Creemos (en) un mundo mejor

Durante los últimos meses, han circulado imágenes de cielos azules más limpios que nunca y animales transitando por calles desiertas que habitualmente se encuentran hiperpobladas. Desde nuestra ventana, el otoño nos golpeó la cara mostrándonos tardes soleadas y noches estrelladas que nos dejaron con las ganas de saborearlas al aire libre.

Pasan los días y nos percatamos que son pocas las cosas que necesitamos en nuestro cotidiano. Nos hicimos conscientes de la urgencia del contacto físico y corporal para nuestra propia existencia. En el mundo «yo me quedo en casa», el pijama fue el mejor aliado y las ganas de consumo se reemplazaron de inmediato por las de abrazar.

En la nueva normalidad se abren puertas e interrogantes. El nuevo paradigma nos invita a repensar y reorganizar nuestras formas de vida. Hasta este momento, fuimos la especie en peligro de extinguirlo todo, que caminaba a paso firme y decidido hacia nuestro propio fin. ¿Seremos capaces de estar a la altura de lo que la Historia nos demanda?

Cambio climático en Latinoamérica

Los cambios ambientales son producto de un aumento drástico de gases que atrapan el calor en la atmósfera (conocidos como gases de efecto invernadero) derivados de la actividad humana e industrial. Dentro de estos gases encontramos el dióxido de carbono (CO2) y el óxido nitroso (N2O), producidos por el uso de combustibles fósiles, la erosión del suelo, la deforestación y la agricultura. También el metano (CH4), derivado de la biomasa, el ganado, la minería y el combustible del transporte, entre otros. Hoy en día estos gases se encuentran en los niveles más altos de los últimos 650.000 años.

Los efectos del cambio climático se encuentran íntimamente ligados a cuestiones ambientales pero también se relacionan con asuntos económicos, políticos y sociales, en particular con las grandes desigualdades. América Latina, considerada el área más desigual del mundo, es una región en particular perjudicada por sus características socioeconómicas, institucionales y geográficas.

Las emisiones de CO2 en esta zona son menos del 10% y, aunque esto pareciera poco, somos altamente vulnerables a los efectos del cambio climático debido a la pobreza extrema y a la imposibilidad de recursos para hacer frente a estos cambios.

grafico
Cambio climático y opinión publica en América Latina (Carmelo Polino).

Las prioridades y problemáticas de cada uno de los países latinoamericanos son diversas y heterogéneas. En lo que a cambio climático se refiere podemos observar que las voces pueden ser unánimes en la relevancia de la problemática. En el latinobarómetro publicado en el año 2017 se puede observar que la mitad de la población de la región escoge el ambiente y el cambio climático entre los temas más relevantes para el desarrollo de sus respectivos países, basado en igualdad de políticas sociales, inclusión y reducción de la pobreza.

El cambio climático constituye un reto para los asuntos públicos de la democracia y transforma a la sociedad en un agente central del proceso. Esto explica la enorme importancia del problema en la agenda política nacional e internacional que estimula el incremento de las investigaciones científicas sobre el área.

Ciencia: ¿causa o solución? 

Desde hace algunos años, existe un acuerdo en constante crecimiento sobre la necesidad de dirigir los esfuerzos de la investigación e innovación hacia la producción de tecnologías amigables al ambiente, de producir desarrollos científicos y tecnológicos favorecedores de la sostenibilidad. Esto incluye nuevas fuentes de energía, limpias y renovables, eficacia en la obtención de alimentos, prevención de enfermedades y catástrofes, maternidad y paternidad responsable, tratamiento y disminución de residuos, transporte de impacto reducido, entre otros.

Este planteo exige priorizar el impacto medioambiental por sobre la búsqueda de beneficios particulares a corto plazo, dejando de lado la idea simplista de que los problemas de la humanidad actual dependen solo de las tecnologías de avanzada, para recordar que la problemática es fundamentalmente ética. 

Bajo esta premisa, una de las funciones de las ciencias debe ser la de brindar información certera y de calidad para permitir una mejor formulación y selección de las políticas relativas al medio ambiente y al desarrollo en el proceso de toma de decisiones. Para lograr este requisito, es indispensable incrementar el conocimiento de las ciencias, mejorar las evaluaciones científicas a corto plazo, fortalecer la capacidad científica, lograr que la ciencia trabaje a disposición de los requerimientos de cada país en particular y asegurar inversión sostenida por parte de los gobiernos en este área.

Como primera medida para mejorar la base científica, es preciso profundizar los conocimientos sobre la Tierra: los océanos, la atmósfera, los ciclos de agua y de las corrientes de energía que forman parte del sistema. La ciencia es el nexo fundamental que vincula la importancia del planeta Tierra como sustento de vida con las estrategias adecuadas de desarrollo basadas en que el planeta siga funcionando.

Dentro de este nuevo paradigma que nos toca afrontar, lejos de demonizar el papel de las ciencias como causante de todos los problemas medioambientales, se reivindica como modelo indispensable para la búsqueda de posibles formas de lograr el desarrollo sostenible, así como también en los procesos de formulación de políticas públicas que aseguren la integración de la ciencia y la sociedad.

¿Feminismo como solución?

Los estudios de género son el eje transversal a las cuestiones ambientales, científicas y sociales que nos permiten revelar entramados en el tejido social, en particular a lo que desigualdades sociales refiere. La relación entre género y clima aporta fundamentos para definir al género como pilar indiscutido en el proceso de desarrollo de políticas públicas basadas en evidencia científica contra el cambio climático.

En el último año, han surgido estudios feministas de la ciencia que ayudan a abordar desde otro ángulo los problemas encontrados en temas relacionados con la crisis medioambiental (Iniesta-Arandia y col. 2020). De esta manera, se puede abordar la problemática mediante el diseño de interfaces ciencia-gestión-sociedad que sean efectivas y legítimas para la producción de conocimientos. Para lograr efectivamente este propósito, las formas de hacer ciencia deben ser innovadoras y transformadoras, interrelacionando disciplinas académicas, en particular de los estudios de Ciencia, Tecnología y Sociedad.

Desde estos estudios se reclama la importancia de reconocer y valorar conocimientos plurales y diversos que no solo incluyan a la ciencia formal y académica sino también a las resistencias, luchas de pueblos originarios y campesinos, reconociendo que todos los conocimientos son interpretaciones de la realidad que dependen del contexto y de las condiciones donde se producen.

De la teoría a la acción

Conocer las interrelaciones existentes entre género y ambiente nos permite detectar la vulnerabilidad de toda la sociedad (y en particular de las mujeres) ante los efectos del cambio climático. Nos planteamos y repensamos la necesidad de dar bases de sustentabilidad ecológica y de equidad social al proceso de desarrollo, postulando la necesidad de fundar nuevos modelos de producción y estilos de vida en las condiciones de cada región.

En la nueva normalidad que afrontamos, la necesidad de reformulación de políticas públicas basadas en evidencia científica comprobable, nos permitirá disminuir desigualdades y emprender estrategias de mejoría y adaptación frente al cambio climático. Al mismo tiempo, pensando a la sustentabilidad como el proceso que permite satisfacer las necesidades de la población actual sin comprometer la capacidad de atender a las generaciones futuras.

Los aportes desde el feminismo ofrecen soluciones transformadoras: considerar las interacciones entre los conocimientos científicos y populares para entender la amplísima diversidad que se desarrolla a lo largo del tiempo.


Fuentes

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s