

hqdefault
Silvia Casas, fundadora de Casa M.A.N.U.

«En plena crisis de 2001 fundamos la Asociación Civil MANU y en 2002 pudimos abrir el hogar en un departamento que nos habían cedido en comodato, acá en Monte Grande. Los objetivos con los cuales se fundó aún permanecen a su memoria: darle la posibilidad de tener un hogar, contención, tratamiento médico, calidad de vida a más chiquitos como él», cuenta Silvia, fundadora del hogar.

En este momento, el hogar alberga a 21 niños de entre 4 meses y 4 años. El equipo de Casa M.A.N.U. está formado por 70 voluntarios, de los cuales 40 están abocados exclusivamente a las tareas de cuidado dentro del hogar. A causa del aislamiento social preventivo por el COVID-19, decidieron que haya tres voluntarios que residen de manera permanente en el hogar para evitar el ingreso y egreso de gente que podría poner en riesgo de contagio a los niños que viven allí.

El hogar funciona bajo la órbita de la Secretaria de Promoción y Protección de Derechos de Infancia como parte de las medidas de abrigo institucional. Los niños llegan  tras situaciones de abandono o cuando la justicia decide que sus familias no están en condiciones de hacerse cargo de su crianza. El objetivo es lograr que el niño mejore su calidad de vida y, eventualmente, pueda revincularse con su familia o encontrar un nuevo hogar definitivo. 

«Cuando los chicos encuentran una familia, en algunos casos seguimos en contacto con ellos. Los más grandes preguntan, quieren volver, ver de nuevo la casa o encontrarse con algún par. Esas cosas son muy lindas y ocurren. A todos nos hace muy bien porque tampoco se puede borrar el pasado, la historia que tuvieron esos niños. A las familias les decimos de la importancia de estas cuestiones. Que el niño pueda saber que formamos parte de su pasado, que fuimos su familia de alguna manera y que recibió atención, dedicación y amor como cualquier otro chico debe recibir».

Cuando Silvia comenzó su militancia, fue parte de Cruz Roja Argentina dentro del programa nacional de VIH y SIDA, donde conoció de primera mano cuál era la situación en nuestro país.

«Se avanzó mucho en todo lo que es la incidencia política, en lo que sabemos que se pueda hacer con una persona con diagnóstico positivo, con una ley que es buena pero hay que aggiornar a la realidad actual. Siempre digo, quienes accionaron y quienes han logrado este cambio han sido indudablemente las organizaciones sociales».

Desde Casa M.A.N.U. se realizan charlas y actividades de concientización sobre VIH y también son uno de los centros de testeo que hay en nuestro país, con voluntarios que se capacitaron específicamente para realizar estas tareas.

78402935_3245487818858848_8196614818610806784_o

Si bien cada niño que vive en el hogar cuenta con una beca para menores institucionalizados, ese monto no llega a cubrir la totalidad de sus necesidades básicas. Es por eso que de forma constante están realizando actividades para recaudar fondos y poder cubrir todos los gastos del hogar. Uno de los eventos más importantes es la Correcaminata que organizan hace ya 9 años. También realizan ferias americanas con la colaboración de la comunidad y reciben donaciones de sus colaboradores.

WhatsApp Image 2020-04-14 at 22.03.30

«En un momento tan angustiante como este, donde está parada la sociedad y la economía, tampoco se piensa qué hacemos las instituciones que tenemos chiquitos adentro. Cómo nos vamos a manejar si no seguimos pidiéndole ayuda a la gente. No ha habido ninguna medida extra por parte del organismo provincial para dar un subsidio especial».

A raíz de la situación actual causada por el aislamiento, el hogar quedó desprotegido y sin posibilidad de realizar los eventos que le aportan gran parte de los recursos que necesitan para cubrir los gastos. Es por eso que lanzaron una campaña para que la comunidad pueda realizar donaciones a través de una web. Con distintas opciones preestablecidas a través de la herramienta de MercadoPago, la gente puede colaborar con el hogar para que los niños puedan seguir recibiendo los cuidados de la misma manera que lo vienen haciendo desde hace años.

Cuando Emanuel llegó a la vida de Silvia, todo cambió por completo. Para él, para su familia pero, por sobre todo, para muchos niños que gracias a su legado encontrarían un hogar para siempre. En tiempos donde la ignorancia parece reavivar los discursos de odio, es fundamental contar con espacios como Casa M.A.N.U., donde desde el amor y la contención, día a día logran formar una gran familia que mejora la calidad de vida de los niños que forman parte de ella.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s