#Reseña Mrs. America

 Artículo colaboración por Mariana Parodi Navone


La semana pasada terminó Mrs. America, la serie de Hulu y FX que se adentra en la lucha que constituye la Enmienda por la Igualdad de Derechos (E. R. A.) en los Estados Unidos, situada a finales de los 70. Por un lado tenemos a Phyllis Schlafly, un ama de casa conservadora que fue la impulsora de campañas contra el aborto y la E. R. A. (Equal Rights Amendment). Por otro, nos muestra la segunda ola del feminismo en su esplendor con grandes representantes tanto en política como en agrupaciones o revistas.

La miniserie de 9 capítulos muestra las representaciones de las mujeres más relevantes de esa época como la congresista Bella Abzug (Margo Martindale), la candidata presidencial y primera congresista mujer afroamericana Shirley Chisholm (Uzo Aduba), la congresista conservadora pero feminista Jill Ruckelshaus (Elizabeth Banks), la autora de La mística de la feminidad Betty Friedan (Tracey Ullman) y la activista feminista Gloria Steinem (Rose Byrne). También participan Sarah Paulson y John Slattery.

En la imagen se ve a la actriz Rose Byrne interpretando a Gloria Steinem y a Margo Martindale en el rol de Bella Abzug.

Su creadora, Dahvi Waller (Mad Men/Desperates Housewives), toma una postura neutral estructurando los episodios en base a cada una de las mujeres que fueron importantes en el feminismo (y el antifeminismo), mostrando sus luchas personales, las contradicciones internas del movimiento feminista y cómo se formó su oposición analizando históricamente a la ultraderecha, tan vigente y presente ayer como hoy.

La narración en base a Phyllis Schlafly (Cate Blanchett) la muestra tan humana como se puede, sufriendo machismo aún sin percibirlo, y enriquece el relato sin condenarla, dejándola a nuestro juicio. Muestra a una mujer inteligente y privilegiada con dotes para la política que aprovecha para formar una oposición enérgica aún sin importarle esa lucha porque no es su lucha. Su radicalidad se volvió su enemiga y logró que Reagan buscara a otro tipo de conservadora, más diplomática, para el cargo que ella soñaba.

Defensora de los roles de género tradicionales, donde la mujer debe ser fiel esposa y madre, consiguió ser la oposición fuerte argumentando que la E. R. A. supondría el reclutamiento de mujeres en el servicio militar, baños unisex y eliminaría los beneficios de «esposa dependiente». También negaba la educación sexual y el acoso sexual porque no eran un problema «para las mujeres virtuosas».

En la imagen se ve a Cate Blanchett interpretando a Phyllis Schlafly.

¿Qué es la Enmienda de Igualdad de Derechos?

Es una propuesta de enmienda a la Constitución de los Estados Unidos diseñada para garantizar la igualdad de derechos legales para todos los ciudadanos americanos sin importar el género. Busca terminar con las distinciones legales entre hombres y mujeres en temas como divorcio, propiedad, empleo y otros. La primera versión de la E. R. A. fue escrita por Alice Paul y Crystal Eastman en diciembre de 1923.

En los 60, en plena oleada del feminismo, la E. R. A. obtuvo mucho apoyo y tras ser reintroducida fue aprobada por la Cámara de Representantes y por el Senado de los EE. UU. La enmienda fue enviada a las legislaturas de los Estados para su ratificación y cuando alcanzó 35 de las 38 ratificaciones estatales necesarias, con apoyo bipartidista, apareció en escena una casi desconocida Phyllis que movilizó a las mujeres conservadoras para oponerse. Ellas argumentaban que la enmienda pondría en desventaja a las amas de casa y perderían protecciones como la pensión alimentaria.

En la imagen se ve a Phyllis Schlafly. Fuente: CORDON PRESS

En 1978, el Congreso la aprobó y el presidente Carter firmó una resolución para ampliar el plazo de ratificación hasta el 30 de junio de 1982. La validez de esa extensión fue controvertida y se ha intentado ampliar o eliminar el plazo desde esa época. Al día de hoy, casi un siglo después, se ratificó en 38 estados pero debe superar otros obstáculos legales para poder agregarla a la Constitución de Estados Unidos.

La serie, que aún no está disponible en Argentina, nunca pierde la conciencia de ese pasado donde se forjaron las raíces del feminismo de hoy y cruza un paralelismo con el presente donde la ultraderecha se encuentra a la vuelta de la esquina.


                                                                          

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s