#Reseña Valeria: ¿el nuevo Sex & the city?

Artículo escrito en colaboración por Carla Volpini y Paulina Ríos Valdivieso


La serie de Netflix Valeria (2020) aspira a tener mucho de la tan exitosa Sex & the city (1998). ¿Lo consigue? ¿Qué retoma y qué deja de lado? ¿Qué tienen estas historias de feministas?

Tener 30, ser coqueta y próspera

Valeria (2020) fue estrenada a comienzos de mayo y llegó a liderar el ranking de series más vistas en Netflix de nuestro país. Sus publicidades la presentaban como heredera de la mítica historia que tenía de protagonista a Carrie Bradshaw. Ambas series presentan un grupo de amigas de casi 30 años, trabajadoras, independientes económicamente y en crisis tanto laborales como amorosas. Mientras que la original tiene como escenario la cosmopolita Nueva York, la moderna transcurre en el sofocante verano madrileño. 

Valeria (Diana Gómez) tiene una crisis matrimonial y un bloqueo en la escritura de su novela. En esa situación conoce a Víctor (Maxi Iglesias), que aparenta ser la solución a todos sus problemas: No solo es un «galán de telenovela» que le despierta toda la libido que tenía dormida, sino que también la alienta a seguir sus sueños y no dejar de escribir.

Carmen (Paula Malia), Lola (Silma López) y Nerea (Teresa Riott) aconsejarán a su amiga en el dilema que se le presenta: concretar sus fantasías sexuales y seguir escribiendo o continuar con su matrimonio y buscar un trabajo formal. 

Transgresora, pero no tanto 

Si bien esta historia aparenta romper con la típica comedia romántica para mujeres, está en duda si lo logra ya que termina cayendo en varios lugares comunes. ¿Es Valeria tan «feminista» como se publicita?

Desde Lola, que es la más abierta sexualmente, hasta Nerea, que es lesbiana y está cansada de ocultarlo, la estabilidad de las cuatro depende directamente de sus relaciones amorosas. En el caso de Valeria, tanto sus inseguridades como su bloqueo para escribir están basados en un deseo sexual no satisfecho por su marido.

Aunque hay que reconocerle que se llegan a tocar temas como el orgasmo femenino, el placer y el poliamor, no se ahonda lo suficiente en ninguno de ellos ni se los problematiza. 

La producción de Netflix está basada en la exitosa novela digital En los zapatos de Valeria (2013) de Elísabet Benavent, quien reconoce Sex & the city como una gran inspiración. La gran diferencia radica en que la sociedad de los 90 no estaba para nada acostumbrada a escuchar sobre este tipo de tópicos.

La historia de Sex & the city

El 6 de junio de 1998 se estrenó el primer episodio de Sex & the city, que representó un éxito y un cambio radical para su época al plantear temas considerados tabú en ese momento. Bisexualidad, promiscuidad, infidelidad, aborto, religión, acoso laboral, ser madre soltera, infertilidad; pero también individualismo, integridad y sororidad.

Al igual que Valeria, Sex & the city nos presenta un grupo de cuatro amigas. El personaje principal de esta serie es Carrie Bradshaw, quien representa el lado más espontáneo y aventurero de su grupo de amigas. Ella es escritora y nos cuenta a través de sus columnas en un diario todas sus relaciones, ya sean de trabajo, amistades o parejas. A partir de estas experiencias aprende y nos enseña al mismo tiempo cómo lidiar con diversas situaciones.

El personaje representado por Lola en Valeria está probablemente inspirado en el de Samantha Jones: la mujer empoderada, que no teme hablar de su sexualidad y se atreve a descubrir e ir más allá del placer convencional para explorarse a ella misma como mujer mediante el sexo.

«Me estoy masturbando. Te dije que me pasaría el día haciendo eso».

El estereotipo de la mujer que quiere casarse, tener hijos y una vida perfecta de revista es representado por Charlotte York-Goldenblatt. Sin embargo, no deja transgredir la línea de su integridad y tampoco pospone sus sueños por ningún hombre.

La cuarta amiga de este grupo es Miranda Hobbes, quien representa a la abogada enfocada en su trabajo, cuya prioridad es el negocio. Al analizar este personaje, se puede pensar que está caracterizado «como hombre», por anteponer su trabajo a su familia y mostrarse como la más práctica en la toma de decisiones. De hecho, cuando ella se enteró de que estaba embarazada, su primera reacción fue no continuar el embarazo porque une hije podría quitarle tiempo de trabajo o hasta dejarla desempleada.

Una posible lectura de estos personajes es que son cuatro facetas que, juntas, componen a cualquier mujer de la época. Sex & the city nos presenta a una mujer dividida en una especie de cuatro elementos, que representan la personalidad que se le atribuye a cada una. 

El tema principal de esta serie es la sororidad y el compañerismo de estos personajes, ya que cuando alguna de ellas tiene un problema o dilema, siempre se apoyan y dan consejos. Las cuatro amigas están atravesadas por problemas existenciales en algún punto de la serie y nos muestran que a pesar de vivir en Nueva York y ser hegemónicamente hermosas, no están exentas de ser juzgadas por la sociedad. El hecho de que fueran mujeres solteras de más de 30 años rompió con la tradición de comedias románticas noventosas y allí radica su importancia. Sex & the city empodera a sus personajes y les da carisma, seguridad y perseverancia en un mundo regido por varones.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s